Aumentan casos de mordeduras de serpientes en Villavicencio

Fotografía cortesía de El Espectador

Según estadísticas del Sistema de Vigilancia de Salud Pública y el Instituto Nacional de Salud, la tasa de accidentalidad ofídica más alta que se presenta en Colombia es por la serpiente cuatro narices (Bothrops asper), la cual causa el 90% de los accidentes ofídicos en el país.

Lo anterior porque en la capital metense se ha presentado un considerable aumento en el número de casos de mordeduras de serpientes por consecuencia del fuerte invierno y la inadecuada disposición de basuras.

Agustín Parrado, médico veterinario y epidemiólogo de la Secretaría de Salud de Villavicencio, afirmó que este año se ha presentado un aumento de los accidentes ofídicos en comparación al año 2017, ya que en lo corrido del 2018 se han presentado 21 casos, cuatro más a los 17 presentados el año pasado a esta fecha.

Ante la situación, las personas deben conocer que existen las serpientes y las culebras, las primeras son venenosas, las culebras no, según explica José Rodolfo Ramírez Espitia experto en serpientes.

“Existen dos tipos de venenos en el mundo, de origen neurotóxico y citotóxico; las personas que son mordidas e inoculadas por alguna serpiente que pertenezca a la familia de los vipéridos debe recibir tratamiento en un centro asistencial de inmediato, aunque en ocasiones, por distintas circunstancias estas no contienen toxinas, a esto se le llaman mordidas secas, sin embargo también debe ser remitido a un centro asistencial, ya que en boca de estos animales se localiza una bacteria llamada Clostridium tetani y se tiene que vacunar”, aseguró el experto a www.periodicodelmeta.com.

Generalmente el hábitat de las serpientes están en las riberas de los caños y cuando el nivel del agua aumenta, los ofidios buscan lugares secos como lo son viviendas donde pueden ingresar por debajo de la puerta, en otras ocasiones llegan a lotes donde se acumula basura, madera o cualquier otro elemento que les brinde protección contra la lluvia y alimento como roedores.

“Las personas necesitan de capacitación, si se realizan este tipo actividades, los accidentes ofídicos disminuirán, mi pregunta es ¿se ha hecho capacitación en la prevención de accidentes ofídicos en el departamento del Meta a las personas que están expuestas?”, expresa Ramírez.

La Secretaría de Salud de Villavicencio recomienda a los ciudadanos obstruir los espacios debajo de las puertas de las casas, no acumular basuras, y en construcciones y lotes, asegurarse de no generar espacios propicios para que las serpientes habiten, además de quienes trabajen en el campo, proteger sus piernas con botas plásticas.

Los casos que se puedan presentar deben ser llevados a centros asistenciales, los cuales deben proveer en el tratamiento ante cualquier accidente suero antiofídico polivalente antibiperio y suero antiofídico polivalente antimicrurico, oportunos para el tratamiento de las mordeduras.

José Ramírez expresa que la solución no es quitarle la vida a la serpiente, por el grave daño que esto genera en el ecosistema. De igual manera la Secretaria de Salud indicó que en caso de detectarse la presencia de serpientes debe llamarse a la Policía Ambiental para poner a buen resguardo al reptil y en caso de mordedura identificar al animal para que en el centro asistencial determinen si es o no venenoso.