Las cuentas no cuadran en la Cámara de Comercio de Villavicencio

Fotografía archivo Periódico del Meta

Una revisoría fiscal, de cuyo informe ya tienen conocimiento la Superintendencia de Industria y Comercio y la Contraloría General, lanza alertas sobre varios puntos débiles en las finanzas de la entidad gremial.

A partir de septiembre, la Cámara de Comercio de Villavicencio – CCV – podría presentar saldos negativos en su liquidez, de acuerdo con un informe de la revisoría fiscal interna que evalúa el comportamiento financiero del primer semestre del 2018 y que fue presentado el 19 de julio a los directivos de la entidad.

El documento advierte que “es factible que la Cámara de Comercio de Villavicencio finalice este periodo fiscal con serias dificultades para atender, con recursos propios, sus compromisos relacionados con su funcionamiento y plan de trabajo previstos para el año 2018”. Vale la pena advertir que el presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio, Leonardo Baquero, no aceptó las solicitudes de entrevista de este medio para tratar las denuncias del informe.

Cifras
La información financiera que presenta el documento de la revisoría fiscal revela que en el análisis de flujo de caja para el año 2018, según datos suministrados a la Revisoría Fiscal por la Dirección Administrativa, se prevé que a partir del mes de septiembre de 2018 la CCV presentaría saldos negativos en su liquidez, llegando al mes de diciembre de 2018 con un déficit de 2.305 millones (Ver cuadro 1).

En este mismo análisis, el informe indica que para el periodo julio a diciembre de 2018, se percibirían, por concepto de ingresos públicos, alrededor de 2.051 millones de pesos, cifra significativamente inferior a los 4.300 millones que falta por ejecutar en el presupuesto de ingresos públicos.

Ante esta situación, el revisor fiscal en su informe del mes de julio pasado recomienda evaluar el comportamiento de la reducción de recursos de efectivo y garantizar los flujos de efectivo suficientes para cumplir adecuadamente con los gastos de funcionamiento y de inversión del 2018 previstos en el presupuesto y el plan de trabajo de la entidad, sobre todo si se tiene en cuenta que en el segundo semestre del año es cuando menos recursos ingresan a la CCV.

Con base en los estados financieros suministrados por la oficina de contabilidad de la Cámara, el informe da a conocer que el dinero efectivo y equivalente a efectivo (saldos de las cuentas de caja, bancos y cuentas de ahorro) ha disminuido en más de un 50% de un año a otro. (Ver cuadro 2).

El documento aclara que existen saldos en cuentas de ahorro y cuentas corrientes con restricción superior a los 434 millones, producto de convenios públicos y privados, pero estos saldos, según el documento, “por su condición restrictiva no forman parte de la liquidez de la entidad”.

De acuerdo con la información consignada en el informe, los ingresos públicos han tenido un aumento del 1,7% en comparación con el primer semestre del 2017, mientras que los gastos públicos se han incrementado en un 9,72%. El documento alerta de que “son mayores los gastos que los ingresos en un 8,02%, no hay relación uniforme, ni proporcionalidad en el comportamiento de estos dos indicadores”.

Ante esta situación, el revisor fiscal en su informe anota que “no se observa por parte de la administración un adecuado control interno ni un plan de mejoramiento que permita evaluar y minimizar el riesgo de liquidez que puede llegar a afectar a la Cámara de Comercio de Villavicencio al final del ejercicio fiscal”.

La recomendación del informe a la presidencia ejecutiva es evaluar el comportamiento de los ingresos públicos e implementar medidas administrativas enfocadas a cumplir con los presupuestos estimados por concepto de ingresos públicos.

Ingresos privados
En lo que respecta a ingresos privados, durante los primeros seis meses, estos han caído de 621 millones en el 2017 a casi 551 millones en el 2018, es decir, en el primer semestre de este año se recibieron 70 millones de pesos menos que en el mismo periodo del año pasado.

De estos ingresos hacen parte, entre otros, las cuotas de afiliación, lo relacionado con conciliaciones y arbitraje y las subvenciones del Gobierno. Cabe destacar que dentro de estos ingresos, la mayor reducción se presentó en los dividendos por participaciones accionarias en Corferias y Terminal de Transporte de Villavicencio, entre otras que tiene la entidad gremial, y que pasaron de más de 22 millones en el primer semestre del 2017 a tan solo 99 mil pesos en el mismo periodo del 2018.

El presupuesto de ingresos privados para el 2018 es de $1.985.288.311. de los caules se ha ejecutado un 27,75% .

