Avanza construcción de planta de almacenamiento y secamiento de arroz en el Meta

Foto: Archivo Particular

Con una inversión cercana a los $58.000 millones, avanza el proyecto de infraestructura que permitirá la construcción de  una planta de secamiento, almacenamiento y trilla de arroz en  Pachaquiaro (Meta).

El centro de acopio es uno de los tres que se construye en el país con recursos aportados por la Federación Nacional de Arroceros de Colombia (Fedearroz), el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural y el Gobierno de Japón.

Según Rafael Hernández, gerente  general de Fedearroz,  “Esta infraestructura,  al igual que las otras,  busca la integración de los agricultores de la región. Además, tiene como objetivo que los arroceros puedan almacenar, trillar y secar el arroz en la misma zona y con ello reducir los costos de producción”.

La obra, que debe estar concluida para el segundo semestre de este año, consiste en la construcción de un molino de arroz, una secadora y una zona de almacenamiento de grano. Según lo manifestado por el directivo, hasta la fecha el progreso de esta construcción se calcula en un 70 por ciento.

“La zona de secamiento y las bodegas están prácticamente construidas, faltaría el montaje de la parte de la trilla que es lo que se está adquiriendo en este momento con la donación que hizo el Gobierno del Japón. Estos recursos fueron cerca de 900 mil dólares, que es lo que cuesta la trilla”, explicó el gerente  de Fedearroz.

De acuerdo con el directivo del gremio de los cultivadores,  esta es una obra que va a tener una capacidad de recibo de aproximadamente 500 toneladas diarias y una capacidad de trilla de 100 toneladas por día, adicionalmente,  va tener una capacidad de almacenamiento de alrededor 15 mil toneladas de arroz.

Una de las ventajas que tendrán los arroceros de la región, según el líder de los arroceros, es que el cereal ya no va a ser comprado sino se podrá traer  hasta la planta para almacenarlo, secarlo o trillarlo y luego llevarlo convertido en arroz blanco, conservando el agricultor la propiedad  de todos los productos que se derivan de la trilla del arroz. Adicionalmente, “se le quitará el monopolio algunos molinos para que  el agricultor tenga alternativas diferentes”, señaló el directivo.

De acuerdo con Hernández Lozano, en la construcción de la obra se han generado al menos 200 empleos, posteriormente se  tendrán alrededor de unos 60 empleos fijos, directos. “Toda la mano de obra es de la región, los únicos que nos son de la región son los técnicos especializados e ingenieros”, concluyó el directivo.