martes, 27 de febrero de 2024
Particulares Pico y placa Martes 1 y 2

Wolfgang, cuando la música son más que melodías


Wolfgang, cuando la música son más que melodías 1
RP
Redacción PDM

COMPARTE

La vida de David Wolfgang Ordóñez se puede relatar entre partituras y notas musicales; desde muy pequeño se ha enfocado en expresar sus sentimientos y pensamientos por medio de la armonía musical.

 

Por Melissa Céspedes

Especial Periódico del Meta

Wolfgang es oriundo de Villavicencio. En la capital del Meta tocó sus primeras notas musicales, pues, desde los siete años de edad inició estudiando música, tocando la trompeta y el piano, en la escuela de música Batuta. El director de aquella época le brindó la oportunidad de explorar, proponer arreglos musicales y crear nuevas melodías, hasta que su curiosidad lo llevó a convertir la sala de ensayo en su espacio de creación.

Le decía al director cómo me gustaría tocar una canción, y él me decía: ‘¡hágale, escríbala, inténtelo!’. Entonces me daban ganas de tocar la canción de una película y yo intentaba hacerle como el arreglo y pues contaba con la orquesta para tocarla. Siento que fue lo que más me sirvió a mí como compositor, tuve esa fortuna, mis primeras fases fue escribiendo para la orquesta de Batuta”, recordó Ordoñez.

Años después, quiso enfocarse en crear música para cine, estudió en la Universidad Javeriana y, en ese caminar, descubrió que era capaz de componer una obra para una banda sinfónica. Con ella tuvo su primer reconocimiento, que marcó su vida musical, en el Concurso Nacional de Bandas de Paipa (Boyacá), en el 2012, allí fue ganador a la mejor obra inédita, con la obra ‘Fanfarria y Pajarillo’.

Este hecho marcó un hito en su carrera musical, impulsándolo a seguir adelante con la composición. “Me disparó, me dio ánimo a seguir por ese camino, cuando gané por primera vez ese concurso, fue un momento increíble, muy especial para mí y esa obra es la que más se ha tocado por todo el mundo, algo que me genera orgullo”, describe Ordoñez.

Es un amante del folclor llanero y este ha sido la base de algunas de sus creaciones musicales. A pesar de no haber viajado lejos físicamente, su música ha sonado en París, Holanda, Alemania, Suiza y América.

Lea también: La aventura gastronómica de Nicolás de Zubiría

De igual forma, Wolfgang destaca que componer va más allá de la representación cinematográfica, siendo una necesidad artística de comunicar algo subjetivo.

Su proceso creativo no es convencional, no se trata de inspiración repentina, sino de la necesidad artística de expresarse. Él hace una analogía con un escultor, puliendo su obra a medida que avanza en la composición.

Me siento en el piano y empiezo a tocar, explorar sonidos y llega el momento que me gusta, luego empiezo hacer mamarrachos, a construir la música, no es un paisaje. Y cuando le llega la idea principal la grabo y luego desarrolló la obra con base en esa idea, busco hasta dónde puedo llevar esa idea y ahí influye la imaginación y experiencia”, indicó Ordoñez.

Wolfgang piensa unos minutos para responder qué lo anima a seguir componiendo. Tiene claro que ese es el medio que logra exteriorizar sus sentimientos y conectar con las personas: “componer y tocar son herramientas que me permiten comunicarme, me permiten decir cosas, no soy muy bueno para hablar con otras personas y la música me ayuda mucho en eso, a soltar cosas que llevo dentro, es como mi mecanismo de expresión”, dice.

La música también ha dejado una huella en su hijo, quien, influenciado por su entorno musical, muestra un interés en la creación artística. El músico llanero afirma que no busca dirigirlo hacia la música, sino apoyarlo en sus propias elecciones: “como él me ve, ha desarrollado habilidades, canta afinado, pues comparado a un niño de su edad, tiene ritmo y a él le gusta mucho pintar, mi propósito no es llevarlo a la música, sino apoyarlo en lo que a él le guste hacer”.

Ordóñez terminó una maestría en composición de la música electroacústica; su reconocimiento más reciente fue el Premio Nacional de Composición para formatos sinfónicos, en formación de la Orquesta Filarmónica de Bogotá 2022, donde pudo celebrar un triunfo, lleno de esfuerzo, talento y amor por la creación de melodías.


RP
Redacción PDM

Periódico del Meta realiza una reserva expresa de las reproducciones y usos de las obras y otras prestaciones accesibles desde este sitio web a medios de lectura mecánica u otros medios que resulten adecuados a tal fin. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.


Entérese de toda la información


Conéctese a nuestras redes sociales