‘Aeroturismo’ para Chiribiquete

La idea es que cada vez más turistas puedan disfrutar de las maravillas de la selva colombiana, desde al aire.

Con la intención de que colombianos y extranjeros tengan la oportunidad de conocer y valorar la magia del Parque Nacional Natural (PNN) Serranía de Chiribiquete, el Gobierno Nacional dio apertura a la temporada de sobrevuelos sobre esta área protegida de la Amazonia colombiana, que permitirá disfrutar de escenarios paisajísticos únicos.

 Teniendo en cuenta que los sobrevuelos se constituyen en una oportunidad para ofrecer conocimiento y valoración de un área protegida con particularidades propias y únicas, PNN, mediante resolución N°154 del 28 de mayo de 2019, reglamentó esta actividad de sobrevuelos, la cual se trabajó con la Aerocivil y con apoyo de la Fuerza Aérea Colombiana (como entes con competencia para el manejo y control del espacio aéreo).

La temporalidad, la duración y la ruta de los sobrevuelos para que se disfruten estos escenarios naturales de alto valor paisajístico, se trazó pensando en garantizar la protección sobre los ecosistemas y, especialmente, sobre los pueblos indígenas en condición de aislamiento voluntario, de los cuales se tiene evidencia que habitan la zona. Estas acciones se establecieron en coordinación con el Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ICANH) y el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo.

¿Cómo funcionarán estos sobrevuelos?

Se llevarán a cabo en el único corredor definido y aprobado, en tiempo máximo de tres horas de vuelo, con una frecuencia de dos sobrevuelos a la semana durante los meses de enero, Semana Santa, junio, julio, octubre y diciembre. Despegarán y aterrizarán en el aeropuerto Jorge Enrique González de la ciudad de San José del Guaviare, por lo cual los visitantes podrán tener la oportunidad de apreciar la riqueza natural y cultural de las ocho zonas de la Serranía La Lindosa, localizada a 1,5 horas de San José del Guaviare.

Este es uno de los lugares con más pinturas rupestres del mundo, declarado como Área Arqueológica Protegida de Colombia por el ICANH, que se encuentra abierto para el ecoturismo, siendo el espacio ideal para que las personas que realizan los sobrevuelos se acerquen a lo que encuentran en el PNN Serranía de Chiribiquete.

Actualmente, se avanza en la Mesa Departamental de Turismo del Guaviare, con el apoyo del ICANH y el Viceministerio de Turismo, para fortalecer la experiencia de los visitantes en la Serranía de la Lindosa.

Hasta el Presidente, Iván Duque, destacó la apertura de los sobrevuelos turísticos al PNN de Chiribiquete y anunció que el Gobierno realizará un programa de promoción para aprovechar la riqueza natural del Guainía.

En ese sentido, pidió que se definiera “un compromiso claro en materia de promoción turística”. “Quedaron habilitadas las primeras siete líneas que van a hacer sobrevuelos para que los turistas puedan conocer con toda su inmensidad el Parque Serranía del Chiribiquete, conocido también como la Maloca del Jaguar. Debemos estudiar el aprovechamiento de los beneficios tributarios para la hotelería y ojalá podamos integrar eso con la oferta turística,”.

También Guainía

Además se estableció un plan de promoción, formalización y desarrollo de infraestructura turística en Guainía, con el objetivo de que el mundo entero conozca los atractivos fluviales y ecológicos de los que goza esta región de Colombia.

El Ministro de Comercio, Industria y Turismo, José Manuel Restrepo Abondano, señaló que, a través de Fontur, se adelantará una inversión de 805 millones de pesos para la construcción del Sendero Turístico Cerro de Mavicure, con miras a impulsar la visita de ciudadanos nacionales y extranjeros a este lugar.

 Este proyecto se llevará a cabo de la mano con la Gobernación de Guainía y demandará recursos totales del orden de los 1.018 millones de pesos.

Así mismo, incluirá la construcción de un sendero peatonal en madera en el cerro Mavicure, de 853 metros de longitud; un muelle flotante de 30 metros cuadrados para embarque y desembarque; dos módulos de avistamiento y la instalación de 12 bancas en madera y 20 señales informativas e interpretativas en madera.