Carlos Rico ‘El propio Cimarronero’

Nació en Arauca, pero desde muy pequeño se trasladó al Casanare donde su padre ejercía como encargado del Hato La Mula, en el corregimiento de Caño Chiquito de Paz de Ariporo. Fue en este lugar donde Carlos Rico desarrolló y conoció lo que representa la labor del llanero, sus costumbres, pero en especial la relación con su territorio.

Joaquín Rico, su padre, siempre ha representado una figura en el desarrollo de su carrera y sello musical. Al verlo cantar y componer joropo, transmitió en el cantante el arte de trabajar por el folclor llanero.

“Desde muy pequeño, mi papá vivía muy metido en este cuento del Llano, las parrandas y la música en general, por ello tuve ese contacto directo con esas tradiciones. Muy joven conocí a cantantes como al ‘Cholo’ Valderrama y a Villamil Torres con el que casi nos criamos juntos. Por eso siempre estuvo ahí esa relación con el joropo y la música”, dijo Carlos Rico.

Muy temprano, a sus 18 años, grabó su primer disco el cual tuvo gran acogida, lo que visibiliza su trabajo en la música y él también empieza a verla como una profesión.

“Hice mi bachillerato en Bogotá, pero al empezar esta vida de festivales vuelvo a Arauca, para tener más reorrido musical. Años más tarde regreso a Bogotá pero finalmente llego a Villavicencio y me radico aquí, donde me siento a gusto ya que esta ciduad es un eje central, donde se encuentran las oportunidades, se encuentran los Llanos con el centro del país, esto lo hace un punto estratégico para cualquier artista llanero”, explicó el cantante.

Con 30 años de carrera artística, nueve producciones discográficas publicadas y más de 200 canciones que se inspiran en el Llano, el despecho y el amor, Carlos Rico busca retratar por medio de sus temas las vivencias del llanero tradicional, en medio de la sabana, al mismo tiempo que destaca la diversidad geográfica de la Orinoquia.

Para ‘El propio Cimarronero’, como también es conocido el folclorista, las redes sociales han facilitado la difunsión de la música llanera ante la falta de interés de grandes organizaciones de la industria, así como la influencia de internet en la transformación de las dinámicas de trabajo y promoción de esta.

“Anteriormente se grababa cada año, hoy ha cambiado el sistema de promoción, prácticamente se necesita grabar un sencillo, eso es lo que se promociona, es lo que está de moda, sin duda las redes influyen en esto. Son una herramienta para los artistas del joropo, porque la música llanera es bastante huérfana de grandes empresas, grandes padrinos que le inviertan a sacar un artista adelante, ahora con el internet, tenemos la posibilidad de darnos a conocer en el mundo en un lapso de tiempo corto”, aseguró el artista.

Cantos de vaquería

Rico resalta la declaración de los cantos de vaquería y ordeño como patrimonio inmaterial de la humanidad; como un hecho que representa un avance importante para la cultura y costumbres del Llano, su visibilización a nivel nacional e internacional, así como el afianzamiento para que nuevas generaciones los interpreten.

“Pienso que obliga más al Estado a invertir en la promoción y divulgación de nuestra cultura. Ese gran logro permitirá que los artistas llaneros también tengamos más promoción nacional y mundial”, sostuvo Carlos Rico.

Su compromiso con el territorio lo hacían uno de los 13 artistas presentes en el concierto Reconstruyendo Querencias, iniciativa para los damnificados del invierno en los departamentos de Vichada y Guainía, el cual se llevaría a cabo hoy sábado 15 de septiembre en el coliseo Álvaro Mesa Amaya de Villavicencio, pero ante la poca venta de boletería fue cancelado.

Lea también: Se cancela “Reconstruyendo Querencias”

“Soy muy cercano a Puerto Carreño (Vichada) donde el invierno causó estragos impresionantes y en carne propia he visto lo que sucedió y lo que está pasando. Ahora, por efectos del verano, esa inundación se seca pero trae enfermedades, así que es necesario que sigaos pendientes de todos esos llaneros que nos necesitan. Espero que ese coliseo se llene en solidaridad de los llaneros”, manifestó ‘El propio Cimarronero’.

Con una carrera llena de éxitos, esfuerzo y dedicación por resaltar lo mejor de su tierra, Carlos Rico no duda en asegurar que en caso de retirarse de la música, apoyaría a nuevos artistas de la generación emergente de intérpretes y compositores del folclor llanero.

“Llega el momento en el que se tiene que dar un paso al costado, la vida va cobrando el paso de los años y creo que llegará el momento en el que tendré que darle a esa persona que venga atrás la oportunidad de seguir adelante para que ellos continúen”, puntualizó.