‘La Cámara hoy es más frágil que cuando entré’: Mauricio Vega

Mauricio Vega, exdirector de la CCV

El expresidente Ejecutivo de la Cámara de Comercio de Villavicencio hace un balance de sus meses de gestión y advierte que financieramente la entidad aún tiene problemas.  

 Aunque lo tomó por sorpresa la decisión de la Junta Directiva de la Cámara de Comercio de Villavicencio (CCV), dice que se va sin rencores y respetando la determinación de los directivos. Manifiesta que una de las labores que más le gustó hacer fue visitar a los afiliados en los municipios y conocer profesionales valiosos en la entidad que la quieren sacar adelante.

El exdirectivo, Mauricio Vega (M.V.), quien agradeció el respaldo que le dieron otros gremios del departamento, dialogó con Periódico del Meta (PDM) para hacer un balance de lo que deja y faltó por hacer.

PDM: ¿La salida lo tomó por sorpresa?

M.V.: Sí, pero aquí es importante decir que nunca se tuvo un compromiso o acuerdos para mi permanencia en el cargo, la misma estuvo siempre sujeta única y exclusivamente a equilibrar económica y financieramente la entidad.

PDM: ¿Cómo llega usted a la CCV?

M.V.: Llego por experiencia y conocimiento en temas camerales de más de 13 años. Llego también con una independencia mental, profesional y política; mi formación es completamente técnica que se ajustaba perfectamente al requerimiento del cargo. La Junta Directiva elige mi nombre de una serie de aspirantes que había en ese momento.

PDM: ¿Cuál era esa experiencia suya?

M.V.: Yo había participado en mesas sectoriales de Confecámaras y en la construcción del manual de principios y procedimientos de la Contraloría, en todos sus temas de auditoría, sé harto del funcionamiento de las cámaras.

PDM: ¿Qué lo sorprendió al llegar?

M.V.:  Lo primero, que la CCV es la única de las 58 cámaras del país que tiene no uno sino dos sindicatos. Me encuentro con una serie de contratos cuyos perfiles no se ajustaban pero que se anquilosan. Yo estoy enseñado a que los mejores profesionales de la región deben estar en la Cámara, y no a lo mejor recomendados.

PDM: Pero usted dice que conoció personas valiosas

M.V.: Sí, en la CCV hay profesionales valiosos que trabajan para sacarla adelante.

PDM: ¿Cuál era su objetivo en la CCV?

M.V.:  Siempre quise que la Cámara de Comercio recuperara toda su imagen reputacional y que fuera de ello se volviera el referente gremial e institucional de la región, creo que lo estábamos consiguiendo porque la gente lo decía. Me encuentro que extorsionaban a las personas para sacar rápido un Registro Único de Proponente (RUP), cuando es un trámite que se demora tres días máximo y aquí lo demoraban hasta un mes. La gente en medio de su afán, pagaba lo que le pidieran. Pude combatir esa corrupción, en este momento, desde el mes de septiembre un RUP sale en tres días.

PDM: ¿Qué pasa si en una cámara de comercio hay gente sin vocación de comerciante?

M.V.:  Se desdibuja, se pierde el norte de las cámaras de comercio. Estas entidades están dadas y son para los comerciantes, los empresarios y los emprendedores, ese es el deber ser de una cámara de comercio, que esté salvaguardada y blindada por los comerciantes y empresarios.

PDM: ¿Qué hizo en su gestión?

M.V.:  Se pudo lograr el equilibrio financiero y tener un año 2019 completamente al día en todos sus pasivos. Adicional, quedó un excedente de caja que nos permitió operar sin interrupción durante el confinamiento. La jornada de renovación, que es los que sustenta todo el resto del año para la cámara fue solo del 23%. Sino es por el juicio, la disciplina y el criterio de austeridad que se manejó durante el último trimestre del año 2019, incluso ajustando la planta de personal y absteniéndonos enormemente de contratar personas, este año sería inviable.

PDM: ¿Cómo logra ese equilibrio?

M.V.:  Con estrategia, controlando el gasto, medidas administrativas de austeridad, teniendo un control estricto con las compras y la contratación para buscar la viabilidad y sostenibilidad financiera de la misma entidad

PDM: ¿Tuvo resistencia de los sindicatos?

M.V.:  Pude hacer acuerdos y cumplirles lo que en muchos años no les habían cumplido y era establecido en el laudo arbitral. Cumplí con todos los requerimientos y las pretensiones del laudo, también quedaron completamente saldados, se les pagó y se les cumplió.

PDM: ¿Alcanzó a conocer al comerciante de la CCV?

