Así será la nueva bocatoma para Villavicencio

Este proyecto se concreta después de más de tres años de trabajo en el que la confianza entre instituciones fue fundamental para lograr los recursos.

Tras la firma del convenio entre el Ministerio de Vivienda, Ecopetrol y la Alcaldía de Villavicencio, se aseguran los recursos para el ambicioso proyecto de construir un nuevo sistema de aducción.

Para que los expertos de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Villavicencio (EAAV) y su equipo de asesores pudieran determinar con exactitud que Quebrada Blanca era la nueva fuente de agua que se necesitaba para construir el nuevo sistema de captación del acueducto, tuvieron que hacer en terreno por lo menos 12 diferentes estudios de una precisión extrema.

Por ejemplo, uno de ellos midió, mediante una compleja fórmula usada en hidrología, el cálculo del umbral de escorrentías en la montaña, es decir, la cantidad de agua que después de una lluvia puede retener el suelo, la que escurre por la cuenca y aquella que se evapora al medio ambiente.  

Aunque puede ser difícil de entender, lo cierto es que todo demuestra el nivel de dificultad que hay detrás del proyecto que, el pasado jueves 25 de abril, por fin pudo concretar los 16.000 millones de pesos que permitirán que Villavicencio sueñe con superar los problemas de suministro de líquido en invierno.

“»No es sencillo, en un momento de estrechez fiscal, conseguir recursos con destino a una obra de tal naturaleza, estamos hablando de 16.000 millones de pesos, sin embargo, como lo ha dicho el Presidente Iván Duque, haciendo equipo podemos materializar esos sueños y hoy, en un esfuerzo extraordinario que hace el alcalde Barbosa con Ecopetrol, se hace realidad este proyecto», aseguró el Ministro de Vivienda, Jhonatan Malagón. 

Sin embargo, esta es solo la primera fase de un proyecto más ambicioso. En esta etapa inicial, a corto plazo se busca materializar el sistema de captación, la línea de aducción y la línea de conducción de la vereda María La Alta, empalmando a la línea de conducción existente de 33 pulgadas proveniente del sistema de captación Quebrada La Honda. Esta nueva línea de aducción, que no tendrá problemas por deslizamientos de la montaña ya que pasa lejos del talud, entrará en funcionamiento cuando la tubería principal deje de funcionar.

“El líquido seguirá captándose de la bocatoma de Quebrada La Honda y cuando se registre alguna contingencia, entrará inmediatamente en servicio la bocatoma alterna de Quebrada Blanca para que la ciudadanía no se afecte”, dijo Jaime Jiménez, gerente de la EAAV.

El alcance específico del proyecto, según el informe técnico presentado por las EAAV, es disponer de 600 litros por segundo (l/s) más, además de los que bombean de las dos estaciones de Bavaria y Puente Abadía, en los momentos de emergencia, ya sea por taponamiento de bocatoma o daño en línea de aducción de Quebrada La Honda.

El caudal suministrado por el sistema de María La Alta se proyecta tenga una población servida de aproximadamente 231.014 habitantes, de acuerdo a los estudios técnicos realizados previamente.

Precisamente, en otro de los estudios realizados en el terreno se determinaron las características de la cuenca en cuanto a su tipo y usos del suelo, para el análisis de precipitación de la cuenca adicionalmente se realizaron procedimientos matemáticos y estadísticos y posteriormente a la estimación de los caudales máximos correspondientes a diferentes periodos de retorno.

Para asegurar que esta zona de la vereda María La Alta y su vecina María La Baja, serán preservados como reservas forestales, la Secretaría de Medio Ambiente busca que el Concejo autorice la compra de un predio que será fundamental para la construcción de la nueva bocatoma. La secretaria de Medio Ambiente Municipal, Ana María Sendoya García, explicó que la idea de la adquisición del terreno es conservar y reforestar las áreas que requiere la nueva bocatoma para abastecer a la ciudad.

“Son 25 hectáreas ubicadas entre las veredas Santa María Alta y Baja, cuyo costo es de cerca de 400 millones de pesos; y, el cual nos servirá para conservar los recursos hídricos de las fuentes altas de Villavicencio”, puntualizó la secretaria de Medio Ambiente.  

Sistema alterno para invierno

El informe técnico del proyecto de fuente alterna María La Alta, elaborado por la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Villavicencio (EAAV) es claro en afirmar en uno de sus apartes que “este sistema es alterno, por lo tanto solo funcionará en temporada de lluvias y cuando el sistema de Quebrada La Honda presente problemas por interrupción del servicio”.

Dentro de las obras proyectadas se tienen contempladas construir la bocatoma, que será una rejilla lateral, con estructura en concreto, muros laterales de encauzamiento y fondo en concreto de una longitud aproximada 7 metros.

De acuerdo a los caudales de diseño se determina la capacidad de la línea de conducción, definiendo tramos de nodo a nodo, así con la longitud de cada tramo y topografía del terreno. Además, se proyectan siete viaductos y tres cruces subfluviales, tipo cercha, para los pasos sobre la quebrada y caños; adicionalmente para pasos sobre escorrentías se proyectan pedestales para el cruce de estas.

Publicidad