Alistan ‘radiografía’ a Llanopetrol

En aproximadamente dos semanas estará listo un informe sobre el estado actual del proyecto de la refinería del Meta, el más importante de los diez proyectos que maneja Llanopetrol. Así lo anunció Iván Cortés, gerente encargado (e) de Llanopetrol, al término del debate de control político al que fue citado en la Asamblea. “Si miramos la refinería hoy es un elefante blanco, porque no se ha pegado la primera piedra en obras civiles, no se ha montado la primera caldera para refinar crudo ni el primer tanque para acopiar la producción”, aseveró Cortés.

“Estamos revisando esa sociedad o esa posible sociedad, lo estamos analizando, y consideramos que en unos quince días ya tendremos un informe final sobre el tema”, dijo el gerente (e), refiriéndose a la empresa RGNS y a su filial RGNS Curacao Trade Corp, con la cual se firmó un memorando de entendimiento el 15 de diciembre del año pasado.

De momento, lo que se sabe es que la refinería cuenta con dos licencias ambientales. La primera, otorgada en el 2014, autoriza la construcción de las obras civiles por las que pasarían diariamente 40 mil barriles de crudo pesado y  permite, también, la operación de dicha planta.  La segunda licencia, otorgada en enero de este año, permite construir 11 tanques de gran capacidad para almacenar el producto de la refinería, que podría ser nafta.

Hasta ahora, dijo Cortés, se han invertido más de 21 mil millones de pesos en este proyecto, que incluyen las dos licencias ambientales y los estudios conceptuales, así como los diseños de la refinería, elaborados por una empresa francesa y respaldados por una empresa colombiana. Y a falta del informe que será entregado en dos semanas, se ha sabido también que existe interés por parte de otras compañías rusas.

“Tenemos tres lotes de 86 hectáreas, suficientes para montar el proyecto. Estamos analizando la posibilidad de un inversionista serio que ejecute el proyecto y que el departamento del Meta, en una proporción, tenga unos dividendos importantes”, afirmó el gerente encargado de Llanopetrol, quien además añadió que en el 2017 debería empezar a construirse la refinería, cuyo costo sigue estimándose en alrededor de 2 mil millones de pesos.

Eso sí, Cortés puso una condición: “Si Ecopetrol nos vende el hidrocarburo, la refinería es viable. Si Ecopetrol no nos vende el hidrocarburo, la refinería no es viable”.  Y es que, pese a que ha habido acercamientos entre ambas empresas, hasta ahora no hay firmado ningún memorando de entendimiento, que las vincularía formalmente del mismo modo que, actualmente, están vinculadas Llanopetrol y la empresa rusa que había prometido girar 19 millones de dólares.

Los otros asuntos de Llanopetrol

Durante el debate de control político se dio a conocer que los 57 estudiantes que habían pasado los exámenes en la Universidad Nacional y que iban a formarse gracias al convenio que esa universidad tenía con Llanopetrol para formar petroquímicos y químicos,  no pudieron estudiar.

Por otro lado, se conoció que hay programada, para este viernes, una reunión entre el gerente de Llanopetrol y la empresa TGI para empezar a clarificar el valor total de activos que tiene el Meta en el gasoducto del Ariari. Pese a que, según Iván Cortés, el departamento es dueño del 66% de ese gasoducto, no se sabe a cuánto asciende esa propiedad.

Pero, tal vez, el dato más negativo tiene que ver con el ferrocarril que se había presentado como proyecto para transportar crudo desde campo Rubiales. La propuesta, que proyectaba 260 km de vías férreas y a la que se le hizo una inversión inicial de 1.233 millones de pesos, finalmente se cayó por la entrada en operación del oleoducto.

En total, Llanopetrol tenía, a julio del año pasado, una deuda de 10.500 millones con una entidad bancaria. Esa deuda la pagó directamente el departamento del Meta, dijo Cortés.

Y respecto a la sanción de 6 mil millones que hizo la DIAN a Llanopetrol por el periodo gravable 2013, el gerente aseguró que se está estudiando una respuesta jurídica y resumió así el argumento de la defensa: “La DIAN está imponiendo una sanción previendo que Llanopetrol como empresa industrial y comercial del Estado del orden departamental estaba produciendo (dividendos) con esos recursos que le transfirió el departamento del Meta, pero como esos recursos fueron invertidos únicamente para estudios de factibilidad, estudios de diseños, entonces no hay ningún tipo de producción de dividendos y por lo tanto no tiene que haber impuestos”.