M.V.: Tuve la oportunidad de visitar más de 18 municipios del Meta conociendo las necesidades y lo que querían los comerciantes, los empresarios y los emprendedores. No son las mismas necesidades de un comerciante en Puerto Gaitán a otro de Granada, Puerto López o Restrepo. Eso solo se hace caminando y hablando con ellos. Recuperamos confianza porque me decían: lo felicito porque está poniendo la cara aquí nunca nadie había venido y si aparecen es buscando el voto en elecciones.

PDM: Usted se centró en competitividad…

M.V.: Es una de las áreas más importantes de la entidad. Se vincularon profesionales calificados y formados en cada una de las áreas rectoras que son única y exclusivamente direccionadas al fortalecimiento empresarial. Gran parte de los buenos resultados en el tema de la pandemia salieron del área de competitividad

PDM: Se habla de un convenio de $1.500 millones con el SENA…

M.V.:  Fuimos de las poquitas cámaras que aplicamos al SENA en temas de formación y nos ganamos $1.500 millones para formación especializada.

PDM: ¿En que consiste?

M.V.:  Para acceder al convenio primero tenía que cumplir unos estándares e indicadores financieros, dentro de todo lo que tiene que ver con reactivaciones económicas y con el emprendimiento. Este convenio es espectacular porque se podrán beneficiar los cuatro  departamentos de la jurisdicción.

PDM: ¿En pandemia qué se hizo por los comerciantes?

M.V.: Se hizo un acompañamiento constante en Vichada, Guainía y Vaupés con reuniones constantes con la Vicepresidencia de la República, Confecámaras y Ministerio de Comercio para optimizar el abastecimiento humanitario de primera necesidad. Adicional, lanzamos 400 tiendas virtuales, montamos la plataforma para 160 empresas que se beneficiaron, un directorio digital del Meta con 144 empresa, pudimos capacitar virtualmente a 3.490 personas con Bancoldex, gestionamos en las alcaldías y gobernaciones 28.510 millones en créditos, aportamos a los protocolos de bioseguridad y entregamos los protocolos listos para el Vichada, Guainía, Vaupés y el Meta, a través de convenios a cero costo; activamos el clúster alimentario con 850 familias productoras.

PDM: ¿En qué consiste la reactivación económica?

M.V.: Tiene un lema muy bonito, se llama ‘Reemprendemos con usted’ porque cuando uno emprende arranca de cero, pero aquí no hay que empezar de ceros; sí hay una incertidumbre y debemos coger lo poco que tenemos para volcarnos a lo que realmente necesitamos. Son 10 proyectos, el primero de ellos es un ecosistema digital de cooperación y aceleración empresarial, para vincular y fortalecer 1.000 pymes en todos los sectores económicos para generar entornos colaborativos entre las micro y pequeñas empresas.

 

PDM: ¿Su objetivo era quedarse por lo menos dos años más?

M.V.: Pues el propósito era acompañar todo el periodo de la Junta Directiva o por lo menos entregar una entidad que pudiera ya caminar solita,  pero en este momento y no es un secreto para nadie, solo se recibió el 23% de los ingresos que se tenían presupuestado. Hoy es una entidad más frágil que cuando llegué.

PDM: ¿Por qué?

M.V.: Cuando llegué no había una amenaza como el covid, ni recesión, no habíamos estado quietos dos meses, sabíamos que había problemas pero había una economía moviéndose. Ahora debe continuar la austeridad de caja, hay que velar por la supervivencia y la sobrevivencia para salvaguardar los temas registrales y de competitividad.

PDM: ¿Hoy lo primordial es hacer sostenible la Cámara?

M.V.: Sí, hacerla sostenible, pero sin perder la reputación porque sería muy triste que se perdiera todo lo que se ha podido ganar en este tiempo.

PDM: ¿Qué futuro le ve a la cámara?

M.V.: Yo solo tengo agradecimiento, reconocimiento. El ‘embrujo llanero’ me enamoró de esta región, me enamoré de todo el potencial que tienen de resiliencia de berraquera y de aguante porque pude comprobar que los llaneros son unos berracos que nada les queda grande y mi invitación es a que luchen por la Cámara para que realmente pueda ser ese referente gremial.

PDM: ¿Cómo ve el respaldo de gremios tras su salida?

M.V.: Pues gracias a Dios para mi es la recompensa al deber cumplido que no se pudo cumplir, pero es la solidaridad y condicionalidad a un trabajo silencioso a un trabajo responsable, comprometido que no tenía sino un fin y era salvaguardar la CCV.