Menu

                                                                                          

Empresas deben brindar protección obligatoria a empleados que laboran con motocicleta

El Decreto 1443 de 2014 del sistema de gestión de la seguridad y salud explica los deberes que tiene el empleador para con sus empleados, siempre y cuando su instrumento de trabajo sea la motocicleta.

El mismo ordena que el empleador deberá suministrar sin ningún costo para el trabajador los adecuados elementos de protección personal de acuerdo con la identificación de peligros, evaluación y valoración de los riesgos.

Para ello, los elementos recomendados por el Centro de Innovación de Motociclistas y las reglas internacionales que los regulan son: casco de 5 estrellas de seguridad según Sharp, Air Big para protección de órganos vitales, protectores de hombros, codos y rodillas, protectores de espalda y pecho, guantes para motociclista y botas para motociclistas.

La directora de Difusión de Innovaciones del Centro De Innovación para Motociclistas TechRiders, Ingrid Sánchez, puntualizó que el decreto 1443 de 2014 obliga a que el empleador proporcione los elementos de protección sin ningún costo a su empleado, decreto que muchas empresas colombianas no cumplen con sus empleados motociclistas, gran preocupación para la industria y para la seguridad vial laboral ya que se podrían prevenir hasta un 90% de accidentes laborales.

Por otro lado, gracias al uso de estos elementos de protección certificados los pilotos de motoGP  pueden salir ilesos de un accidente a más de 150 kilómetros por hora, las empresas que han incorporado prendas con Air Big y cascos de 5 estrellas en sus operaciones han experimentado reducciones reales de los índices de accidentalidad por encima del 90%.

“Nuestra entidad firme con la decisión y misión de salvar vidas y educar a los más de siete millones de motociclistas de Colombia desarrolla campañas educativas continuas para otorgarle a los moteros empoderamiento acerca de la que es su instrumento de trabajo o medio de transporte”, señaló Ingrid Sánchez, Directora de Difusión de Innovaciones del Centro De Innovación para Motociclistas TechRiders.

 

Leer más ...

A partir de este sábado los colombianos deberán pagar impuesto por uso de bolsas plásticas

A partir de mañana, 1° de julio, los colombianos deberán pagar un valor de $20 por cada bolsa de plástico que reciban en los supermercados al finalizar sus compras, esto de acuerdo  a lo contemplado en el artículo 207 de la Reforma Tributaria.  El objetivo de este impuesto es desestimular el uso de la bolsa plástica,  que tarda de 150 a 500 años en degradarse.

Es importante tener en cuenta que este valor solo se cobrará a quienes opten por recibir bolsas cuya finalidad sea cargar o llevar productos adquiridos en establecimientos comerciales (hipermercados, supermercados y grandes cadenas),  esto no aplica para tiendas de barrio, ni pequeños comerciantes.

Es decir,  de este impuesto quedarán  exentas  aquellas bolsas que son utilizadas para guardar productos pre-empacados (como la carne y el pescado), así como las biodegradables y las reutilizables.

El impuesto tendrá un incremento de 10 pesos por año, es decir, que para el 2020 los colombianos tendrán que pagar 50 pesos por cada  bolsa que utilicen.

Aquí le explicamos el ABC del impuesto a las bolsas plásticas:

¿De cuánto es el impuesto que se aplica a las bolsas plásticas?

 

La tarifa del impuesto, por unidad de bolsa, parte en un valor de $20 en 2017, luego será de $ 30 en 2018, $40 en 2019 y $50 en 2020.

¿Desde cuándo se empieza a cobrar?

Los artículos 207 y 208 de la Ley 1819 de 2016 establecieron el impuesto nacional al consumo de bolsas plásticas y sus consideraciones: “A partir del 1 de julio de 2017, estará sujeto al impuesto nacional al consumo, la entrega a cualquier título de bolsas plásticas cuya finalidad sea cargar o llevar productos enajenados por los establecimientos comerciales que las entreguen”.

¿Quién lo paga?

El comprador en el punto de pago de establecimientos comerciales que opte por recibir bolsas plásticas cuya finalidad sea cargar o llevar los productos adquiridos en establecimientos (incluyendo domicilios).

¿Cómo se paga?

El impuesto es por cada unidad de bolsa y debe estar discriminado en la factura y se cobrará al momento de la entrega de la bolsa. En todos los casos, en la factura de compra o documento equivalente deberá constar expresamente el número de bolsas y el valor del impuesto. El  impuesto es recaudado por los establecimientos comerciales, principalmente almacenes de grandes superficies.

