¿Qué tanto hablan los candidatos a la presidencia sobre las mujeres?

La sociedad colombiana ha cambiado aceleradamente y las minorías se han convertido en un tema de importancia para los candidatos en la carrera a la presidencia. Sus discursos y propuestas exigen ser incluyentes en un país de diferencias sociales y culturales como  Colombia. Por ello, las mujeres, las comunidades, afros e indígenas y la comunidad LGBT, han hecho parte de manera preponderante en las distintas iniciativas a ejecutar en los próximos cuatro años.

La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) en conjunto con Colnodo y la ONG Linterna Verde publicaron el informe Polígrafo de Género, un documento que expone la presencia de la palabra ‘mujer’/ ‘mujeres’ y sus derivaciones (‘colombianas’, ‘femenino’) en las publicaciones de Facebook y Twitter de los candidatos y sus fórmulas vicepresidenciales las cuales actualmente son mujeres, por lo que se realizó un análisis de la visión del género en sus planes de gobierno.

Periódico del Meta reproduce el análisis de los dos candidatos en segunda vuelta:

Gustavo Petro, la mujer debe empoderarse

El discurso de Petro va dirigido a que una democracia completa solo es posible si la mujer se empodera y logra igualdad de derechos. Sin embargo, es el candidato a la Presidencia que menos menciona la palabra ‘mujer’/‘mujeres’ en sus entradas, pese a tener un alto nivel de interacción en redes. No obstante, es el único candidato que utiliza el lenguaje inclusivo (ellos, ellas; ciudadanos, ciudadanas; bogotanos, bogotanas). Su visión de mujer es bastante diversa: habla directamente de la mujer LGBTI, campesina e indígena. También del aporte que, desde los diferentes territorios, han hecho las mujeres al país y el papel de las mujeres campesinas en la paz.

Denuncia varias situaciones de injusticia social frente a las mujeres y las motiva a la movilización. A saber, utiliza la etiqueta #MasPoderALaMujer, ‘retuitea’ a Ángela Robledo en reconocimiento a las mujeres, participando en el #ParoDesdeElSur. Adicionalmente, reconoce a la mayoría de mujeres en la junta del sindicato de maestros del Valle del Cauca. Para lograr más equidad, propone varias medidas que implican inversión directa en el nivel estatal, en la gratuidad de la educación, en una reforma pensional para crear un bono adicional para reconocer el trabajo doméstico y tributación con enfoque de género.

Ángela Robledo, fórmula vicepresidencial

Como se ve en su actividad de redes, Robledo no solo ha sido la mayor abanderada de temas de género, sino que llega a equilibrar una ausencia en el discurso de la ‘Colombia Humana’.

Su visión de mujer se construye desde los derechos y la diversidad. Es así como habla del rol de la mujer indígena, afro y, sobre todo, del aporte de la mujer rural a la paz.

Hace una reflexión acerca del rol de las mujeres en lo doméstico, el maltrato y la violencia sexual, por lo que incentiva la participación de las mujeres en la política. Al igual que le da mención a la importancia de la Ley 1719 de 2014, como marco que debe ser reglamentado e implementado con más eficiencia para enfrentar la violencia hacia las mujeres.

La fórmula vicepresidencial de la ‘Colombia Humana’ también relaciona el concepto ‘mujer’ con datos y cifras que visibilizan su aporte en la economía de Colombia, y hace énfasis en la importancia de que en Colombia se apruebe la denominada Ley Prima doméstica y el Sistema Nacional de Cuidado.

Iván Duque, desarrollo con las mujeres emprendedoras

El candidato del Centro Democrático tiene una visión de género muy relacionada con el enfoque de economía naranja, que atraviesa todo su programa de gobierno. En sus redes es común que resalte a las mujeres a través de la etiqueta #MujerNaranja, refiriéndose a las mujeres que hayan tenido logros en emprendimiento, innovación o promoción de las industrias culturales. Los conceptos más vinculados a la palabra ‘mujer’, en sus tuits y post de Facebook, son ‘oportunidad’, ‘igualdad’, ‘tecnología’ y ‘economía’/‘económico’. Se evidencia que Duque enfoca la equidad de género como un motor, ante todo, económico y de desarrollo.

Duque, le da un valor estratégico a la inversión educativa y de creación de oportunidades para las niñas como una fórmula para lograr un salto en el desarrollo del país (el llamado ‘girl effect’). Sin embargo, sus referencias a mujer rural o étnica son limitadas.

Duque rechaza cualquier forma de violencia o acoso hacia la mujer y afirma que hay que enfrentar el machismo para resolverlo de forma estructural. Reconoce que el piropo callejero también es una forma de violencia hacia las mujeres. Duque no menciona la palabra ‘mujer’ en relación a la paz, diálogo o acuerdos, lo cual se relaciona con su posición crítica frente al proceso de paz.

Marta Lucía Ramírez, fórmula vicepresidencial

La candidata a vicepresidenta del Centro Democrático tiene una visión de mujer centrada en su rol como impulsoras del desarrollo económico del país.

Está convencida de la importancia de explotar las habilidades y talentos de las mujeres y darles más participación en roles de liderazgo económico, político y social, como una forma de traer crecimiento económico. Por eso, ve la equidad de derechos y oportunidades como una prioridad.

Ramírez insiste en el rechazo a cualquier forma de violencia hacia la mujer. Sus referencias a mujeres víctimas casi siempre son en el contexto específico de las víctimas de las Farc o de violencia sexual; pero en ninguna ocasión hace referencia a víctimas en abstracto.

En varios de sus tuits de empoderamiento a la mujer hace referencia a las mujeres de la oposición en Venezuela y expresa su admiración hacia ellas por su valentía. Este es el contexto en el que usa la palabra democracia con más frecuencia.

Puede encontrar el informe completo AQUÍ