El Barcelona está de vuelta y acapara los reflectores

Antoine Griezmann, Jordi Alba y Leonel Messi, en una de las celebraciones barcelonistas.

El fútbol europeo por fin está de vuelta y son varios los tópicos que se llevan las portadas de los diarios deportivos. Uno de los equipos que siempre está en boca de todos es el Barcelona. Sus legiones de fanáticos están esparcidas por todo el mundo y cuenta con varios de los mejores jugadores del planeta. Apenas comenzaba el mes de junio y la noticia de alto impacto era que Messi no ejercería su cláusula de salida del Barcelona. De haberlo hecho, el rosarino se hubiera ido gratis al terminarse la temporada.

Desde la reanudación de LaLiga, el Barcelona no ha podido ser tan dominante como acostumbra. El arranque contra el Mallorca el trece de junio fue el ideal para los blaugranas, dado que aplastaron a sus rivales por marcador de cuatro goles a cero, con goles de Arturo Vidal, Martín Braithwaite, Jordi Alba, y Lionel Messi. Un segundo triunfo en fila llegó tres días después ante el Leganés, en esta ocasión los goles solamente fueron dos, cortesía de Ansu Fati y Messi.

Luego vino ese lapso de cuatro partidos en los que el Barcelona solamente ha podido ganar una vez, contra el Athletic de Bilbao y por la mínima. Un empate a cero, y otro par por idéntico marcador de empate a dos, uno contra el Celta de Vigo y el otro contra el Atlético de Madrid, en donde Santiago Arias tuvo una buena actuación (colombia.as.com/colombia/2020/07/01/futbol/1593555347_433861.html). Pero esto no quita que el Barcelona sea de los favoritos en las apuestas en directo en https://extra.bet365.es/news/es, el talento del equipo catalán alcanza de sobra para defender su condición de campeón de liga.

El caso de Antoine Griezmann

Los resultados del Barcelona en la cancha no son lo único que ha dado de qué hablar, ya que a estas alturas de la temporada el polémico fichaje de Antoine Griezmann sigue siendo motivo de cuestionamientos hacia la directiva blaugrana (co.marca.com/claro/futbol-internacional/liga-espanola/2019/07/12/5d28c87ce2704e26728b4626.html). Y más relevancia cobró el tema debido al enfrentamiento del Barcelona contra el Atlético de Madrid, el equipo anterior del ariete campeón del mundo con Francia. Complica más el asunto que el estratega del equipo, Quique Setién, no le esté dando los minutos que se esperan para un estelar por el cual se pagaron decenas de millones de dólares.

Se especula que Setién le tiene demasiado respeto, o hasta miedo, a Luis Suárez y que por eso no lo envía a la banca a pesar de su pésimo nivel. Esto también ha creado rumores acerca de la relación de Setién con el vestidor, se dice que ya lo perdió y que la influencia de Suárez es demasiada como para mandarlo sentar. La suma de todas estas circunstancias ha jugado en contra de la estadía de Griezmann en el Barcelona y seguro seguirá siendo tema de conversación durante el receso entre torneos.

En conclusión, el traspaso de Griezmann al Barcelona no ha sido lo que se esperaba. Pero queda tiempo en la temporada para cambiar el curso de la historia. Esto aplica para el jugador y también para el club; los catalanes no quieren ceder el dominio que han ejercido en LaLiga en los últimos años y es el momento de cerrar a tope.