Familia beneficiada con restitución

En El Dorado (foto) y Mapiripán fueron beneficiados con decisiones que reparan integralmente a las víctimas.

El Grupo Fondo de la URT compensará a los Hernández Osorio con el dinero equivalente al valor de la parcela que abandonaron, y que está ubicada en una zona de alto riesgo por deslizamientos de tierra.

 La Unidad de Restitución de Tierras (URT) anunció que entregará en compensación económica a una viuda y a sus ocho hijos lo que corresponde a un predio de donde habían tenido que huir hace años.

Los nueve integrantes de la familia, víctima del despojo de tierras en el municipio El Dorado (Meta), recibirán la compensación económica que corresponde al avalúo comercial del predio que debieron abandonar por la violencia.

En cumplimiento de la sentencia proferida por el Juzgado Primero Civil del Circuito Especializado de Villavicencio, la Unidad entregará a Amparo Hernández Osorio y a sus ocho hijos, el dinero equivalente al valor de la finca “La Miranda” de siete hectáreas y 4.986 metros cuadrados, en vereda Palomarcado.

“La Ley 1448 dispone que en los casos en los cuales la restitución jurídica y material del inmueble despojado sea imposible, o cuando el despojado no pueda retornar al mismo, por razones de riesgo para su vida e integridad personal, se le ofrecerán alternativas de compensación que les permitan acceder a terrenos de similares características y condiciones, en otra ubicación”, explicó la directora de la Unidad en Meta, Viviana Beltrán Bustos.

La mujer beneficiaria de los procesos de restitución de tierras recibirá el 50% de la compensación económica y cada uno de sus hijos el 6,25%, debido a que no es posible que retornen al predio, que está ubicado en una zona en riesgo por remoción en masa.

Mapiripán

 De otra parte, la URT también confirmó que mediante un fallo proferido por el Juzgado Primero del Circuito Especializado en Restitución de Villavicencio, Luis Yesidt Morales y su familia recuperarán la tierra que les fue arrebata por un grupo armado al margen de la ley.

En 2008, el jefe paramilitar conocido como alias ‘Cuchillo’, obligó a Morales y a su familia integrada por esposa, hijo, hermano y cuñada, a abandonar el predio de 76 hectáreas, ubicado en la vereda El Águila, en el municipio de Mapiripán.

Además del nuevo predio, los Morales recibirán otros beneficios como el alivio de pasivos por concepto de impuesto predial.