Campesinos del Ariari están en quiebra por ‘Colombia Siembra’

Los campesinos del Ariari llegaron a la Plaza Los Libertadores de Villavicencio para exigir soluciones.

Pese a contemplar un plan tan ambicioso como Colombia Siembra, que pretendía elevar en un millón de hectáreas las zonas sembradas en el país, los campesinos insisten en que nunca se planeó la manera en que debían comercializarse los productos sembrados.

Así lo volvieron a plantear este viernes durante una jornada de protesta que los agricultores del Ariari organizaron a través de una caminata que culminó en la Plaza Los Libertadores de Villavicencio, tras seis días de marcha desde Granada.

“El Ministerio de Agricultura nos invitó a sembrar, nosotros aumentamos la producción pensando que estaba bien estructurado el plan, ahora vemos las consecuencias porque no hay quién compre lo que sembramos. Ante esto los comercializadores se aprovechan de los agricultores porque compran barato y venden costoso a los consumidores”, explicó a periodicodelmeta.com Estiven Navarro, líder de la Asociación de Agricultores y Ganaderos del Meta (Agameta).

Los campesinos culpan al Gobierno porque ante la mala planeación, quedaron endeudados y el Estado debería responder por “incentivar a sembrar”, para luego tener que botar los productos. Insistió que ante la gran cantidad de fincas que están en remate por esta situación, “el nuevo desplazamiento de campesinos no lo está promoviendo la guerrilla o los paramilitares sino el mismo Gobierno y el Ministerio de Agricultura”.

Solo en la zona del Ariari se calcula que por lo menos 120 personas están a punto de perder sus propiedades por las deudas con los bancos, en especial en zonas como Fuentedeoro, Puerto Rico y Puerto Lleras, debido a deudas del 2010 al 2013.

Agameta calcula que la deuda asciende a unos 700.000 millones de pesos, por lo que pide 10 años de plazo para pagar los créditos y no perder sus propiedades. Insisten en que el sector financiero debe  ser solidario y dar facilidades de pago para quienes proveen de alimento al país.

Gonzalo Castro, otro de los campesinos del Ariari que se siente afectado, dijo que es necesario que otros sectores como los representantes a la Cámara, senadores y hasta las amas de casa se unan a esta protesta agrícola.

“El presidente Santos debe apersonarse del asunto. Una bolsa de yuca de 60 libras la están pagando a 1.000 pesos, eso es una miseria. Hay más de 25.000 hectáreas en riesgo y más de 1.360 campesinos afectados”, dijo.

Agameta también ha criticado los nulos avances que han tenido las reuniones con el  ministro de  Agricultura, Juan Guillermo Zuluaga.

Tras la protesta el Ministro de Agricultura,  Juan Guillermo Zuluaga,  reiteró  su deseo de reunirse y  dialogar con el campesinado. “ Tengo total disposición y voluntad de hablar con ellos, se los he manifestado desde hace varios días. Ese es mi compromiso como Ministro”, dijo el titular de la cartera de Agricultura.

Agregó que,  en lo que pueda cumplirle al campesinado, lo hará. Sim embargo,  dejó claro que no se puede extralimitar en sus funciones como Ministro.  “Puedo hablar y comprometer solamente lo que pueda hacer. En lo que no podamos, no me comprometo, para que no se generen incumplimientos.”, recalcó el Ministro.

Así mismo, reconoció que hay problemas difíciles por resolver  en la región y  otros a los que hay que buscarles solución, pero con diálogo. “ Aquí tenemos dos caminos, o nos ponemos a pelear y discutir, o  trabajamos. A mí me gusta más el camino del trabajo”, Concluyó.

Zuluga se ha reunido con los campesinos del sur del Meta en 15 oportunidades, para hablar de proyectos productivos y apoyos. Sin embargo, no han llegado a un acuerdo que favorezca las partes.