Inseguridad, ¿realidad o cuestión de percepción?

La implementación del Nuevo Código de Policía ha logrado disminuir índices de delincuencia en la ciudad, aunque la percepción de seguridad no refleja esa situación.

El atraco callejero, el raponazo, el robo de vehículos y de celulares continúan generando un clima de inseguridad en la ciudad de Villavicencio, que difícilmente pueden combatir las autoridades.

En lo que va corrido del 2018 se han registrado 527 atracos callejeros, especialmente en sectores como el Centro, Ciudad Porfía y La Esperanza, mientras que el año anterior se presentaron 575 casos.

El robo a celulares es el delito que más golpea a los ciudadanos. En los primeros ocho meses del año se han presentado 1.594 robos. Las modalidades más empleadas fueron el atraco: 721 casos (40%), el factor oportunidad: 393 casos (25%) y el raponazo con 233 hechos (15%).

En el caso de los vehículos, el número de hurtos de este tipo, ha sido de 184 en lo que va corrido del 2018. El año pasado se registraron igual número de robos.
Con relación a las personas lesionadas, hubo 719 heridos el año anterior, mientras que en 2018 se han registrado 555 casos.

En Villavicencio, barrios como el centro, Villa Julia, Industrial, la Lambada, Ciudad Porfía, La Esperanza, Barzal bajo, Porvenir, Jordán, Comuneros, La Reliquia, Brisas del Guatiquía y el Trece de Mayo, son los sitios donde las autoridades no han podido ganarle la lucha a la delincuencia, pese a los esfuerzos que se realizan.

El coronel Diego Bohórquez, comandante operativo de la Policía Metropolitana de Villavicencio, sostiene que para reducir estas cifras las autoridades trabajan de manera articulada con toda la institucionalidad para generar entornos seguros.

“Con este propósito se han instalado puestos de control en zonas críticas de la ciudad identificadas en el mapa de calor. También se han fortalecido los frentes de seguridad, y a la vez, se adelantan programas comunitarios con jóvenes, presidentes de juntas y líderes”, dijo el comandante operativo.

El oficial explicó a Periódico del Meta que problemas sociales como la falta de oportunidades, educación, vivienda, trabajo y la migración de ciudadanos venezolanos que han llegado al Meta, son las principales causas de que la reducción de los delitos y la percepción de la ciudadanía no sea la mejor.

“El fenómeno migratorio que se experimenta por la entrada de personas a través de la frontera con Venezuela ha impactado negativamente la percepción de seguridad en la ciudad de Villavicencio y su área metropolitana. La situación por la que pasan muchos de estos ciudadanos extranjeros los obligan a cometer delitos. Es un tema de hambre que se mezcla con otras problemáticas”, dice.

El coronel Bohórquez señala que extranjeros también se han visto involucrados en hechos delictivos. “No podemos decir que tenemos la cárcel llena de venezolanos porque no es así”, reitera el uniformado.

“El fenómeno migratorio que se experimenta por la entrada de personas a través de la frontera con Venezuela ha impactado negativamente la percepción de seguridad en la ciudad de Villavicencio y su área metropolitana. La situación por la que pasan muchos de estos ciudadanos extranjeros los obligan a cometer delitos. Es un tema de hambre que se mezcla con otras problemáticas”, dice.
El coronel Bohórquez señala que extranjeros también se han visto involucrados en hechos delictivos. “No podemos decir que tenemos la cárcel llena de venezolanos porque no es así”, reitera el uniformado.

CAI Móviles

Para Jhon Arias, integrante del consejo de La Madrid, Etapa 4, no es una percepción equivocada la que tiene la ciudadanía, pues los hechos, aunque no se denuncien en ocasiones, han incrementado y no sólo en esta zona de la ciudad.
“Sectores de la Comuna 8 que han sido identificados como críticos deberían contar con un CAI permanente, como se tenía hace unos meses, no una patrulla móvil. Este cambio en el esquema de seguridad de los barrios no ha sido para bien sino para mal. Los delincuentes han cercado la zona y las patrullas móviles, aunque se desplazan por la zona no logran intimidar a estos delincuentes que ya tienen identificados las horas y los recorridos de las autoridades y hacen de las suyas”, asegura el vocero comunal.

Frente a estos señalamientos, el coronel Bohórquez sostuvo que los ciudadanos tienen una concepción herrada en cuanto a la seguridad y aclaró: “Los CAI no tienen relación directa con el servicio de Policía, en términos de que si hay más CAI hay más seguridad, no. El servicio de policía se presta a través de los cuadrantes y los cuadrantes siguen ubicados en diferentes zonas de la ciudad, no se han cambiado. Los uniformados que antes permanecían en los CAI ahora están montados en motocicletas o en CAI móviles patrullando la ciudad”, dice el uniformado.

Afrima que aunque se deshabilitaron cuatro CAI en diferentes puntos de la ciudad se remplazaron por CAI Móviles que les han permitido focalizar el servicio de la Policía. Para ello, Villavicencio cuenta con 79 cuadrantes y más de 600 uniformados.
La Alcaldía de Villavicencio, por su parte, decidió apoyar el plan choque del Presidente Iván Duque, ‘El que la hace la paga’, con una inversión cercana a los $2.774 millones, con lo cual también piensa mejorar la operatividad.

DatoVital

De lo que más ha preocupado a las autoridades es que de cada 10 hechos delictivos que se presentan en la ciudad, en seis aparecen involucrados menores entre los 15 y 16 años de edad. Otros no superan los 30 años. Están detenidos en su mayoría por hurto y violación en domicilio.