Un lío de ‘perros y gatos’

Del cuidado de las mascotas abandonadas solo se encargan unas cuantas ONG, pero no existe una política para evitar la proliferación.

La Universidad de La Salle presentó una radiografía del abandono animal en el país, problemática que día a día va en aumento, solo en Bogotá existen 150.000 animales en esta condición.

Javier Rivas, médico de la Clínica Veterinaria de la Universidad de La Salle, dijo que son tres las principales causas que llevan al abandono animal, “la primera es falta de tiempo para cuidarlo, la segunda, poca planeación financiera que lleva a los dueños de mascotas a ver cuánto dinero necesitan mensualmente solo cuando ya la tienen en el hogar, y, por último, problemas de crianza o espacio insuficiente”.

 

Le puede interesar: https://periodicodelmeta.com/jornada-de-vacunacion-antirrabica-para-perros-y-gatos/

Según indica La Salle, diferentes estudios señalan que cuando una persona adquiere una mascota busca satisfacer alguna de estas cuatro opciones: compañía, aliviar la depresión, reducir el estrés o aumentar el sentido de la responsabilidad. Sin embargo, cuando la necesidad está resuelta y surgen otros factores como cambio de residencia, de ciudad, o el nacimiento de un hijo los animales suelen ser abandonados.

Se estima que en la capital del Meta hay alrededor de 68.651 mascotas según el último censo realizado en el año 2017, de estas, 47.573 son caninos y 21.078 son felinos; las cifras son de la Dirección de Salud Ambiental del Municipio. Estos animales, aparte de la manutención son abandonados por gastos veterinarios, cambio de domicilio, o simplemente por recomendaciones médicas (alergias).

El centro de Zoonosis de la Alcaldía de Villavicencio recibe cerca de 86 animales por mes, entre perros y gatos; es decir, dos o tres por día. De esos, los que tengan enfermedades como moquillo, sarna, rabia, brucelosis y parvovirosis deben sacrificarse, según la norma.

“Cuando los animales no tienen enfermedades infecciosas, se hace un proceso de recuperación y se llevan al refugio de Buenavista donde se tienen albergados hasta que entren en proceso de adopción”, explicó René Ortiz, director del Centro de Zoonosis.

Para Ortiz, esta situación plantea un riesgo doble, ya que las mascotas abandonadas en muchos casos se convierten en transmisores de enfermedades parasitarias. Además, de ser un peligro inminente para la integridad de las personas que transitan por las calles y parques de la ciudad.

“El abandono y el maltrato de estos animales, sumado a su alto índice de reproducción genera un problema ambiental gravísimo. La solución para la sobrepoblación de animales callejeros, que se ve a diario en Villavicencio es esterilizar” señaló el funcionario.

 

Esterilización

En la capital metense es muy difícil esterilizar, ya que no se tiene una política fuerte para este método, no se cuenta con un centro de bienestar animal (coso municipal) y el centro de Zoonosis de Villavicencio, al igual que otros centros de bienestar animal no cuentan con los recursos para frenar la proliferación de perros en situación de calle que día a día va en crecimiento.

Otro factor que se suma a esta situación es la falta de un censo real de esta población. El director del Centro de Zoonosis explicó a Periódico de Meta que ese estimado de población no se puede medir de forma exacta, porque los animales de calle muchas veces no lo son.

“Se ha presentado que los animales que mantienen en las calles tienen dueño y estos los dejan salir en el día, o como también puede  que cumplan con esta condición de abandono, es decir que no tengan un lugar establecido. En Villavicencio se han hecho algunos censos estimados de población general de animales que oscila más o menos de 80.000 animales en Villavicencio no en abandono, sino en el total de la ciudad” manifestó.

Por su parte, Eli Macalisther González, líder ciudadano quien ha trabajado por la defensa y bienestar de los animales, aseguró que se debe dignificar el trato de estos y educar a la comunidad por medio de políticas educativas para que nos los abandonen, “la raíz del problema es el abandono por el desconocimiento y porque las personas no tienen educación para tener mascotas, por no haber políticas educativas la gente se descara y deja todo a las fundaciones y a los rescatistas” afirmó.

Por el contrario, para Elí, tener un coso municipal como lo tiene Bogotá, y Medellín no es necesario, “En Villavicencio se necesita un clínico veterinario especializado en animales de la calle donde se trabaje en los temas de recuperación, esterilización y adopción”.

“Hay que ser conscientes que los animales sienten y tienen necesidades igual que nosotros, así como al niño le da sed y hambre al animar también. Un animal es una responsabilidad y no es un juguete para dos, tres días o unos meses, y después abandonarlo. Esta es una responsabilidad que hay que pensar antes de tenerla, cuando se tiene no se debe tirar, ellos sienten dolor”, concluyó Macalisther.