Menu

                                                                                          

Medimás, ensayo irrespetuoso

Endosar una habilitación a una Eps constituida una semana antes, fue una decisión arriesgada de la Superintendencia Nacional de Salud.

Tan solo el día 14 de julio se constituyó esta Empresa Promotora de Salud, y el 29 del mismo mes, mediante la resolución 2426 se cedieron 6 millones doscientos mil afiliados acompañado del certificado de habilitación con el cual operaba su antecesora Cafesalud.

Habilitar una Eps en el sistema de salud de Colombia significa que la entidad gestora del aseguramiento cumple con unos requisitos legales básicos, como es tener contratadas una red de servicios de salud para garantizar la atención en salud de los usuarios, contar con un sistema de información para gestionar los datos de los afiliados y las autorizaciones de servicios, entre otros requisitos.

La improvisación de la Supersalud fue de tal magnitud que olvidó verificar que la eps Medimás tuviera contratados a los prestadores de servicios y que los miembros de la junta directiva de la naciente EPS, no tuvieran inhabilidades e incompatibilidades para ejercer cargos en la aseguradora, por el hecho de ser miembros de junta directiva de instituciones prestadoras del servicios de salud.

Hoy, sobre la marcha, Medimás intenta solucionar los problemas que derivan de la improvisación y el desconocimiento de las funciones como asegurador en salud y la Supersalud intenta verificar los requisitos que debió constatar antes de endosar la habilitación.

Los incumplimientos de Medimás y de la Supersalud se constituyen en un irrespeto a los afiliados que ven cómo el gobierno los mueve de Saludcoop, a Cafésalud y ahora a Medimás, donde la incertidumbre es mayor.

Los errores de la Supersalud no paran, hace pocos días autorizó para que los afiliados de la EPS, Servicios Orientales de Salud, SOS, fuesen trasladados a Medisalud, como si no le bastara con las dificultades que enfrenta con los más de 5 millones que actualmente reclaman servicios.

Frente a este panorama, llama la atención el silencio que ha guardado el ministro de Salud,  Alejandro Gaviota, como si en nada le importara la insatisfacción de los usuarios.

Hace pensar entonces a muchos, en las malsanas intenciones que tendrían quienes a toda carrera procedieron, para que Medimás entrara en operación, sin que cumpliera los requisitos básicos para funcionar como EPS, puesto que además, hablando a nivel empresarial y financiero, no se entiende cómo se autorizó a una microempresa -según versa el registro de Cámara de Comercio- a manejar millonarios recursos; lo que lleva a colegir que Medimás no sólo no contaba con la red prestadora de servicios para operar, sino que tampoco contaba con el famoso músculo financiero.

Leer más ...

Bioenergy, otra vez

Luego de un escándalo que prometía estallarles en las manos a los directivos de Bioenergy por los supuestos sobrecostos en la construcción de la planta de etanol de Puerto López, similar al de Reficar en Cartagena, la misma empresa decidió acelerar la puesta en funcionamiento de esta moderna fábrica de alcohol carburante.

La semana pasada su gerente, Rafael Pittaluga, anunció que antes de finalizar el año los llaneros podremos ver el primer litro de etanol producido en esta tierra. Aunque no es la primera vez que anuncian la puesta en marcha de la producción, de hecho se suponía que en el primer semestre de este año debería estar ya funcionando y antes desde 2014 haber terminado, esta vez hay más razones para creer que sí es inminente el inicio de su producción.

Bioenergy anunció que el pasado 19 de octubre se llevaron a cabo las primeras pruebas de la molienda, que es el primer paso, “en el cual cinco molinos pican la caña para separar el jugo del bagazo”. De acuerdo a lo reportado por la empresa, de propiedad en su mayor parte de Ecopetrol, a la fecha se han molido alrededor de 1.000 toneladas de caña. Una vez la planta esté en plena capacidad de producción requerirá la molienda diaria de 6.800 toneladas, advirtieron los directivos.

Pero tal vez la más importante razón para acelerar la puesta en funcionamiento de las calderas en Puerto López fue el informe que publicó la Contraloría General y que concluye que el daño fiscal de Reficar fue de 8,5 billones de pesos. La estatal petrolera no podría resistir un nuevo dolor de cabeza en otro proyecto del cual es socio y que empezó costando 344 millones de dólares y terminó valiendo  alrededor de 750 millones de dólares.

Más allá de las polémicas y las explicaciones que tendrán que dar por los atrasos en la obra y el dudoso contrato con los españoles de Isolux-Corsán, quienes literalmente dejaron tirado el proyecto, para el Meta siempre será una buena noticia que una empresa entre en funcionamiento. Es generación de empleo porque ya han pasado por la compañía más de 4.000 empleados; inversión, toda vez que Bioenergy ha asegurado que se han invertido 16.000 millones de pesos y sin duda dinamizará la economía de toda la región.

Ojalá, pues, que esta vez sea cierto que arranca Bioenergy. En medio del bajonazo de nuestra economía, será vital el aporte que haga al desarrollo. 

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS
Bookmakers bonuses with gbetting.co.uk click here