Las razones de los líderes

El pasado martes 11 de junio se realizó el primer Diálogo por la No Repetición: ‘Larga vida a los hombres y mujeres líderes sociales, y defensores de derechos humanos’, una estrategia de la Comisión de la Verdad que promueve la conversación, a través de preguntas enfocadas a las causas y consecuencias del conflicto armado en Colombia y su impacto entre quienes representan los Derechos Humanos.

El diálogo se desarrolló alrededor de una discusión de preguntas que el país aún, hasta la fecha no había encarado, y que afectan a los colombianos: ¿por qué asesinan a líderes sociales desde hace tres décadas en el país?; ¿qué debe hacer distinto el Estado para que estos hechos no se repitan?; ¿qué debemos hacer como sociedad para superar esta situación?; ¿cuál es el impacto en la democracia, en la participación y en el desarrollo de las comunidades cuando asesinan o amenazan a sus líderes?.

Según Patricia Tobón Yagarí, integrante de la Comisión de la Verdad, “esta instancia para el esclarecimiento de la verdad, tiene la convicción de que en Colombia nos cuesta responder a preguntas difíciles, y por lo general las esquivamos, y hasta huimos, por eso este diálogo nos permite responder las preguntas de fondo”.

Sobre las razones de los asesinatos de los líderes, Marylen Serna, representante de la Cumbre Agraria Campesina, Étnica y Popular, corresponde a los líderes sociales traer la voz del territorio a las ciudades y decir lo que está pasando: “hay una disputa de poder, el poder que da la tierra, y sobre todo esos bienes que da la biodiversidad, que de alguna manera los actores económicos han convertido en un negocio”, afirmó.

Para María Doris Rivera, lideresa social del Meta, es primordial hacer primero una lectura sobre qué es un líder social dentro de los territorios históricamente: “en Colombia nunca ha existo otro gobierno que no sean los mismo de siempre, además, pensar diferente es pena de muerte, las instituciones deberían hacer más presencia en los territorios, no para dar resultados en cuanto a asesinatos, desplazamiento, despojo de tierras y desapariciones forzadas, deberían enfocarse en dar apoyo y presencia en estas tierras lejanas y abandonadas por el gobierno, deberían dar soluciones y políticas públicas que verdaderamente den soluciones para el campesinado colombiano”, dijo.

A su vez, Leyder Palacios, Defensor de los Derechos Humanos en el Chocó, explicó que su territorio está compuesto en su mayoría por pueblos indígenas y afrodescendientes: “la realidad del pacífico colombiano muestra una región donde más se está matando, amenazando y persiguiendo líderes, también es una realidad que en el Pacífico estamos en una mayor desprotección comparado con otras regiones del país, hacer liderazgo allí se convierte en un desafío”.

En lo que va corrido del año, en tres meses han sido asesinados 120 líderes sociales, según el último reporte presentado por Indepaz, en coordinación con Marcha Patriótica y la Cumbre Agraria Campesina Étnica y Popular.

El Defensor delegado para Asunto Agrarios y Tierras, Jorge Eduardo Camargo, la presencia permanente y la interlocución directa que la Defensoría hace con las comunidades y con los líderes en territorio y zonas más apartadas del país, permite decir que infortunadamente en Colombia se continúa hostigando a los defensores, desmovilizados, fuerza pública, y comunidad.