Los pequeños establecimientos comerciales que se acojan a la figura del monotributo, concebida en la reforma tributaria, podrán acogerse voluntariamente al impuesto, en cualquier caso, el monto del impuesto estará incluido en la tarifa del monotributo.

¿Por qué el valor inicial es de $20?

Este valor resultó de estudios y análisis en conjunto con el Ministerio de Hacienda. En la revisión de las experiencias internacionales se evidenció que la elasticidad de la demanda de las bolsas es alta, esto significa que aún frente a una tarifa baja (del impuesto) la reducción en las cantidades de las bolsas demandadas será significativa.

ABC IMPUESTO NACIONAL A LAS BOLSAS PLÁSTICAS ¿Además de los $20 va a tener IVA? No, el IVA se aplica únicamente en venta de bienes, venta o cesión de derechos, prestación de servicios, importación de bienes y circulación, venta u operación de juegos de suerte y azar. Por lo tanto, el IVA no se puede aplicar sobre el mismo impuesto.

¿Cuánto se espera recaudar?

Debido a que se desconoce a ciencia cierta la reducción de la demanda de bolsas plásticas que se tendrá una vez implementado el impuesto, el Ministerio estimó tres escenarios de reducción de la demanda:

1) Reducción del 25%: reducciones en la demanda de bolsas plásticas de 2.129 millones de unidades 2) Reducción del 50%: 4.259 millones de unidades 3) Reducción del 75%: 6.388 millones de unidades

A partir de los mismos escenarios y utilizando como base la tarifa plena del impuesto, se estima que el recaudo del impuesto sería en cada uno de estos escenarios de $145 mil millones, $119 mil millones, y /o $94 mil millones, respectivamente. Vale aclarar que el objetivo no es recaudar sino disminuir la demanda.

De la misma manera, se estima que el costo social total evitado, gracias al impuesto, ascendería a $838 mil millones en el primer escenario, $1.7 billones para el segundo  y $2.5 billones para el tercer escenario.

¿Qué alternativas hay?

Bolsas de material biodegradable o reutilizable como por ejemplo las bolsas de tela, bolsas de papel, cajas, etc. 

¿En qué bolsa debemos empacar la basura si cada vez serán más escasas las bolsas de los supermercados que se usaban para este fin?

El objetivo del impuesto es desincentivar el uso de bolsas plásticas que se entregan gratis en los establecimientos comerciales. Las personas podrán seguir comprando las bolsas para sus diferentes usos, las cuales no estarán sujetas al pago del impuesto; es únicamente para las que se entregan de manera gratuita al hacer las compras.

¿De qué material deben ser las bolsas para la basura y dónde las podemos conseguir?

El impuesto no es sobre las bolsas para la basura o aquellas que se compran, es sobre las bolsas plásticas que se entregan de manera gratuita para cargar o llevar los productos adquiridos en establecimientos (incluyendo domicilios).

¿Por qué se determinó este impuesto?

Se determinó en el Congreso a través de la reforma tributaria, allí participaron funcionarios del Ministerio de Ambiente y de Hacienda quienes  estuvieron en mesas de trabajo para el tema normativo.  Uno de los factores para el impuesto es desestimular el uso de las bolsas debido a que su vida útil es de alrededor de 12 minutos, pero el tiempo que demora en degradarse puede ser hasta de 300 años. Hay que resaltar que existe la Política para la Gestión Integral de Residuos, identificando la prioridad ambiental de desincentivar la utilización de bolsas plásticas.

¿Por qué son contaminantes las bolsas plásticas?

Las bolsas plásticas son un compuesto orgánico, están hechas de carbono, hidrógenos y otros elementos adicionales que les dan las propiedades particulares; las condiciones de contaminación están asumidas en primer lugar por su baja degradabilidad, es decir que permanecen mucho tiempo en el ambiente y son de corta vida, pero su permanencia en el ambiente es de largo plazo. El hecho de que no se puedan reincorporar como sustrato da su permanencia y terminan acumulándose en los ecosistemas o los rellenos sanitarios.

Este problema se ha intentado solucionar desde diferentes puntos de vista, desde la parte técnica. Por ejemplo una alternativa que se analiza es retomar las bolsas plásticas y hacer una despolimerización, lo que significa romper químicamente sus elementos esenciales para poder producir otras sustancias derivadas o volverlas combustibles.

¿Qué otras normativas hay referentes al tema?

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible  con la expedición de la resolución 0668 el 28 de Abril del 2016 se unió al resto de naciones del mundo que adoptan medidas y regulaciones con el fin de contribuir al cuidado del medio ambiente.

Con dicha resolución se reglamenta la comercialización de bolsas  con un tamaño menor  a 30 x 30 cm y se estableció  su salida del mercado desde el 30 de diciembre del 2016.