Sin embargo, el flujo de caja proyectado por la Tesorería de la entidad indica que de julio a diciembre de 2018 por concepto de ingresos privados se percibirían 138.550.954, cifra significativamente inferior a los más de 1.400 millones de pesos que faltan por ejecutar en el presupuesto.

Gastos públicos
A partir de información tomada de balances suministrados por la entidad, el informe afirma que los gastos públicos aumentaron en el primer semestre de este año en comparación con los periodos de enero a junio de los dos últimos años. Así, en el primer semestre del 2016 los gastos públicos fueron de $ 4.148 millones; en el 2017 aumentaron a $ 6.045 millones y este año ascendieron a $ 6.696 millones de pesos.

Dentro de estos gastos durante el primer semestre del 2018, llaman la atención el aumento en gastos de personal, el incremento en más de un 100% en los gastos de honorarios y el aumento en los gastos de viaje, que han pasado de costar casi 36 millones en el 2016 a más de 108 millones en el 2018 (Ver cuadro 3).

En resumen, a junio 30 de 2018, la CCV ha ejecutado en gastos públicos 651 millones de pesos más que en el mismo periodo del 2017.

El informe de revisoria fiscal anota que no se evidencia un seguimiento adecuado y oportuno por parte de la Presidencia Ejecutiva de la Cámara de Comercio de Villavicencio que permita establecer las causas de las desviaciones presentadas en la ejecución de este presupúesto.

Las ías
Los errores administrativos en la Cámara de Comercio de Villavicencio, advertidos en el informe del mes de julio de la revisoria fiscal, no solo han generado problemas financieros en la entidad gremial más importante de la Orinoquia. sino también algunas sanciones.
Pese a que las Cámara de Comercio no están integradas a la función pública, si realizan funciones públicas, y por ello además de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), la vigilan también la Contraloría General de la República y la Procuraduría General, esta última por ejercer funciones públicas, como lo estipula el Artículo 53 del Código Disciplinario Unico en el capitulo Primero en lo que tiene que ver con el Régimen de los Particulares. Además, en caso de que lo amerite, la Fiscalía podría entrar a investigar posibles actos dolosos, si estos llegasen a suceder.

A diferencia de informes anteriores, en los que también se advertía de situaciones incómodas en lo administrativo, el del 19 de julio pasado fue remitido con copia a la Superintendencia de Industria y Comercio y a la Contraloría General.

Periódico del Meta se comunicó con la entidad de vigilancia, quienes aseguraron que la CCV les hizo llegar un pronunciamiento frente al informe remitido por el Revisor Fiscal, y que este está siendo estudiado, y se dará aplicación al procedimiento.

Este procedimiento es establecido en la Ley 1437 de 2011, correspondiente al procedimiento administrativo sancionatorio.

De igal forma, la SIC dio a conocer un documento en la que esta entidad de vigilancia relaciona 12 sanciones impuestas en el 2017 y 2018, por incumplir los Artículo 12 y 27 de los estatutos camerales, además de no cumplir el Código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo (CPACA) y que suman cerca de 130 millones de pesos, incluida una de 12 millones de pesos impuesta en marzo de este año y que la CCV apeló.

Carro blindado
La más reciente sanción de la Superintendencia de Industria y Comercio fue impuesta en marzo de este año, debido a que el presidente ejecutivo, para la compra de un vehículo blindado, suscribió un contrato de leasing por un valor de 205 millones de pesos “sin contar con la previa autorización de la Junta Directiva”, de acuerdo con la resolución de la sanción, que también incluyó como infracción el hecho de destinar parte del inmueble en donde funciona la entidad a actividades “que no tienen relación con las funciones que le han sido asignadas por ley”.

En lo relacionado con la compra del vehículo, y a pesar de que la presidencia ejecutiva adujo haber contado con la autorización por parte de la Junta Directiva para suscripción de dicho contrato, según el acta 791 del 28 de febrero de marzo de 2017 y 23 de marzo de 2017, la Superintendencia en la resolución 15665 de 2018 asegura que “de acuerdo a las pruebas que existen en el expediente, y tal como quedó consignado en la Resolución 66333 del 18 de octubre de 2017, con la cual se formularon cargos a la Cámara de Comercio de Villavicencio, al contrato de arrendamiento financiero Leasing N° 12735390 suscrito con la entidad financiera Bancolombia, por valor de 205 millones de pesos, para aquirir la Toyota Prado 5P Diesel TX-L, este fue suscrito el 8 de febrero de 2017, es decir con anterioridad a la celebración de las referidas reunión”.

Para la revisoria fiscal, llama la atención que la suscripción del contrato para la compra del carro blindado, se hubiera suscrito por parte del presidente ejecutivo veintiséis días antes de la aprobación por parte de la junta directiva.

