‘Podríamos tener un descalabro social’

Para Orlando Solano, este proyecto de ley afecta directamente todas las políticas sociales del Estado en vivienda, educación, etcétera además de frenar iniciativas como Cofrem Rural.

La semana pasada la Caja de Compensación Familiar del Meta (Cofrem) lanzó una iniciativa que le permitirá llegar a más municipios del departamento y sus áreas rurales. Se trata de la ‘Estrategia de ruralidad en el sistema del subsidio familiar’, liderada por Cofrem, un proyecto tan novedoso que incluso la Superintendente de Subsidio Familiar, Paola Andrea Meneses Mosquera, dijo que esta clase de estrategias se debe replicar en todo el país con las demás cajas de compensación.

Pero mientras la caja es felicitada por estos planes, en Bogotá un proyecto de ley que hace tránsito en el Congreso, podría sacarle los recursos a Cofrem y al resto de cajas del sistema de subsidio familiar y lesionarlas de manera grave.

Para hablar de los dos temas, Periódico del Meta (PDM) dialogó con Orlando Solano Novoa (O.S.), director administrativo de Cofrem, quien explicó en que consiste Cofrem Rural y el impacto de la ley en caso de ser aprobada.

PDM: ¿En qué consiste Cofrem Rural?

O.S.: Básicamente es una iniciativa que venimos planeando hace un año para que en cuatro vehículos, acondicionados y provistos con carpas inflables, lleguemos al campo metense con los distintos beneficios institucionales que brindamos, donde no tenemos oficinas y esos sitios de trabajo que quedan por los caminos. La idea es llegar a esa otra mitad de afiliados que tenemos fuera de Villavicencio.

PDM: Es una idea sencilla pero que ninguna caja ha hecho ¿no?

O.S.: Exacto. Hasta ahora las cajas se han concentrado en atender los cascos urbanos, pero este plan contempla llegar a veredas corregimientos y caseríos. Somos pioneros en tener una estrategia como estas y la Superintendente de Subsidio sostuvo que recomendará a las demás cajas del país implementarla.

PDM: ¿Cómo hacer ver la importancia de pertenecer a Cofrem?

O.S.: Es parte de la pedagogía que queremos mostrar yendo hasta los sitios. Vamos a llevar la biblioteca a las zonas rurales de los municipios; haremos cursos descentralizados través del Instituto Técnico Cofrem, desarrollemos programas de formación en producción agropecuaria, agroturismo y otros talleres que les sirvan para mejorar su calidad de vida y su aprendizaje laboral. También haremos más fácil el cobro de la cuota de subsidio para evitar desplazamientos.

PDM: Es un nuevo proceso que inicia Cofrem…

O.S.: Esto hace parte de lo que está pasando en el país y es volver los ojos al campo. El Meta es rural y todos debemos darnos cuenta de lo importante que es apoyar al campesino y motivarlo a que se quede en su finca y siga produciendo en condiciones dignas.

PDM: ¿A cuántas personas llegarán con este plan?

O.S.: La meta es atender a unos 18.000 afiliados al mes.

PDM: ¿Cómo ve el proyecto de ley para pagar una prima a trabajadores con dinero de las cajas de compensación?

O.S.: Lo vemos muy inconveniente. Si bien los empleados tendrían unos recursos mediante el pago de esa llamada “prima legal de la canasta familiar”, a futuro tendría como consecuencia que se recortaran servicios que presta el sistema de compensación o lo que es peor, retirar los subsidios de esos servicios de recreación, culturales, capacitación, bonos estudiantiles, etc.

PDM: Pero una prima adicional es buena para el trabajador…

O.S.: Por supuesto, por eso somos claros en que estamos de acuerdo con todo lo que beneficie a los trabajadores y eleve su calidad de vida, pero no en que se le añadan más responsabilidades a las cajas que posteriormente recortará servicios a los empleados afiliados. Por eso también estamos en desacuerdo con el proyecto de ley porque es inequitativa y discriminatoria al proponer primas diferenciadas de acuerdo al tamaño de la empresa.

PDM: ¿Afectaría el auxilio monetario?

O.S.: Actualmente las cajas de compensación giran por cada beneficiario menor de edad un subsidio monetario mensual lo cual es equivalente a la prima de servicios propuesta en el proyecto de ley, disminuir este beneficio afectaría directamente la economía mensual de cada uno de los trabajadores afiliados a la caja de compensación

PDM: Pero el proyecto de ley dice que es el empleador el que pagará…

O.S.: Es correcto, sin embargo en un tuit de un senador ponente, además del ambiente que hay en el congreso dialogando con ellos, en el ambiente hay la sensación para que las cajas queden con la responsabilidad, como una forma de proteger a los empresarios.

PDM: ¿Dónde está el proyecto de ley ahora?

O.S.: En el Senado la discusión pasó muy rápido y ahora está en la Cámara. Estamos hablando con los representantes del Meta y ya tuvimos nuestra intervención en la comisión sexta para incidir en que la responsabilidad del pago no quede en las cajas de compensación.

PDM: ¿Cuál sería el impacto directo en Cofrem?

O.S.: Se necesitan 2,3 billones de pesos en el país para financiar la prima. Pagarla le costaría a Cofrem en el Meta 36.150 millones de pesos al año, que es el 34 por ciento del total de los recursos que tiene la caja para prestar sus servicios sociales.

PDM: ¿Qué programas se afectarían?

O.S.: Subsidios de vivienda, 1.012 niños dejarían de atenderse en los Centros de Desarrollo del ICBF, ni madres comunitarias; 17.000 niños dejarían de atenderse en jornada escolar complementaria, agencias de empleo, capacitaciones; 5.680 estudiantes del colegio empezarían a pagar tarifa plena; 35.800 hogares dejarían de recibir la cuota mensual, etcétera. Todo esto sería un descalabro social.

PDM: Un trabajador dirá: no me beneficio de los servicios, mejor que me den una prima…

O.S.: Claro, pero para eso desarrollamos mecanismos como el de Cofrem Rural con el cual llegamos a muchas más personas y que la gente acceda a los beneficios para aumentar el impacto social. No es justo acabar con un sistema social que funciona bien. Las cajas damos un salario social a los trabajadores que el Estado no podría asumir.