¿Ha disminuido el consumo de bolsas plásticas?

Según información de la Cámara Colombiana del Plástico, que reúne a más de 80 empresas fabricantes de bolsas, ha habido una reducción en el uso de bolsas plásticas en un 26.7%. En las perspectivas de reducción de las 12 superficies analizadas se prevé una reducción del 10% (58.382.577), con respecto al número de bolsas distribuidas en 2015,  según las metas establecidas en la resolución.

¿Qué otros países en el mundo tienen esta reglamentación?

 

Este impuesto ya se aplica en más de 127 países. Por ejemplo, el impuesto sobre las bolsas existente más antiguo se impuso en Dinamarca; fue aprobado en 1993 y el efecto inicial de esta reglamentación fue una caída del 60 por ciento en el uso de bolsas de plástico. La estrategia más estricta de implementación de medidas anti bolsas de plástico en el mundo, tal vez sea la implementada en Ruanda. Desde 2008, los pasajeros de las líneas aéreas que llegan de fuera del país están obligados a entregar las bolsas de plástico a su llegada.

¿De cuánto es el impuesto que se aplica a las bolsas plásticas?

 

La tarifa del impuesto, por unidad de bolsa, parte en un valor de $20 en 2017, luego será de $ 30 en 2018, $40 en 2019 y $50 en 2020.

¿Desde cuándo se empieza a cobrar?

Los artículos 207 y 208 de la Ley 1819 de 2016 establecieron el impuesto nacional al consumo de bolsas plásticas y sus consideraciones: “A partir del 1 de julio de 2017, estará sujeto al impuesto nacional al consumo, la entrega a cualquier título de bolsas plásticas cuya finalidad sea cargar o llevar productos enajenados por los establecimientos comerciales que las entreguen”.

¿Quién lo paga?

El comprador en el punto de pago de establecimientos comerciales que opte por recibir bolsas plásticas cuya finalidad sea cargar o llevar los productos adquiridos en establecimientos (incluyendo domicilios).

¿Cómo se paga?

El impuesto es por cada unidad de bolsa y debe estar discriminado en la factura y se cobrará al momento de la entrega de la bolsa. En todos los casos, en la factura de compra o documento equivalente deberá constar expresamente el número de bolsas y el valor del impuesto. El  impuesto es recaudado por los establecimientos comerciales, principalmente almacenes de grandes superficies.

Los pequeños establecimientos comerciales que se acojan a la figura del monotributo, concebida en la reforma tributaria, podrán acogerse voluntariamente al impuesto, en cualquier caso, el monto del impuesto estará incluido en la tarifa del monotributo.

¿Por qué el valor inicial es de $20?

Este valor resultó de estudios y análisis en conjunto con el Ministerio de Hacienda. En la revisión de las experiencias internacionales se evidenció que la elasticidad de la demanda de las bolsas es alta, esto significa que aún frente a una tarifa baja (del impuesto) la reducción en las cantidades de las bolsas demandadas será significativa.

BOLSASPL

¿Además de los $20 va a tener IVA?

No, el IVA se aplica únicamente en venta de bienes, venta o cesión de derechos, prestación de servicios, importación de bienes y circulación, venta u operación de juegos de suerte y azar. Por lo tanto, el IVA no se puede aplicar sobre el mismo impuesto.

¿Cuánto se espera recaudar?

Debido a que se desconoce a ciencia cierta la reducción de la demanda de bolsas plásticas que se tendrá una vez implementado el impuesto, el Ministerio estimó tres escenarios de reducción de la demanda:

1) Reducción del 25%: reducciones en la demanda de bolsas plásticas de 2.129 millones de unidades 2) Reducción del 50%: 4.259 millones de unidades 3) Reducción del 75%: 6.388 millones de unidades

A partir de los mismos escenarios y utilizando como base la tarifa plena del impuesto, se estima que el recaudo del impuesto sería en cada uno de estos escenarios de $145 mil millones, $119 mil millones, y /o $94 mil millones, respectivamente. Vale aclarar que el objetivo no es recaudar sino disminuir la demanda.

De la misma manera, se estima que el costo social total evitado, gracias al impuesto, ascendería a $838 mil millones en el primer escenario, $1.7 billones para el segundo  y $2.5 billones para el tercer escenario.

¿Qué alternativas hay?

Bolsas de material biodegradable o reutilizable como por ejemplo las bolsas de tela, bolsas de papel, cajas, etc. 

¿En qué bolsa debemos empacar la basura si cada vez serán más escasas las bolsas de los supermercados que se usaban para este fin?