Según el Registro Único Nacional de Tránsito (RUNT), el vehículo quedó registrado con la placa INV 822 y fue matriculado en Villavicencio el 16 de febrero de 2017, es decir 12 días antes de la aprobación de la junta directiva.

Asesor presidencial

Javier Mauricio Carmona Rodelo recibió en el año 2017 dos contratos de asesoría a la presidencia ejecutiva por valor de 157 millones de pesos y en el 2018 otros dos contratos por 182 millones de pesos. En total, en solo dos años, a cambio de sus servicios profesionales como asesor del presidente Ejecutivo, , Carmona ha recibido 339 millones de pesos por parte de la CCV.

Incluso, de acuerdo con información encontrada en el SECOP, el año pasado el presidente ejecutivo, Leonardo Baquero, aprobó la terminación de manera anticipada del contrato 019 del 2017, que contemplaba un pago de 72 millones de pesos por seis meses de trabajo.
Este contrato fue terminado con el argumento de que era necesario suscribir uno nuevo que contemplara la planificación del Plan de Acción del 2018. Al día siguiente de terminado, Carmona firmó uno nuevo por seis meses y un valor de 85 millones de pesos.

En su informe, la revisoría fiscal alerta de los costos que suponen el alojamiento y los tiquetes aéreos y terrestres de Carmona, quien debe desplazarse frecuentemente desde Villavicencio hacia Cartagena, donde reside, con tiquetes Villavicencio – Bogotá – Cartagena y el regreso Cartagena – Bogotá – Villavicencio.

Adicionalmente, solo en los primeros seis meses del 2018, la CCV giró más de 30 millones de pesos por concepto de alojamiento en hoteles y transporte de Carmona.
En el informe de la revisoria fiscal, se asegura que Carmona por su condición de asesor presidencial tiene influencia significativa en las decisiones administrativas y “se ha evidenciado que tiene interés común en la suscripción de otros contratos a través de otras empresas en donde se ha confirmado su relación con las mismas como es el caso de la empresa Innovate Businee Solutions S.A.S, en donde ha sido representante legal, tal como lo admitió él mismo en el acta de Junta Directiva 799 de julio 31 de 2017”.

Desde el 2016, esta empresa ha recibido contratos por más de 888 millones de pesos.(Ver nota anexa Empresa afortunada).

Empresa afortunada

La empresa INNOVATIVE BUSINESS SOLUTIONS S.A.S, matriculada en la Cámara de Comercio de Cartagena, está representada actualmente por Alexander Navarro Narváez y desde el 2016 ha recibido al menos seis contratos, para la prestación del servicio de atención al cliente, por un valor superior a los 888 millones de pesos.

En el 2016, esta empresa firmó con la Cámara de Comercio el contrato 083, por tres meses y un valor de 104 millones de pesos, más una adición de 14 días y 43 millones de pesos, para un total de más de 147 millones de pesos. En el 2017, la misma empresa firmó tres contratos por casi 441 millones de pesos. Y en el 2018 ha firmado dos contratos por casi 300 millones de pesos.

El objeto de estos contratos es la prestación de “servicios de atención al empresario, la comunidad y grupos de interés de la Cámara de Comercio de Villavicencio a través de un Contact Center especializado”.

Promoción y posicionamiento de la marca

La CCV adjudicó en el año 2017 a la empresa H+M Consulting Group S.A.S, representada por María José de Jesús Puello Ochoa, un contrato de 74 millones de pesos por concepto de “prestación del servicio de asesoría para el desarrollo de la revista anual de la Cámara de Comercio de Villavicencio”. El contrato en cuestión (063 del 2017) no contempla la impresión de la revista ni la diagramación, que son, generalmente, lo que más vale en el proceso de realización de un medio impreso. Algunas de las obligaciones de la empresa fueron definir los lineamientos de impresión, la estrategia de venta de pauta y la dirección logística.

Por aparte y para la impresión de la revista, la CCV otorgó el contrato 169 de 2017 a MAHEGO S.AS., por valor de 29 millones de pesos, lo que indicaría que la producción de las tres mil revistas a colo y con páginas internas en papel propalcote de 90 gr, tuvo un costo total de 104 millones de pesos.

En el mismo 2017, la Cámara firmó el contrato 034 con empresa M.F.P. S.A.S., por valor de 110 millones de pesos con el objeto de promocionar los servicios que ofrece la entidad.
En junio de 2018, la CCV firmó el contrato 091 con la empresa Valiente S.A.S., por 97 millones de pesos, para la primera fase de una campaña de posicionamiento de la entidad.
En 2017 y 2018 también se ha contratado con medios locales.