Brújula para el campo

Se han generado mapas a escala 1:100.000 para aumentar el nivel de detalle. Tampoco es una camisa de fuerza pero sí hay recomendaciones para tener cultivos más productivos.

Este mes empezará a ser socializado con gremios, campesinos, autoridades locales y empresarios, un instrumento que ayudará a orientar las políticas en el sector del agro.

Pocos lo saben, pero de cada 10 guayaba peras que se consumen en el país, seis se producen en el Meta. Este departamento suple todo el mercado nacional, al igual que en la patilla, donde se cubre el 54,1 por ciento del mercado nacional.

¿Entonces porqué los agricultores se han concentrado en cultivos de más tardío rendimiento o de producción más baja?

En una de las apuestas más grandes que ha tenido el Meta para desarrollar su sector agrícola bajo un criterio técnico y científico, la Secretaría de Desarrollo Agroeconómico del departamento se encuentra en la construcción del Plan de Ordenamiento Productivo y Social de la Propiedad Rural (Popspr).

Este documento, el primero que se construye en la región, es un instrumento de planificación y gestión del desarrollo rural agropecuario, que desde una perspectiva del territorio, orientará la toma de decisiones sobre cuáles son los mejores cultivos o actividades agrícolas que se pueden desarrollar en determinado municipio para obtener mejores rendimientos.

“Servirá para que la institucionalidad oriente sus políticas hacia qué sectores fortalecer, porque se puede generar un desarrollo económico a corto plazo y sostebible, mejorando la calidad de vida de los habitantes. Este plan, en proceso de construcción, nos dirá en qué somos competitivos”, explicó a Periódico del Meta el secretario de Desarrollo Agroeconómico, Alberto Castro Sandoval.

 

Durante casi un año, con apoyo de la Agencia de Cooperación de la Embajada de Estados Unidos (Usaid) y bajo los lineamientos metodológicos que tiene la Unidad de Planificación Rural Agropecuaria (UPRA), se diseñó este documento que será socializado en parte en noviembre y debe estar listo en diciembre próximo.

Se busca que a través de la formulación de estrategias y acciones para la mejora continua de las condiciones de vida de las comunidades que ocupan y usan las tierras principalmente para actividades agropecuarias, a través del ordenamiento productivo y social de la propiedad rural y la gestión de conflictos intersectoriales por el uso de la tierra rural.

César Huertas, economista especializado en Desarrollo Rural, dijo que el plan contiene 11 documentos de diagnóstico que hace claridad frente al panorama actual del sector agrícola.
“Se incluyen variables como las condiciones hídricas, la agricultura familiar y comunitaria, se analizan proceso de reconvención productiva, planificación territorial, sector pecuario y la guía de mercados agropecuarios. La idea es poder establecer un orden de 45 productos en el Meta”, explicó Huertas.

Esos 45 productos se analizaron bajo cinco variables: área sembrada, área cosechada, rendimientos, precios y consumo aparente (relación entre lo que producción, importación y exportación) para saber si el Meta es autosuficiente. De este grupo se extraen 10 productos priorizados, sin descartar los otros 30 (ver cuadro).

Los límites

El Meta tiene ocho millones 500.000 hectáreas de tierras, pero solo en cuatro millones 200.000 se puede cultivar. Los condicionantes como el Plan Integral de Manejo Ambiental o del Área de Manejo Especial de La Macarena (AMEM) y limitantes donde no se pueden hacer procesos de zonificación agropecuaria, es decir parques, resguardos y reservas naturales.

Por eso, esta caracterización es fundamental apuntando a un objetivo más grande que es la construcción de una política pública para el sector agropecuario y que empata con la construcción del Plan de Desarrollo Agropecuario.

“Nosotros estamos en la caracterización de la producción agropecuaria pero queremos que haya una política pública y que el próximo gobierno departamental ya tenga una información actualizada que le sirva para hacer sus planes de desarrollo”, dijo Alberto Castro, apuntando a unos 20 años y se establezcan metas a largo plazo.