El objetivo del impuesto es desincentivar el uso de bolsas plásticas que se entregan gratis en los establecimientos comerciales. Las personas podrán seguir comprando las bolsas para sus diferentes usos, las cuales no estarán sujetas al pago del impuesto; es únicamente para las que se entregan de manera gratuita al hacer las compras.

¿De qué material deben ser las bolsas para la basura y dónde las podemos conseguir?

El impuesto no es sobre las bolsas para la basura o aquellas que se compran, es sobre las bolsas plásticas que se entregan de manera gratuita para cargar o llevar los productos adquiridos en establecimientos (incluyendo domicilios).

¿Por qué se determinó este impuesto?

Se determinó en el Congreso a través de la reforma tributaria, allí participaron funcionarios del Ministerio de Ambiente y de Hacienda quienes  estuvieron en mesas de trabajo para el tema normativo.  Uno de los factores para el impuesto es desestimular el uso de las bolsas debido a que su vida útil es de alrededor de 12 minutos, pero el tiempo que demora en degradarse puede ser hasta de 300 años. Hay que resaltar que existe la Política para la Gestión Integral de Residuos, identificando la prioridad ambiental de desincentivar la utilización de bolsas plásticas.

¿Por qué son contaminantes las bolsas plásticas?

Las bolsas plásticas son un compuesto orgánico, están hechas de carbono, hidrógenos y otros elementos adicionales que les dan las propiedades particulares; las condiciones de contaminación están asumidas en primer lugar por su baja degradabilidad, es decir que permanecen mucho tiempo en el ambiente y son de corta vida, pero su permanencia en el ambiente es de largo plazo. El hecho de que no se puedan reincorporar como sustrato da su permanencia y terminan acumulándose en los ecosistemas o los rellenos sanitarios.

Este problema se ha intentado solucionar desde diferentes puntos de vista, desde la parte técnica. Por ejemplo una alternativa que se analiza es retomar las bolsas plásticas y hacer una despolimerización, lo que significa romper químicamente sus elementos esenciales para poder producir otras sustancias derivadas o volverlas combustibles.

¿Qué otras normativas hay referentes al tema?

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible  con la expedición de la resolución 0668 el 28 de Abril del 2016 se unió al resto de naciones del mundo que adoptan medidas y regulaciones con el fin de contribuir al cuidado del medio ambiente.

Con dicha resolución se reglamenta la comercialización de bolsas  con un tamaño menor  a 30 x 30 cm y se estableció  su salida del mercado desde el 30 de diciembre del 2016.

¿Ha disminuido el consumo de bolsas plásticas?

Según información de la Cámara Colombiana del Plástico, que reúne a más de 80 empresas fabricantes de bolsas, ha habido una reducción en el uso de bolsas plásticas en un 26.7%. En las perspectivas de reducción de las 12 superficies analizadas se prevé una reducción del 10% (58.382.577), con respecto al número de bolsas distribuidas en 2015,  según las metas establecidas en la resolución.

¿Qué otros países en el mundo tienen esta reglamentación?

 

Este impuesto ya se aplica en más de 127 países. Por ejemplo, el impuesto sobre las bolsas existente más antiguo se impuso en Dinamarca; fue aprobado en 1993 y el efecto inicial de esta reglamentación fue una caída del 60 por ciento en el uso de bolsas de plástico. La estrategia más estricta de implementación de medidas anti bolsas de plástico en el mundo, tal vez sea la implementada en Ruanda. Desde 2008, los pasajeros de las líneas aéreas que llegan de fuera del país están obligados a entregar las bolsas de plástico a su llegada.

¿De cuánto es el impuesto que se aplica a las bolsas plásticas?

 

La tarifa del impuesto, por unidad de bolsa, parte en un valor de $20 en 2017, luego será de $ 30 en 2018, $40 en 2019 y $50 en 2020.

¿Desde cuándo se empieza a cobrar?

Los artículos 207 y 208 de la Ley 1819 de 2016 establecieron el impuesto nacional al consumo de bolsas plásticas y sus consideraciones: “A partir del 1 de julio de 2017, estará sujeto al impuesto nacional al consumo, la entrega a cualquier título de bolsas plásticas cuya finalidad sea cargar o llevar productos enajenados por los establecimientos comerciales que las entreguen”.

¿Quién lo paga?

El comprador en el punto de pago de establecimientos comerciales que opte por recibir bolsas plásticas cuya finalidad sea cargar o llevar los productos adquiridos en establecimientos (incluyendo domicilios).

¿Cómo se paga?

