Menu

                                                                                          

‘Nunca pondremos petróleo por delante de agua’: Eduardo Uribe

Directivo responde a las quejas de las comunidades y a las críticas por la supuesta contaminación denunciada por la Procuraduría.

Después de que el procurador encargado de los asuntos ambientales de los Llanos Orientales, Hilmer Fino, recogió en un documento ocho presuntos incumplimientos e irregularidades de Ecopetrol a la hora de construir su pozo estrella Trogón-1 y le pidió a la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) que investigue, pero también que, “a la mayor brevedad, y antes de que se cause un daño irreversible, se suspendan todas las actividades adelantadas por Ecopetrol en la plataforma correspondiente al pozo exploratorio Trogón 1”, porque según el procurador, los cuerpos hídricos y la vocación productiva de la vereda en la que predominan las fincas de menos de tres hectáreas podrían estar amenazados.

Leer más ...

‘No necesito más compasión’

El maltrato también se da en estratos altos. Una mujer que intenta superar la historia de violencia que ejerció su esposo sobre ella en donde la manipulación económica ha sido una constante.

Es piloto comercial y hasta antes de casarse pudo ejercer su carrera durante tres años, volando aviones Cessna bimotor entre Barranquilla, Cartagena y Santa Marta, logrando la independencia económica que hoy tanto extraña. El padre de Alexandra Prieto (A.P.) era militar de la Fuerza Aérea Colombiana y se volvió costumbre ver despegar los aviones de niña en Apiay. Aunque eran cuatro hijos, ella fue la única que se inclinó por la aviación. 

Fue reina, bailó joropo y sus sueños estaban intactos hasta que se estrelló con la realidad del maltrato de su propio marido, un hombre de la buena posición económica que pese a tener ingresos suficientes para apoyar a sus hijos, se niega a pasarles una cuota alimentaria.

A propósito del Día Internacional del rechazo de la violencia contra la mujer, Periódico del Meta (PDM) entrevistó a esta mujer que no es solo símbolo de resiliencia, sino de coraje para ponerle la cara a un problema difícil de admitir en estratos sociales altos. Su relato no es continuo, a cada instante se ve interrumpido por el llanto o por el apoyo de sus hijos que conciencia vuelven a escuchar el relato.

 

PDM: ¿Cuánto tiempo duraron casados?

A.P.: 12 años. Pero siempre vivía lejos porque se iba a ejercer fuera de Villavicencio.

PDM: ¿Hace cuánto se separó?

A.P.: Hace cinco años estoy en este proceso que ha sido demasiado traumático para mí y mis hijos. No tengo problema en darle el divorcio siempre y cuando se le obligue a ayudar a mis hijos económicamente.

PDM: ¿Qué provocó el deterioro entre los dos?

A.P.: Perdí la confianza en mí esposo. Él es médico y empecé a enterarme de denuncias que tenía en su contra por supuestos abusos sexuales a niños. Los casos fueron archivados, pero eso me sorprendió muchísimo y lo que hice fue intentar alejarlo de mis hijos para protegerlos.

PDM: ¿Qué es lo que más la ha afectado?

A.P.: Han sido muchas cosas, pero una de ellas es que él me señaló de ser una paciente psiquiátrica y usar sus influencias como médico para intentar demostrarlo y quitarme a los hijos. Todo lo planean junto a su padre, que es un prestante abogado.

PDM: ¿Usar sus “influencias”?

A.P.: Claro. Ellos son ambos profesionales muy reconocidos y en las oficinas y juzgados les creen más a ellos. Yo soy una desconocida y además sin abogado defensor que intenta demostrar que solo soy una madre que lucha por sus hijos.

PDM: ¿Cómo ha afectado esto a sus hijos?

A.P.: Mucho. Son los principales afectados. Uno de ellos quiso lanzarse del tercer piso debido a la situación extrema a la que mi exmarido llevó la presión psicológica sobre todos. Llegó a prohibirme hablar con la gente y generé tanto miedo hacia él que tenía taquicardia cada vez que lo miraba. 

PDM: ¿El Estado la ha apoyado?

A.P.: No. Lamentablemente nunca. Cuando relato mi caso todos dicen pobrecita, pero yo no necesito más ‘pobrecitos’, no necesito más compasión, necesito es apoyo real y efectivo. Que lo obliguen a él a pagar una cuota alimenticia para mis hijos y que sea castigado por violencia intrafamiliar. Supuestamente yo tengo protección policiva por un fallo de un juzgado y nunca he visto a un policía cerca.

PDM: ¿Por qué necesitó protección?

A.P.: Porque un día llegó, me pegó y me cansé de esa vida. Decidí denunciarlo por violencia intrafamiliar y exponer públicamente los vejámenes a los que me sometió. Se comprobaron las amenazas que él me hacía y hasta me expulsó de mi propia casa con mis dos hijos.

PDM: ¿A qué instancias ha acudido?

A.P.: Debo decirle que eso de la ruta de atención es mentira, al menos en mi caso no ha funcionado. Hasta en la Defensoría del Pueblo me han dicho que me van a ayudar al enterarse de caso pero es mentira. Mientras él se declara en quiebra económica, teniendo dinero, yo debo sacrificar muchas cosas por sostener a mis hijos. Me concedieron una abogada en amparo de pobreza y me exige que le $800.000, pero no los tengo.

PDM: ¿Por qué no volvió a volar?

A.P.: Porque tengo una enfermedad que necesita cirugía, pero necesito operarme. Sufro de desmayos, aunque él diga que ‘monto shows’. Ahora estoy viviendo de las ventas por catálogo y postres. Gano $400.000 al mes. Por mis hijos hago lo que sea.

PDM: ¿Y dónde vive?

A.P.: Estaba viviendo con mi mamá, pero una vez en un descuido me apoderé de la casa que mi exmarido está rematando en un banco. Lo único que pido es que les deje a mis hijos la cuota alimentaria para que no deban vivir en la calle. (Habita en un sector exclusivo de Villavicencio).

PDM: ¿De cuánto debería ser la cuota de alimentación?

A.P.: Tiene derecho a $1.500.000 pero se ha declarado en quiebra para no responder. Ha puesto sus bienes a nombre de otras personas y como en los juzgados figuro como paciente psiquiátrica me miran extraño.

PDM: ¿Han seguido las amenazas?

A.P.: Si. Ahora se ha unido la mujer con la que él está viviendo. Me deja mensajes amenazándome. Pero la única solución que me dan en la Fiscalía es que “no le pare bolas a ese señor” o que “debo cambiar el celular” pero yo digo ¿por qué soy yo la que debe cambiar? Ya son tres las personas que me presionan. Por eso quiero que haga algo la justicia. Él me tiene demandada por costreñimiento porque supuestamente yo lo amenazo a él.

PDM: ¿Y su familia?

A.P.: Mi hermano y mi madre me han apoyado. Todo el círculo familiar se afecta con una situación como esta. Muchas por eso no atreven a hablar y prefieren seguir aguantando malos tratos en silencio. Por eso quiero liderar una organización de mujeres que han pasado casos similares al mío.

PDM: ¿Tiene vocación para liderar una ONG?

A.P.: Cuando salga de todo esto podría hacerlo He conocido casos de mujeres que son dramáticos como el mío. Creo que deberíamos tramitar un proyecto de ley que nos permitiera reformar normas que impiden que de verdad las víctimas de maltrato tengamos acceso a la ayuda del Estado.   

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS
Bookmakers bonuses with gbetting.co.uk click here