Menu

                 

El regreso del caimán llanero

La idea de los investigadores es solicitar en dos o tres años a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) -que es la que categoriza a estas especies-, que saque al caimán llanero del cuadro de peligro crítico de extinción. / CORMACARENA La idea de los investigadores es solicitar en dos o tres años a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) -que es la que categoriza a estas especies-, que saque al caimán llanero del cuadro de peligro crítico de extinción. / CORMACARENA

Por segunda vez, caimanes llaneros fueron puestos en libertad bajo monitoreo, con el fin de estudiar sus desplazamientos y movimientos. En esta ocasión, son 15 los reptiles de esta única especie en vía de extinción en Colombia, los que dejaron el cautiverio para establecer su población y reproducirse en un hábitat natural. 

 

En la parte alta del río Manacacías, a seis horas en lancha de Puerto Gaitán, 15 caimanes llaneros, especie endémica de la región del Orinoco catalogada en riesgo crítico de extinción en el Libro Rojo de Reptiles de Colombia, fueron liberados por la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Área de Manejo Especial La Macarena (Cormacarena), y la Universidad Nacional de Colombia, con el acompañamiento del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

La Estación Roberto Franco de la Unal, ubicada en Villavicencio, ha sido pionera en el rescate de la especie criando en cautiverio a los caimanes con la aspiración de hacer posteriores liberaciones en lugares estratégicos de la región.

Pero es más el miedo que invade a los pobladores cuando ven a un caimán, que el deseo de preservarlos. No obstante, guardan un valor ecológico enorme al ser los últimos eslabones de la cadena trófica, es decir, depredadores por excelencia. “Los caimanes ayudan a mantener los cauces de los ríos y a controlar la poblaciones de peces”, le dijo María Torres, bióloga de la Fundación Palmarito a El Espectador, “donde hay caimán, hay agua, porque hacen fluir el sedimento”, concluyó. 

Por eso, en el 2015 se liberaron por primera vez cuatro lagartos llaneros en La Macarena, de manera individual y bajo monitoreo satelital, para analizar por cuáles sitios se movilizaban, qué tanto se desplazaban del sitio de liberación y si se adaptaban o no al medio natural; dos años después, los investigadores de la autoridad ambiental están a la expectativa de que, en esta segunda liberación realizada de manera grupal, los caimanes, además, se reproduzcan.

Para esta oportunidad la observación no será satelital. “Eso es supremamente costoso. La vez pasada con el monitoreo satelital el costo superó los $300 millones. Por eso, esta vez se van a utilizar unos transmisores con sistema de frecuencia de ondas radioeléctricas (UHF por sus siglas en inglés, Ultra High Frequency); es decir, el monitoreo se realizará con antenas y se tiene que estar muy cerca para poder localizar al animal. Ya no serán satelitales sino más bien locales”, explicó el biólogo Iván Darío Escobar Martínez, coordinador de la regional Ariari y coordinador de investigaciones científicas de la corporación.

Añadió que “se hizo un estudio respecto a la oferta de alimento en el Manacacías: peces, fauna, mamíferos, se evaluó la calidad del agua y de las playas. Para los caimanes es muy importante que haya playas de río, de arena”.

Los estudios realizados por Cormacarena, en conjunto con la UNAL no reflejaron un posible desbalance en el ecosistema de la zona rural. Según el investigador, “el estudio arrojó que había una capacidad hasta para liberar 20 individuos, pero por cuestiones presupuestales, se llegó a la conclusión de que se liberarían solo 15 individuos porque igual hay que manejarlos, hacerles estudios genéticos, tenerlos en una cuarentena, una alimentación especial, aislados, y todo eso aumenta el presupuesto”.

Se calcula que la operación de poner en libertad a los 15 individuos costó alrededor de 120 millones de pesos, contando el costo de la gasolina, aporte de la Armada Nacional, por un valor de $18 millones, $80 millones por parte de la corporación ambiental y el resto fue presupuesto de la Unal para la liberación de los tres machos y 12 hembras, cuyo tamaño está entre 1.70 metros a 3.30 metros y su peso de 150 a 220 kilos al ser puestos en su hábitat.

“Ellos van a permitir que la población sobreviva. Tienen todo el engranaje ecológico que permite que su reproducción sea efectiva”, manifestó esperanzada Beltsy Barrera, directora de Cormacarena.

Lo que se espera

En el departamento del meta se calcula por censos directos o indirectos, que hay aproximadamente 50 individuos en los municipios de Mapiripán, Puerto López, Puerto Gaitán y La Macarena.

En este momento hay más en cautiverio que en el medio natural. Por eso, después de esta liberación, continuará el trabajo mancomunado entre corporación e instituciones.

“Esperamos es que los individuos puedan establecer la población como tal, con esto, entraríamos a hacer posteriores estudios de los huevos, para comprobar si realmente son hijos de los que se liberaron, lo que daría paso para hacer más liberaciones en otras partes del departamento”, aseguró el biólogo.

La idea de los investigadores es solicitar en dos o tres años a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) -que es la que categoriza a estas especies-, que saque al caimán llanero del cuadro de peligro crítico de extinción.

“Es sería el paso fundamental de todo el trabajo realizado durante más de 10 años con el objetivo de proteger la especie. Definir que se garantizó su bienestar y que ese plan nacional de conservación del caimán llanero que se elaboró hace ocho años con el ministerio de ambiente tuvo un excelente resultado, además de demostrar que la corporación está cumpliendo plenamente con lo que le ha ordenado la normatividad, sería esperanzador”, manifestó Escobar Martínez.

“El poder contribuir con un granito de arena para que una especie tan emblemática para nosotros como el caimán llanero, salga de riesgo y peligro, es algo que llena de orgullo y mucha emoción”, concluyó.

volver arriba
Bookmakers bonuses with gbetting.co.uk click here