El impuesto es por cada unidad de bolsa y debe estar discriminado en la factura y se cobrará al momento de la entrega de la bolsa. En todos los casos, en la factura de compra o documento equivalente deberá constar expresamente el número de bolsas y el valor del impuesto. El  impuesto es recaudado por los establecimientos comerciales, principalmente almacenes de grandes superficies.

Los pequeños establecimientos comerciales que se acojan a la figura del monotributo, concebida en la reforma tributaria, podrán acogerse voluntariamente al impuesto, en cualquier caso, el monto del impuesto estará incluido en la tarifa del monotributo.

¿Por qué el valor inicial es de $20?

Este valor resultó de estudios y análisis en conjunto con el Ministerio de Hacienda. En la revisión de las experiencias internacionales se evidenció que la elasticidad de la demanda de las bolsas es alta, esto significa que aún frente a una tarifa baja (del impuesto) la reducción en las cantidades de las bolsas demandadas será significativa.

¿Además de los $20 va a tener IVA?

No, el IVA se aplica únicamente en venta de bienes, venta o cesión de derechos, prestación de servicios, importación de bienes y circulación, venta u operación de juegos de suerte y azar. Por lo tanto, el IVA no se puede aplicar sobre el mismo impuesto.

¿Cuánto se espera recaudar?

Debido a que se desconoce a ciencia cierta la reducción de la demanda de bolsas plásticas que se tendrá una vez implementado el impuesto, el Ministerio estimó tres escenarios de reducción de la demanda:

1)

Reducción del 25% : reducciones en la demanda de bolsas plásticas de 2.129 millones de unidades 2) Reducción del 50% : 4.259 millones de unidades 3) Reducción del 75% : 6.388 millones de unidades

A partir de los mismos escenarios y utilizando como base la tarifa plena del impuesto, se estima que el recaudo del impuesto sería en cada uno de estos escenarios de $145 mil millones, $119 mil millones, y /o $94 mil millones, respectivamente. Vale aclarar que el objetivo no es recaudar sino disminuir la demanda.

De la misma manera, se estima que el costo social total evitado, gracias al impuesto, ascendería a $838 mil millones en el primer escenario, $1.7 billones para el segundo  y $2.5 billones para el tercer escenario.

¿Qué alternativas hay?

Bolsas de material biodegradable o reutilizable como por ejemplo las bolsas de tela, bolsas de papel, cajas, etc. 

¿En qué bolsa debemos empacar la basura si cada vez serán más escasas las bolsas de los supermercados que se usaban para este fin?

El objetivo del impuesto es desincentivar el uso de bolsas plásticas que se entregan gratis en los establecimientos comerciales. Las personas podrán seguir comprando las bolsas para sus diferentes usos, las cuales no estarán sujetas al pago del impuesto; es únicamente para las que se entregan de manera gratuita al hacer las compras.

¿De qué material deben ser las bolsas para la basura y dónde las podemos conseguir?

El impuesto no es sobre las bolsas para la basura o aquellas que se compran, es sobre las bolsas plásticas que se entregan de manera gratuita para cargar o llevar los productos adquiridos en establecimientos (incluyendo domicilios).

¿Por qué se determinó este impuesto?

Se determinó en el Congreso a través de la reforma tributaria, allí participaron funcionarios del Ministerio de Ambiente y de Hacienda quienes  estuvieron en mesas de trabajo para el tema normativo.  Uno de los factores para el impuesto es desestimular el uso de las bolsas debido a que su vida útil es de alrededor de 12 minutos, pero el tiempo que demora en degradarse puede ser hasta de 300 años. Hay que resaltar que existe la Política para la Gestión Integral de Residuos, identificando la prioridad ambiental de desincentivar la utilización de bolsas plásticas.

¿Por qué son contaminantes las bolsas plásticas?

Las bolsas plásticas son un compuesto orgánico, están hechas de carbono, hidrógenos y otros elementos adicionales que les dan las propiedades particulares; las condiciones de contaminación están asumidas en primer lugar por su baja degradabilidad, es decir que permanecen mucho tiempo en el ambiente y son de corta vida, pero su permanencia en el ambiente es de largo plazo. El hecho de que no se puedan reincorporar como sustrato da su permanencia y terminan acumulándose en los ecosistemas o los rellenos sanitarios.

Este problema se ha intentado solucionar desde diferentes puntos de vista, desde la parte técnica. Por ejemplo una alternativa que se analiza es retomar las bolsas plásticas y hacer una despolimerización, lo que significa romper químicamente sus elementos esenciales para poder producir otras sustancias derivadas o volverlas combustibles.

¿Qué otras normativas hay referentes al tema?

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible  con la expedición de la resolución 0668 el 28 de Abril del 2016 se unió al resto de naciones del mundo que adoptan medidas y regulaciones con el fin de contribuir al cuidado del medio ambiente.

