Se amarga producción de piña en el Meta

Piñicultores del Meta expresaron a través de Agameta la preocupación por las pérdidas en sus cosechas, provocadas por la falta de planeación y previsión para comercializar los productos en esta zona del país.

Desde el año 2015 la estatal petrolera Ecopetrol financió el proyecto de producción de piña  (Oro Miel MD2) en el departamento. La idea era impulsar al Meta como zona productora en el país, teniendo en cuenta las condiciones meteorológicas de la región de la Orinoquia.

Con el proyecto se beneficiaron 20 familias campesinas del municipio de Acacías. Los piñicultores contaron con un capital semilla cercano a los 60 millones de pesos, además de acompañamiento técnico por parte de la compañía.

Sin embargo, esta semana el presidente de la Asociación de Agricultores y Ganaderos del Meta (Agameta), Eudoro Álvarez, señaló  que dentro del proyecto hubo una falla: “no se tuvo en cuenta la planeación para comercializar el producto”.

Aunque se  sembraron 3.500 hectáreas de piña en los municipios de Acacías y Puerto Rico, la planta que estaba destinada dentro del proyecto, (Planta Hortofrutícola de Granada)  para realizar el proceso de  industrialización de la piña en el Ariari,  y darle un valor agregado  a la  cosecha que se sembró, aún no está en funcionamiento, “es un elefante blanco. No tiene electricidad ni sistema hidráulico, ni aguas residuales”, dijo, Álvarez.  

Insistió, además, en que producir no es el problema, sino comercializar. “Si no se tiene claro esto, todos los proyectos que se generen para el campesinado van a generar más dificultades para los productores que beneficios, a pesar de las inversiones que se están haciendo.”, agregó.  

Adicionalmente, reclamó, que la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural del departamento no está prestando acompañamiento a los piñicultores.” Esta dependencia es una nulidad total en estos casos, se aparecen en las reuniones, se hacen tomar la foto, promueven la cosa y después se desaparecen. En un momento de estos lo que se les pide es que aparezcan para ver qué se hace con la sobreproducción de piña que hay en el departamento”, dijo.   

Frente a este panorama, el presidente de Agameta calificó de “catástrofe sin proporciones” el que un kilo de piña esté en este momento a menos de 500 pesos, cuando se estaba pagando a 1.500 pesos por kilo. “Se pueden estar perdiendo en una piña de primer cosecha entre 40 y 45 millones de pesos por hectárea. Sí se recogen más o menos 50 toneladas, vendidas a 500 pesos, se pierden cerca de 20 millones de pesos por hectárea !Esto es una catástrofe!”, recalcó, el presidente de Agameta.

Para Álvarez, con el precio actual, el 30 por ciento de productores a duras penas sacarían costos, lo que podría desestimular la siembra, pues se trata de un negocio, y estos no se toman si va en pérdidas.

Caso contrario al de los piñicultores que no han podido comercializar su producto, pasa con las otras 16 familias que componen el proyecto que impulsó Ecopetrol en el año 2015, donde se invirtieron 600 millones de pesos. Se asociaron y su cosecha la venden al por mayor, con excelentes ganancias.

Zulma Díaz Huertas, presidenta de la Asociación de Fruticultores de los  Llanos (Afrullano), indicó que gracias  al convenio que realizó Ecopetrol, desde el año 2016, con la Fundación Sembradores de Esperanza sus fuentes de ingreso y desarrollo comercial han aumentado.

“El éxito de nuestra comercialización, es que nos asociamos, venimos capacitándonos. No hemos tenido problema con la comercialización a pesar que en el mes de diciembre fue un mes complicado”, comentó la piñicultora.

La piña, que es producida en las veredas  La Esmeralda y La Quebradita en el municipio de Acacías, es comercializada en Corabastos, Paloquemao, Surtimayorista, almacenes Éxito, entre otros establecimientos del municipio y otras regiones del país. La fruta: extra, gruesa y pareja es pagada a 800, 900 y 700 pesos.  

Con respecto a los piñicultores que han tenido dificultad para comercializar su producto, la agricultora expresó: “nos dieron el capital semilla, la capacitación y el acompañamiento necesario, lo único que teníamos que hacer era volver productivo el proyecto, algunos no han podido, pero es porque cada uno decidió trabajar por su lado”, concluyó.  

Por su parte,  Arnulfo Mantilla,  Jefe Regional de Entorno de Ecopetrol en la Orinoquia, manifestó que la estatal petrolera dio un capital semilla, hizo un acompañamiento técnico y  la tarea de la comercialización,  de encontrar cadenas asociativas o abrir nuevos mercados es responsabilidad de las  familias que hicieron parte del proyecto.

No obstante, dejó claro que Ecopetrol contempla impulsar más cultivos en el departamento, pero esta vez, teniendo en cuenta, apoyar al agricultor en la venta de la cosecha.