Dirigentes de la Orinoquía exigen claridad frente al concesionario de la vía al Llano

Foto: tomada de la web de Rcn Radio

La Gobernadora del Meta, Marcela Amaya, el Gobernador de Casanare, Ricardo Alvarado Bestene, las senadoras Maritza Martínez del partido de la U, Amanda Rocío González del partido Centro Democrático, y los representantes a la Cámara de ambos departamentos suscribieron un comunicado en el que reiteran la solicitud de una audiencia formal con el presidente Iván Duque, para exponer la situación que se presenta en la carretera Bogotá-Villavicencio.


Aunque en la comunicación los dirigentes regionales reconocen el anuncio hecho este miércoles por el Viceministro de Transporte, Manuel Felipe Gutiérrez, sobre la destinación de 120.000 millones de pesos para la ejecución de obras en los puntos críticos de los kilómetros 46, 58 y 64 (puntos neurálgicos de la carretera Bogotá-Villavicencio), también señalan que en el carreteable existen otros sitios de alta complejidad que afectan la operación de la vía más importante de acceso a los Llanos, por lo que solicitan la elaboración de un plan de atención inmediato por parte del Gobierno Nacional, con recursos apropiados por 400.000 millones con cargo al Presupuesto General de la Nación, para atender los puntos críticos de laderas y taludes a lo largo del corredor víal.


Según los firmantes, “la crisis no se resuelve con la intervención de los tres puntos señalados por el viceministro de Infraestructura, Manuel Felipe Gutiérrez, que dispuso la consecución de más de 120.000 millones de pesos para desarrollar obras que darían solución a los problemas de este punto crítico”.


En la comunicación, los dirigentes regionales sugieren también que se estudien las figuras jurídicas tales como la declaratoria de calamidad pública previamente esgrimida por parte de los Gobernadores de Meta y Cundinamarca, la aplicación de la figura de la urgencia manifiesta, y/o la declaratoria del estado de emergencia económica, social y ambiental, todo lo anterior con el propósito de que se adopten las medidas necesarias que permitan la ejecución sin demora de las obras necesarias para atender esta grave situación, así como los puntos que afectan y tienen la vocación de afectar en un futuro la operación del corredor.
“Insistimos en la necesidad de que se otorgue claridad frente a las obligaciones contractuales de la concesionaria.

«De ser necesario solicitamos la suscripción de las adendas o modificaciones a los instrumentos contractuales que soportan la concesión y que adicionalmente, se inicie una investigación por la actuación desplegada por Coviandes frente a la vía, incluyendo un e4xaqmen de la idoneidad técnica de las obras realizadas que se encuentran actualmente en proceso de construcción y de aquellas que ya no están en servicio”, señalan en su comunicación los dirigentes regionales.


Para finalizar, le hacen otra solicitud al Gobierno nacional, que destine los recursos necesarios no solo para finalizar el tramo 1 de la vía Bogotá-Villavicencio, sino para la adecuación y el mantenimiento de las dos vías alternas: Transversal del Sisga y la vía al Cusiana, de tal forma que se garanticen verdaderas alternativas que conecten al centro del país con los Llanos Orientales.

Publicidad