Con dicha resolución se reglamenta la comercialización de bolsas  con un tamaño menor  a 30 x 30 cm y se estableció  su salida del mercado desde el 30 de diciembre del 2016.

BOLSASPL

¿Ha disminuido el consumo de bolsas plásticas?

Según información de la Cámara Colombiana del Plástico, que reúne a más de 80 empresas fabricantes de bolsas, ha habido una reducción en el uso de bolsas plásticas en un 26.7%. En las perspectivas de reducción de las 12 superficies analizadas se prevé una reducción del 10% (58.382.577), con respecto al número de bolsas distribuidas en 2015,  según las metas establecidas en la resolución.

¿Qué otros países en el mundo tienen esta reglamentación?

 

Este impuesto ya se aplica en más de 127 países. Por ejemplo, el impuesto sobre las bolsas existente más antiguo se impuso en Dinamarca; fue aprobado en 1993 y el efecto inicial de esta reglamentación fue una caída del 60 por ciento en el uso de bolsas de plástico. La estrategia más estricta de implementación de medidas anti bolsas de plástico en el mundo, tal vez sea la implementada en Ruanda. Desde 2008, los pasajeros de las líneas aéreas que llegan de fuera del país están obligados a entregar las bolsas de plástico a su llegada.

¿De cuánto es el impuesto que se aplica a las bolsas plásticas?

 

La tarifa del impuesto, por unidad de bolsa, parte en un valor de $20 en 2017, luego será de $ 30 en 2018, $40 en 2019 y $50 en 2020.

¿Desde cuándo se empieza a cobrar?

Los artículos 207 y 208 de la Ley 1819 de 2016 establecieron el impuesto nacional al consumo de bolsas plásticas y sus consideraciones: “A partir del 1 de julio de 2017, estará sujeto al impuesto nacional al consumo, la entrega a cualquier título de bolsas plásticas cuya finalidad sea cargar o llevar productos enajenados por los establecimientos comerciales que las entreguen”.

¿Quién lo paga?

El comprador en el punto de pago de establecimientos comerciales que opte por recibir bolsas plásticas cuya finalidad sea cargar o llevar los productos adquiridos en establecimientos (incluyendo domicilios).

¿Cómo se paga?

El impuesto es por cada unidad de bolsa y debe estar discriminado en la factura y se cobrará al momento de la entrega de la bolsa. En todos los casos, en la factura de compra o documento equivalente deberá constar expresamente el número de bolsas y el valor del impuesto. El  impuesto es recaudado por los establecimientos comerciales, principalmente almacenes de grandes superficies.

Los pequeños establecimientos comerciales que se acojan a la figura del monotributo, concebida en la reforma tributaria, podrán acogerse voluntariamente al impuesto, en cualquier caso, el monto del impuesto estará incluido en la tarifa del monotributo.

¿Por qué el valor inicial es de $20?

Este valor resultó de estudios y análisis en conjunto con el Ministerio de Hacienda. En la revisión de las experiencias internacionales se evidenció que la elasticidad de la demanda de las bolsas es alta, esto significa que aún frente a una tarifa baja (del impuesto) la reducción en las cantidades de las bolsas demandadas será significativa.

¿Además de los $20 va a tener IVA?

No, el IVA se aplica únicamente en venta de bienes, venta o cesión de derechos, prestación de servicios, importación de bienes y circulación, venta u operación de juegos de suerte y azar. Por lo tanto, el IVA no se puede aplicar sobre el mismo impuesto.

¿Cuánto se espera recaudar?

Debido a que se desconoce a ciencia cierta la reducción de la demanda de bolsas plásticas que se tendrá una vez implementado el impuesto, el Ministerio estimó tres escenarios de reducción de la demanda:

1)

Reducción del 25%

: reducciones en la demanda de bolsas plásticas de 2.129 millones

de unidades 2) Reducción del 50%

: 4.259 millones de unidades

3)

Reducción del 75%

: 6.388 millones de unidades

A partir de los mismos escenarios y utilizando como base la tarifa plena del impuesto, se estima que el recaudo del impuesto sería en cada uno de estos escenarios de $145 mil millones, $119 mil millones, y /o $94 mil millones, respectivamente. Vale aclarar que el objetivo no es recaudar sino disminuir la demanda.

De la misma manera, se estima que el costo social total evitado, gracias al impuesto, ascendería a $838 mil millones en el primer escenario, $1.7 billones para el segundo  y $2.5 billones para el tercer escenario.

¿Qué alternativas hay?

Bolsas de material biodegradable o reutilizable como por ejemplo las bolsas de tela, bolsas de papel, cajas, etc. 

