Precio del kilo de novillo ha caído por brote de aftosa

“La ganadería colombiana enfrenta una coyuntura de crisis por diversos factores que atentan contra su normal desarrollo y su potencial de crecimiento. El principal de ellos o, cuando menos, el que ha despertado interés en la opinión pública en los últimos días es el relacionado con la reinfección de fiebre aftosa, con cuatro focos de la enfermedad reportados oficialmente y con gran incertidumbre sobre su posible expansión, a pesar de las medidas de contención del ICA, dadas la facilidad y velocidad de transmisión del virus”, así inicia la carta firmada por el presidente de la Federación Nacional del Ganado (Fedegán), José Félix Lafaurie; la cual advierte la crisis por la que atraviesa la ganadería en Colombia.

Aunque el Gobierno ya dispuso casi una decena de medidas para controlar el brote de fiebre en los cuatro puntos del país, principalmente en la frontera con Venezuela, el gremio advirtió sobre las pérdidas de los mercados, e inclusive la información confusa sobre los riesgos para el consumo humano (que no existen).

 “el precio del kilo de novillo en pie ha caído ya $300. Con las cifras conservadoras del sacrificio anual de 2016, de 3.700.000 cabezas y un promedio también conservador de 450 kilos por cabeza, la pérdida mensual promedio que ahora mismo están asumiendo los ganaderos es de $41.580 millones, y muy cercana a los $500.000 millones al año.”,indicó Lafaurie.

El documento dirigido al presidente, Juan Manuel Santos, detalló también el mal momento que han manifestado tener los lecheros del país. De acuerdo con el líder del gremio, los productores de leche enfrentan igualmente una aguda crisis de precio por su producto, lo cual incorpora un delicado problema social, sujeto a que la industria apenas acopia el 50% los 6.500 millones de litros de producción anual, dejando a la otra mitad de productores a la suerte del acopio informal de todavía más bajo precio.

“Señor presidente: al margen de las diferencias por nuestra posición frente a temas cruciales para la ganadería, que usted calificó en su momento de “política”, cuando, con todo respeto, debemos reiterar que siempre se ha tratado del cumplimiento de nuestro deber y del uso de nuestro derecho, como gremio de la producción, de representar y defender los intereses de los ganaderos frente a las decisiones de política pública que afecten al sector, como lo haría y como lo hace cualquier otro gremio; al margen también de las decisiones gubernamentales de los últimos años, que acatamos sin compartirlas, porque han afectado en materia grave a Fedegán” indica el doctor Lafaurie en la carta.

577 reses han sido sacrificadas

Las autoridades confirmaron que se han sacrificado 577 cabezas de ganado para combatir el virus de aftosa detectado en el país a finales de junio pasado. La directora de Epidemiología del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), Olga Lucía Díaz, dijo a Efe que se han sacrificado 297 animales en la localidad de Tame, en el departamento de Arauca (noreste), en la frontera con Venezuela, donde el pasado 24 de junio se confirmó un foco del virus en una hacienda ganadera.

Además, Díaz indicó que 163 reses han sido sacrificadas en la localidad de Tibacuy, en el departamento de Cundinamarca, del que Bogotá es capital, y otras 117 en Cúcuta, la capital del departamento de Norte de Santander (noreste), que al igual que Arauca es limítrofe con Venezuela.

En la población de Yacopí, en Cundinamarca, se han puesto en marcha jornadas de vacunación mientras se inicia el sacrificio de los animales afectados, agregó la funcionaria, quien indicó que este procedimiento se podría comenzar entre hoy y mañana después de que se concluya las excavaciones para las fosas.

El director del ICA, Luis Humberto Martínez, declaró a Caracol Radio que se han redoblado los esfuerzos para evitar la llegada de carne de contrabando desde Venezuela. Martínez.