A gobernar se dijo

Nelson Augusto López

Por: Nelson Augusto López – Consultor

Hace quince días los nuevos gobernantes iniciaron una carrera de largo aliento de cuatro años. En la práctica dos años, descontando el tiempo de conocimiento del potro en que se montaron, la construcción de un nuevo norte a través del plan de desarrollo y la época electoral que se cruzará en el ejercicio de gobierno.

Quienes tengan claro con sus equipos los propósitos y el norte trazado, llegarán a buen puerto. Los demás podrían remar para todos lados, desgastarse y perder el rumbo. Pero deseamos que todos tengan clara la carta de navegación y logren cumplir sus metas de gobierno, nos conviene a todos.

Gobernar es una carrera deobstáculos y hay uno que es importante superar. El 66% de los
municipios de la región tiene una baja capacidad para estructurar proyectos. Esto influye negativamente en los tiempos de contratación e inversión, retrasa las obras y generan saldos sin ejecución.

Y otro problema. El Meta es uno de los departamentos con mayor volumen de proyectos
pequeños formulados. Tenemos esa fama. Los recursos, en gran parte, se dispersan en proyectos de bajo impacto. Una región se hace grande si se piensa en grande, como lo dimensiona el nuevo gobierno del Meta.

Los buenos gobiernos deben aprovechar la asociatividad territorial. La RAPE Región Central,
creada para grandes proyectos estratégicos y la principal del país porque tiene más del 30% del PIB nacional, debería reorientarse y relanzarse. Sin dejar el reto de la RAP Llanos que integrarían Meta, Casanare, Arauca y Vichada.

Los municipios también pueden asociarse. Un referente es el G-11 del Valle, que hoy agrupa a más de 11 municipios y que ha logrado gestionar cerca de 5 billones de pesos para obras de alto impacto.

El Meta parece un departamento estancado, lleva más de una década en la parte media del
escalafón nacional de competitividad. Está en la categoría B. Proyectarlo y hacerlo grande lo pondría en el top cinco, hay potencial. Es un reto de todos.