¿En qué bolsa debemos empacar la basura si cada vez serán más escasas las bolsas de los supermercados que se usaban para este fin?

El objetivo del impuesto es desincentivar el uso de bolsas plásticas que se entregan gratis en los establecimientos comerciales. Las personas podrán seguir comprando las bolsas para sus diferentes usos, las cuales no estarán sujetas al pago del impuesto; es únicamente para las que se entregan de manera gratuita al hacer las compras.

¿De qué material deben ser las bolsas para la basura y dónde las podemos conseguir?

El impuesto no es sobre las bolsas para la basura o aquellas que se compran, es sobre las bolsas plásticas que se entregan de manera gratuita para cargar o llevar los productos adquiridos en establecimientos (incluyendo domicilios).

¿Por qué se determinó este impuesto?

Se determinó en el Congreso a través de la reforma tributaria, allí participaron funcionarios del Ministerio de Ambiente y de Hacienda quienes  estuvieron en mesas de trabajo para el tema normativo.  Uno de los factores para el impuesto es desestimular el uso de las bolsas debido a que su vida útil es de alrededor de 12 minutos, pero el tiempo que demora en degradarse puede ser hasta de 300 años. Hay que resaltar que existe la Política para la Gestión Integral de Residuos, identificando la prioridad ambiental de desincentivar la utilización de bolsas plásticas.

¿Por qué son contaminantes las bolsas plásticas?

Las bolsas plásticas son un compuesto orgánico, están hechas de carbono, hidrógenos y otros elementos adicionales que les dan las propiedades particulares; las condiciones de contaminación están asumidas en primer lugar por su baja degradabilidad, es decir que permanecen mucho tiempo en el ambiente y son de corta vida, pero su permanencia en el ambiente es de largo plazo. El hecho de que no se puedan reincorporar como sustrato da su permanencia y terminan acumulándose en los ecosistemas o los rellenos sanitarios.

Este problema se ha intentado solucionar desde diferentes puntos de vista, desde la parte técnica. Por ejemplo una alternativa que se analiza es retomar las bolsas plásticas y hacer una despolimerización, lo que significa romper químicamente sus elementos esenciales para poder producir otras sustancias derivadas o volverlas combustibles.

¿Qué otras normativas hay referentes al tema?

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible  con la expedición de la resolución 0668 el 28 de Abril del 2016 se unió al resto de naciones del mundo que adoptan medidas y regulaciones con el fin de contribuir al cuidado del medio ambiente.

Con dicha resolución se reglamenta la comercialización de bolsas  con un tamaño menor  a 30 x 30 cm y se estableció  su salida del mercado desde el 30 de diciembre del 2016.

BOLSASPL

¿Ha disminuido el consumo de bolsas plásticas?

Según información de la Cámara Colombiana del Plástico, que reúne a más de 80 empresas fabricantes de bolsas, ha habido una reducción en el uso de bolsas plásticas en un 26.7%. En las perspectivas de reducción de las 12 superficies analizadas se prevé una reducción del 10% (58.382.577), con respecto al número de bolsas distribuidas en 2015,  según las metas establecidas en la resolución.

¿Qué otros países en el mundo tienen esta reglamentación?

 

Este impuesto ya se aplica en más de 127 países. Por ejemplo, el impuesto sobre las bolsas existente más antiguo se impuso en Dinamarca; fue aprobado en 1993 y el efecto inicial de esta reglamentación fue una caída del 60 por ciento en el uso de bolsas de plástico. La estrategia más estricta de implementación de medidas anti bolsas de plástico en el mundo, tal vez sea la implementada en Ruanda. Desde 2008, los pasajeros de las líneas aéreas que llegan de fuera del país están obligados a entregar las bolsas de plástico a su llegada.

 

Leer más ...

