Balance desalentador para el medio ambiente

Experto afirma que se firmó un acuerdo de paz con las Farc pero lamentablemente se le ha declarado la guerra a los ecosistemas.

Camilo Prieto médico y filósofo, Director de la ONG, Movimiento Ambientalista Colombiano, expresó su preocupación por el aumento de la tasa de deforestación en el país, pues según cifras se incrementó en el último año 44%.

La incomprensible respuesta por parte del gobierno frente al deterioro ambiental del año 2017 ha sido reducirle el presupuesto 80% a sostenimiento de Parques Nacionales y un 40% a todas las entidades de investigación adscritas “y claramente afectara iniciativas ambientales y sostenibles en el país, ya que, según él, el Gobierno ha destinado más inversiones a otros sectores no más importantes que este”.

“La desmovilización de las Farc ha producido un cambio del orden territorial y la débil presencia del estado ha permitido la llegada de nuevas organizaciones criminales que están induciendo una masiva degradación ambiental con actividades como la minería ilegal y los cultivos ilícitos”, dijo Prieto.

Enfatiza el experto que hay más intereses económicos que ambientales como se puede reflejar en la capital del país, ya que no hay un sistema eficiente de reciclaje y a nivel nacional no se han dado pasos que procuren la transición hacia energías renovables.

Como lo ha mencionado Periódico del Meta en varios informes, este departamento presenta una de las más altas tasas de deforestación del país. Según cifras oficiales, en los últimos 20 años las hectáreas de selva y bosque deforestadas en el Meta alcanzan a 650.000l; y las consecuencias ya son visibles por cuenta del cambio climático.

 “Estamos en máxima alerta, y tenemos activada la burbuja forestal”, enfatizó la Gobernadora del Meta , Marcela Amaya. La mandataria metense recordó, además, que los municipios que registran mayores tasas de deforestación y pérdida de cobertura boscosa son Uribe, La Macarena, Mesetas, Mapiripán, Puerto Rico y Vista Hermosa. En un informe de Periódico del Meta, se reveló el año anterior que la deforestación está ligado con la dinámica de la guerra en el Meta: Desde el 2012, cuando empezaron los diálogos de La Habana entre el Gobierno y las Farc, el IDEAM inició alertas tempranas sobre el incremento de la deforestación en esta zona del país. Mientras que en ese documento inicial de advertencia nuestro departamento aún no era mencionado, para el segundo semestre del 2013 ya apareció como el tercer foco con más municipios en alertas tempranas.

Los traficantes de madera antes no iban manigua adentro porque podían toparse de frente con un combate y quedar en medio del fuego cruzado. Ahora hay zonas donde hace años no se aparece un guerrillero y hay patrullajes de la Fuerza Pública, destaca Ofer Sánchez, un campesino de Cubarral, beneficiario del programa BanCO2 en el que recibe un auxilio económico por proteger el bosque. Casi.2.000 hectáreas de bosques son protegidas en el Meta con esta estrategia de pago por compensación de carbono.

Amenazas

Según indica el director de Movimiento Ambientalista Colombiano para el próximo año los defensores se verán amenazados por proteger el medio ambiente y lo más grave es que el Estado colombiano no implementa medidas de seguridad para garantizar la vida a estas personas. “Durante el año pasado 37 de ellos líderes fueron asesinados por enfrentar al Estado en temas de minería ilegal, Colombia es el segundo país en la lista, después de Brasil con 49 muertes, sería lamentable que lideráramos la lista”. Cabe recordar que según datos de la Defensoría del Pueblo, sumando las cifras del 2016 y lo reportado hasta el 5 de julio de 2017, a la fecha son 186 los líderes de derechos humanos asesinados en todo el país. Movimiento Ambientalista Colombiano es un grupo de voluntarios que no participa en política pero está decidido a unir esfuerzos para promover la protección y preservación del medio ambiente.

Esta ONG sin ánimo de lucro tiene como objetivo principal contribuir a la solución de problemáticas ambientales implementando procesos pedagógicos, gestionando actividades que aporten en temas como el cambio climático, consumo responsable, agricultura urbana, seguridad alimentaria, estrés hídrico para cumplir con los objetivos del equipo en el que suman fuerzas en torno a la protección ambiental.