miércoles, 28 de febrero de 2024
Particulares Pico y placa Miércoles 3 y 4

La historia de don Julio Enrique, ‘el prócer’ fundador del barrio Galán de Villavicencio


La historia de don Julio Enrique, 'el prócer' fundador del barrio Galán de Villavicencio 1
El ingeniero Julio Enrique Galán, fundador del barrio que lleva su apellido.
RP
Redacción PDM

COMPARTE

A propósito de los 183 años de la capital del Meta, les contamos la historia de uno de sus barrios más  tradicionales. Fue la construcción de la vía Bogotá – Villavicencio, la que trajo consigo el establecimiento de este sector.

Por Mónica Oviedo / Especial para Periódico del Meta

En el año 1959 fue fundado oficialmente el barrio El Galán, uno de los sectores más antiguos de Villavicencio, ubicado al norte de la ciudad. Lleva el nombre del prócer de la Independencia, José Antonio Galán. Sin embargo, lo que pocos saben es que este debería llevar el nombre de uno de sus fundadores: el del ingeniero Julio Enrique Galán Castellanos, exjefe del Distrito de Obras encargado de la antigua vía Bogotá – Villavicencio.

Los pasos firmes y memoria prodigiosa pese a estar próximo a cumplir 93 años, le permiten rememorar que como parte de su labor le fue encargada la titánica labor de buscar un predio para formar un campamento que albergara a los trabajadores y los alejara de los vicios que ofrecía el incipiente municipio, llegando a la Finca El Rubí donde hoy está ubicado el barrio.

“Me autorizaron comprar una hectárea de no sé cuántos metros y llegué a que el señor me vendiera y me dijo: yo le vendo, pero todo. Es que son 4, 5 hectáreas y tengo autorización del presidente, del Ministro (Virgilio Barco) pa´ comprar una. Entonces se hizo una reunión con setenta y pico, todos empleados del Distrito, en ese tiempo se llamaba Zona de Carreteras, entonces se hizo toda la planeación, la distribución de los lotes y toda es vaina y ese es el barrio”, cuenta el ingeniero Galán.

La historia de don Julio Enrique, 'el prócer' fundador del barrio Galán de Villavicencio 2
Don Julio Enrique Galán (de pie hablando) y el expresidente Carlos Lleras (vestido de negro).

Así mismo, recuerda que reunió a los más de 60 empleados del distrito para hacer la planeación y distribución de los lotes, al tiempo que hacía un convenio con el Ministerio para que les prestara la maquinaria y así limpiar el predio; de esta manera, dedicaron los sábados y domingos (sus días de descanso), para adecuar el terreno en el que construirían sus viviendas.

Mientras camina por las calles del barrio, el ingeniero Galán, recuerda que “lo único que había era el Doce de Octubre, que había unas cuantas casas no más y de ahí para abajo ya Villavo. Cuando empezamos esto era un potrero y había unas piedras grandísimas y culebras, cuatro narices, todas las que quiera”.

El nombre del barrio

Lo que pocos saben y que don Julio recuerda como una anécdota divertida, es que, de acuerdo con los habitantes del sector, el barrio originalmente llevaba su nombre, Julio Enrique Galán, pero una Ley (el Decreto 245 de 1975, para ser más exactos), la cual prohíbe las obras comunes lleven el nombre de personas vivas, hizo que se le debiera cambiar la designación.

Es así que, durante una de las sesiones en el Concejo Municipal de aquella época, donde definirían el nuevo nombre del barrio, lo que generó el inconformismo de algunas personas, uno de los presentes alzó su voz para hacer saber que la única manera en que este sector llevara el nombre de don Julio era que este muriera.

“Se paró el tipo y dijo: maten a ese hijo de puta y déjenle el nombre”, recuerda el ingeniero Galán que fueron las palabras exactas utilizadas por aquel personaje que ya estaba harto de los reclamos de los ciudadanos y que de paso valga mencionarlo, no lo apreciaba mucho.

Luego de este bochornoso suceso, definieron que el nombre sería José Antonio Galán, en honor a este prócer santandereano, con quien don Julio comparte el apellido; tal vez fue un nombre elegido por coincidencia o porque el destino quería que varios años después el barrio solo sea conocido como El Galán, indirectamente haciendo homenaje a quién lo merece.


RP
Redacción PDM

Periódico del Meta realiza una reserva expresa de las reproducciones y usos de las obras y otras prestaciones accesibles desde este sitio web a medios de lectura mecánica u otros medios que resulten adecuados a tal fin. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.


Entérese de toda la información


Conéctese a nuestras redes sociales