Congreso aprobó proyecto de ley para ratificar Acuerdo de París

Con 98 votos a favor, el Congreso de la República surtió el último debate necesario para aprobar el Acuerdo de París, adoptado en la COP 21 sobre cambio climático. “Es muy buena noticia la que recibe el país hoy de la aprobación del Acuerdo de París por parte del Congreso, queremos agradecerles por la celeridad que dieron para que se haya convertido en Ley”, dijo el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Luis Gilberto Murillo.
Para culminar el proceso de ratificación, la Ley debe ser sancionada por el Presidente de la República y posteriormente revisada por la Corte Constitucional. La ratificación del Acuerdo deja con voz y voto a Colombia en las negociaciones de la COP23 a realizarse este año en Bonn, Alemania, lo que permitirá defender los intereses del país y jalonar recursos de cooperación para el apoyo a la implementación de la Política de Cambio Climático de Colombia.
El Acuerdo busca evitar un aumento de la temperatura del planeta por encima de los 2°C. “El Tratado de París es de la mayor importancia para que los compromisos que tenemos con el país y con la comunidad internacional en materia de mitigación de Gases Efecto Invernadero y adaptación al cambio climático, los podamos cumplir en un marco que nos da metas concretas. Por ejemplo, nos hemos comprometido a disminuir en un 20% las emisiones de Gases Efecto Invernadero hacia el año 2030, aunque también podemos llegar a un 30% si tenemos apoyo de la cooperación internacional”, enfatizó el Ministro.
El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible lanzó recientemente la Política Nacional de Cambio Climático, que es una hoja de ruta para cumplir con los compromisos del Acuerdo de París que permitirán adoptar medidas para hacerle frente al cambio climático, “se proyecta que hacia el año 2030 vamos a necesitar mínimo 90 billones de pesos entre recursos del sector público y del sector privado, y adicionales, para todos los procesos de mitigación y adaptación al cambio climático. Se están haciendo inversiones importantes pero necesitamos ponerle un acelerador”, afirmó Murillo.
Además de la Política Nacional de Cambio Climático, el país cuenta con el Sistema Nacional de Cambio Climático, el impuesto al carbono, así como las estrategias de reducción de desarrollo bajo en carbono, de adaptación al cambio climático y de deforestación, lo que demuestra el gran compromiso que tiene el país frente a temas definitivos para el futuro del planeta.
Leer más ...

Gobierno objetó ley que elimina cobro por reconexión de servicios públicos

Por considerar que vulnera el principio de solidaridad y constituye un factor de inequidad contra las personas que pagan oportunamente sus obligaciones, el presidente Juan Manuel Santos rechazó el proyecto de ley que elimina  el cobro por reconexión y reinstalación de los servicios públicos domiciliarios.

Por tal razón, el Gobierno devolvió al Congreso de la República el proyecto de ley “por medio de la cual se modifica la Ley 142 de 1994, se elimina el cobro por reconexión y reinstalación de los servicios públicos domiciliarios residenciales y se dictan otras disposiciones”, por considerar que la exoneración del pago es inconstitucional.

 El proyecto aprobado por el Congreso prohíbe a las empresas de servicios públicos cobrar por la reconexión y reinstalación del servicio de agua, gas o electricidad.

 En tal sentido, se envió una comunicación al Presidente del Senado, Mauricio Lizcano, firmada por el Jefe del Estado y por los ministros de Minas y Energía, Germán Arce, y de Vivienda, Elsa Noguera De la Espriella, en la cual explica las objeciones por constitucionalidad e inconveniencia.

Al abstenerse de sancionar la norma, el Gobierno  subrayó que “la exoneración del pago por concepto de reconexión y de reinstalación vulnera el principio de solidaridad, pues constituye un factor de inequidad en el reparto de las cargas públicas, en detrimento de las personas que asumen oportunamente sus obligaciones, incluidas las de menos ingresos”.

 La comunicación señala que el proyecto de ley va contra el artículo 367 de la Constitución Nacional ya que "excluye del régimen tarifario de los servicios públicos los costos reales en los que incurren las empresas por tales conceptos".

 El Gobierno indica que “a diferencia de lo sostenido en el trámite legislativo, las empresas de servicios públicos domiciliarios sí incurren en costos cuando, en razón de la mora en el pago de las facturas por parte del usuario o suscriptor, deben realizar la reconexión o reinstalación del servicio como consecuencia del corte o la suspensión de éste”.

 Precisa que “las empresas de servicios públicos sí incurren en gastos operativos, técnicos y administrativos cuando se ven abocadas a efectuar la reconexión o la reinstalación del servicio como consecuencia del corte o suspensión del mismo por una razón imputable al usuario o suscriptor como lo es la mora en el pago”.

 Así mismo, el Gobierno advierte que “dado que se trata de un costo real, el valor de lo que cuesta la exoneración del pago de la reconexión o reinstalación del servicio establecida por la norma tendrá que ser asumido por una de las partes  que conforman el sistema”, ya sean los usuarios que pagan oportunamente, las empresas o el propio Estado.

Agrega que en el caso de los usuarios sean quienes asuman el costo, “necesariamente tendrán que aumentarse, de manera general, las tarifas del servicio”.

En cuanto a objeciones por inconveniencia, el Ejecutivo sostuvo que el presupuesto público no puede asumir el cargo por reconexión, pues es una carga para el fisco nacional.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS
Bookmakers bonuses with gbetting.co.uk click here