Inaugurado Parque de Memoria Histórica en Vilalvicencio

Desde este martes, las más de 288.000 víctimas que dejó el conflicto armado en el Meta, según los registros de la Unidad Nacional de Víctimas, tienen un espacio para honrar las memorias de quienes más sufrieron la guerra.  Se trata del Parque de la Llanura de la Memoria Histórica de Villavicencio, ubicado a un costado de la avenida circunvalar, frente al parque Sikuani y diagonal al estadio Manuel Calle Lombana.

El lugar, que tiene un área de (), está adornado de árboles, espejos de agua, zonas verdes, mobiliario urbano compuesto de senderos, sillas y luces, así como juegos infantiles. En el centro está ubicado un imponente memorial de cronología de guerra y paz que registra los hechos de guerra de los últimos 71 años en el departamento, acontecimientos que son de enorme importancia para el Meta y Colombia.

Este emblemático espacio, creado como medida orientada a la reconciliación, reparación y no repetición, se empezó a construir en el año 2015 y contó con una inversión de 10.532 millones de pesos en su primera fase. La segunda parte, según detalló el secretario de Víctimas, Derechos Humanos y Paz del Meta, Wilson Chavarro, será ejecutada por el próximo gobierno y tendrá una inversión que supera los 10.000 millones de pesos.

“La segunda fase comprende la construcción de un centro de documentación, un área administrativa para las organizaciones de víctimas, un auditorio, diseños que serán entregados en este gobierno para que el próximo culmine la obra”, explicó Chavarro.

Agregó que la construcción de este parque es histórica y que es una forma de reparación colectiva a las miles de víctimas que dejó el conflicto armado en el Meta. “Seguramente se va a convertir en un lugar emblemático para las personas de la región, y a su vez, para los turistas y los visitantes nacionales y extranjeros. Esperamos que sea acogido por ellos para realizar conmemoraciones, eventos y actividades que lleven a la construcción de paz”, dijo el secretario de Víctimas del Meta.

Durante el acto de inauguración, llevado a cabo este martes, la Gobernadora del Meta, Marcela Amaya, señaló que, “hacer memoria tiene una finalidad, y es ampliar la historia de reflexión sobre lo vivido en el conflicto armado en el país. Con la implementación de la paz avanzamos en la construcción de una mejor región a través del agro, el turismo y el desarrollo social. No podemos volver a un pasado de terror, secuestro y violencia. Hoy está ante nosotros la oportunidad de trabajar juntos para lograr la equidad, la inclusión y la reconciliación en el departamento”.

Para algunas víctimas este lugar se convertirá en el epicentro del dolor que padecieron por cuenta de la guerra, pero también de la búsqueda de la verdad y la reparación que han buscado por años.  Eugenia Mora, víctima de desplazamiento en el municipio de Mapiripán, dijo que al ver aquel muro donde se plasmaron los horrores de la guerra, fue inevitable llorar y recordar lo que vivió en el año 96 cuando fue obligada a dejar sus tierras por grupos paramilitares.

“Recordar es vivir, y creo que eso es lo que se buscó con la creación de este parque de la memoria histórica, que los que vivimos en carne propia los horrores de la guerra no olvidemos a nuestros seres queridos, que no olvidemos que aunque se han ido, la verdad llegará y la justicia se hará para ellos”, sostuvo.  

Para Humberto Fuentes, en cambio, es un muro al dolor, que no deja de ser simbólico, pero que mantiene viva la zozobra y angustia de quienes aún no han sido reparados y que buscan aún después de décadas, saber dónde están sus seres queridos, qué pasó con ellos, cuánto tiempo más tendrán que esperar para superar los horrores de la guerras y seguir con la resiliencia que aún mantienen.

“Este parque es un símbolo de verdad y reparación, pero duele ver tanto dolor, tanto daño plasmado en unas líneas, duele recordar y más cuando aún se busca la verdad”, señaló Humberto quien aún busca la verdad de lo que pasó con uno de sus hijo luego de que los “paras”se lo llevaran.