Hocol denunció ataque de indígenas a campamento en Puerto Gaitán

El Campo Ocelote en La Cristalina (Puerto Gaitán), es el más importante de Hocol, en el departamento.

A esta hora unas 50 personas permanecen en las instalaciones del campo Ocelote, luego de ser tomadas por la fuerza sobre el mediodía de ayer jueves, según denunció la empresa Hocol, quien opera el campo.

La empresa de exploración y producción de hidrocarburos informó en la noche del jueves del ataque «violento» de un grupo de 50 personas al campamento Ocelote, ubicado en la vereda La Cristalina de Puerto Gaitán. 

Estragos de la toma a Campo Ocelote, según las fotos suministradas por la petrolera.

Fuentes de la empresa dijeron a periodicodelmeta.com que esta madrugada de viernes habían llegado más indígenas a instalarse al campamento por la fuerza.

Según un comunicado de la compañía, «la toma violenta» del campamento ocurrió a las 12 del día de este jueves por personas pertenecientes a la comunidad indígena Awaliba en cuya acción también amenazaron a los trabajadores, saqueando sus pertenencias y las de la empresa y obligando a salir violentamente al personal que ejecutaba las labores de operación de pozos y equipos.

La incursión obligó a la suspensión total de las labores de explotación de campo Ocelote, que es la operación más importante que tiene la compañía en este departamento, con una producción hasta el 2019 de 12.600 barriles de petróleo por día aproximadamente.

Así quedaron los dormitorios de los trabajadores, según las fotos suministradas por la petrolera.

«Desde el primer momento en que fueron conocidos los hechos, Hocol S.A. los puso en conocimiento de las autoridades competentes para que se tomen las acciones legales y de protección pertinentes y (…) procederá de forma inmediata a interponer las denuncias penales correspondientes».

Al tiempo que la petrolera  «hace un llamado a las autoridades locales, regionales y nacionales (Ministerio del Interior, Ministerio de Minas, Defensoría del Pueblo, Procuraduría Regional Agraria, Procuraduría Nacional Delegada para Asuntos Étnicos, la Alcaldía de Puerto Gaitán y la Gobernación del Meta, ente otros), para garantizar la integridad y la vida de su personal, la integridad de las facilidades y la seguridad de las operaciones y para evitar daños al medio ambiente que se pueden presentar por la alteración e indebida operación de los equipos».

La empresa dijo que trabaja actualmente en coordinación con las autoridades pertinentes para encontrar una  solución a esta crisis, pero rechazó  el uso de actos vandálicos como mecanismo de presión y de imposición de intereses particulares.

Advirtió además que esta toma por la fuerza pueden afectar «la infraestructura estratégica del país», y «ponen en riesgo la vida, el medio ambiente y la dignidad de la comunidad y los trabajadores, generando perjuicios sociales y económicos para la región».

Periódico del Meta intentó comunicarse con representantes de las comunidades de Awaliba pero no ha sido posible por las dificultades de contacto celular con la zona.

La empresa petrolera dijo que reconoce la diversidad étnica y cultural y que en 65 años de operación en Colombia, y «ha mantenido de forma constante una relación provechosa y constructiva con sus grupos de interés dentro de los cuales se encuentran las comunidades indígenas ubicadas en el área de Influencia de sus operaciones».
En diciembre del 2019 La Agencia Nacional de Hidrocarburos le adjudicó a Hocol el contrato de E&P (exploración y producción ) Llanos 100 donde se comprometió a invertir de US$ 8 a 10 millones para la perforación de un pozo exploratorio, adquisición de 55 km2 de sísmica 3D y actividades de geología y geofísica durante la primera fase del contrato. El bloque se encuentra adyacente al Campo Ocelote tiene una extensión de 588 km2.