Terminó intervención de Supersalud en Hospital Departamental de Villavicencio

Juan Guillermo Zuluaga, Gobernador del Meta, en compañía de Fabio Ariztizábal, Superintendente Nacional de Salud

Luego de cuatro años y tres meses, llegó a su fin la intervención forzosa que realizó la Superintendente Nacional de Salud al Hospital Departamental de Villavicencio.  Este viernes, Fabio Aristizábal Ángel, Superintendente Nacional de Salud, entregó el centro médico a la Gobernación del Meta.

Óscar Gálvez, agente interventor de la Supersalud, y quien se encontraba al frente de la entidad hospitalaria, señaló que tras el fortalecimiento financiero, asistencial y administrativo que alcanzó el hospital durante la intervención, que se dio entre octubre de 2015 y enero de 2020, se logró poner fin a las crisis del centro médico más importante de la media Colombia.

Para cumplir con este objetivo, el agente interventor del Hospital explicó que se implementó un plan de gestión encaminado a mejorar los hallazgos que hizo la Sepersalud, en el cual se priorizaron seis aspectos fundamentales dentro del centro médico (oferta y servicios de salud, aspecto financiero, modernización del hospital, clima organizacional y fortalecimiento de academia e investigación institucional)

La priorización de estos aspectos permitió que a la fecha el Hospital Departamental del Villavicencio cuente con el 100% del talento humano especializado y técnico que requiere.   Antes de la intervención el centro médico, faltaban 28 médicos en el área de urgencias, hospitalización y algunas especialidades no se prestaban, señaló Gálvez.

Así mismo, indicó que el servicio farmacéutico en el Hospital funciona de maravilla y hoy se cuenta con los insumos suficientes para la prestación del servicio, situación que era diferente antes de la intervención, ya que el servicio farmacéutico del centro médico presentaba deficiencias en varios aspectos, entre ellos, almacenamiento inadecuado de medicamentos.

Gálvez sostuvo,  además, que la sobreocupación que ha sufrido el Hospital en los últimos dos años, los obligo a crecer. En este sentido señaló que pasaron de tener 253 camas habilitadas en 2015 a 303 camas en 2019. “Crecimos en el área de urgencias, de hospitalización y en las unidades de cuidados intensivos”, precisó el agente interventor del Hospital de Villavicencio.

El área de urgencias también fue adecuada.  Antes se contaba con 36 camillas, hoy se cuenta con 120 camillas.  Además, el Hospital pasó de tener cinco salas de cirugía a nueve. También se adquirió una ambulancia para la prestación de servicios de emergencia. Se puso en marcha una ambulancia medicalizada y desde 2016 se ubicaron 78 camillas más en zonas de expansión.

En 2015 no se estaban prestando siete servicios que, durante la interventoría, fueron reabiertos: Urología, nefrología, nefrología pediátrica, cirugía de mano, cirugía dermatológica, cirugía oncológica y cirugía dermatológica.

Adicionalmente, se abrieron los de radioterapia y neurocirugía.  En este momento ya se tiene oferta de medicina especializada, urgencias de mediana y alta complejidad, internación con énfasis en medicina crítica para pacientes neonatos, pediátricos y adultos; y prestación de servicios quirúrgicos de mediana complejidad.

También entró en funcionamiento la Unidad de Cuidado Intermedio de Adultos, se fortaleció el programa de atención domiciliaria, se adecuó un área para salud mental con 7 camillas de observación, y se ofrece una atención oncológica integral, luego de poner al servicio de los usuarios el acelerador lineal para radioterapia, que se une al servicio de quimioterapia que ya existía.

La analista de mercados Global Health Intelligence clasificó al Hospital Departamental de Villavicencio como el quinto mejor equipado de Colombia, en su estudio de 2019.  El hospital es la única institución en la región que cuenta con atención integral para el binomio madre – hijo dado por: atención de urgencias, atención del parto, internación maternidad, unidad de cuidado crítico para la materna, unidad de cuidado neonatal, se cuenta con 24 camas de cuidado crítico adultos, 6 unidades de cuidado crítico neonatal, 12 unidades de cuidado crítico intermedio neonatal y 12 unidades de cuidado básico neonatal.

“Los procesos de atención intrahospitalarios aumentaron considerablemente desde la intervención, producto de la reapertura y apertura de los nuevos servicios, la normalización de la oferta de talento humano y la garantía en la dotación de medicamentos, insumos y dispositivos médicos”, aseguró el Superintendente Nacional de Salud, Fabio Aristizábal.

Atención a más usuarios

De acuerdo con los reportes entregados por el Hospital, el número de usuarios atendidos durante el proceso de intervención aumentó, al pasar de 118.912 pacientes en el año 2015 a 201.625 pacientes en el 2019.

Así mismo, las ventas de servicios de salud aumentaron, de $92.000 millones en 2015 pasaron a $173.000 millones en 2019, lo que significa un incremento de $81.000 millones.

El promedio de facturación por mes también se incrementó, pues en octubre de 2015 estaba en 6.300 y pasó a 14.400 millones en 2019.

El recaudo creció 116% entre diciembre de 2015 y diciembre de 2019, lo que representó unos ingresos adicionales de $72.000 millones en 2019.

El activo total del hospital para diciembre de 2015 fue de $152.000 millones y para diciembre del 2019 fue de $207.000 millones, es decir, un aumento del 36,54%.

Por su parte, Fabio Aristizába, superintendente aseguró que “hoy podemos decirles a los colombianos que el balance es positivo, hoy el hospital está funcionando, todos los servicios están abiertos, operando y la nómina con sus empleados está al día. La intervención de la Superintendencia buscaba lograr su estabilización en la prestación de los servicios de salud y se cumplió el objetivo.

Finalmente, Aristizábal Ángel indicó que el centro asistencial es un ejemplo para la región: es viable, competitivo, tiene todos los servicios abiertos y operando. Su compromiso con la salud y la vida de sus usuarios hacen que hoy sea dado de alta.