Celos, detonante de escándalo judicial en el Meta

La desconfianza de un sicario por su amante escaló a tales dimensiones que terminó afectando a los magistrados de las altas esferas judiciales del Meta. Este viernes habrá decisiones.

El peor escándalo en la historia judicial del Meta, que tiene en jaque a tres importantes magistrados del departamento, tuvo como detonante los celos de un sicario. Nadie se imaginaba que el fracaso en la relación íntima entre Marbelly Sofía Jiménez y Smith Bayardo Parra Rincón, alias Manopicha, culpables por los crímenes del truculento caso de ‘Autorrollings’, terminaría escalando posiciones hasta llegar a las altas esferas de la justicia.

Ella, que gozaba de prisión domiciliaria, permanecía en carnavales, rumbas, cabalgatas y conciertos, mientras que él enamorado desde antes de entrar a la cárcel y padre de una de las hijas de Marbelly, encerrado en una celda en Cómbita, Boyacá, no soportó que su mujer estuviera con otros hombres.

Fue tan grande la decepción de ‘Manopicha’ que decidió confesar a la Fiscalía cómo, dónde y a quiénes tuvieron que sobornar para que Marbelly pudiera disfrutar de la casa por cárcel y no estar detrás de los fríos barrotes, pese a tener en ese momento encima una condena de 40 años de cárcel por homicidio. 

Aunque desde el 2013 ‘Manopicha’ había hecho semejante confesión, solo hasta este año se desató el escándalo pues la Fiscalía necesitó tener listas las pruebas de interceptaciones, documentos y un barrido total de elementos que permitieran levantar los cargos por supuesta corrupción de los magistrados de la Sala Penal del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Villavicencio

Se trata de Joel Darío Trejos Londoño, Alcibíades Vargas Bautista y Fausto Rubén Díaz Rodríguez, este último pensionado, quienes aparentemente habrían recibido los sobornos en dineros, regalos y fiestas con prostitutas.

Entre las pruebas que tiene el ente investigador están los autos en que hace salvamento de voto la magistrada, Patricia Rodríguez Torres, integrante de la sala penal de la capital del Meta, y quien llevaba escasos dos meses. Ella muchas veces se apartó de las decisiones de los otros dos colegiados, Alcibíades y Joel.

Así mismo cuenta con actas de sesiones plenas en las que el Tribunal en 2014 y 2015 hizo nombramiento de jueces, hoy implicados en el vergonzoso escándalo por supuesta deshonestidad en el cumplimiento de sus funciones.

La solicitud de medida de aseguramiento en establecimiento carcelario está para resolver mañana viernes, por el magistrado con función de control de garantías del Tribunal Superior de Bogotá, Fernando Adolfo Pareja Reinemer, instructor de las diligencias (vea nota secundaria).

Claro, porque lo que desató Smith fue una verdadera caja de pandora en la que se descubrió que otros delincuentes se estaban beneficiando con las decisiones de los jueces y magistrados, a cambio de dádivas.

La Fiscalía tiene información incautada de los computadores de los magistrados investigados, testimonios de algunos de los delincuentes supuestamente favorecidos con las decisiones de los magistrados, como también, testimonios de investigadores que adelantaron el recaudo probatorio, entre otros elementos que no han sido puestos en conocimiento.

La situación es bastante compleja por la cantidad de hechos enunciados y que, para producirse una decisión, el Tribunal en Bogotá debe emitir una decisión integral valorando las pruebas tanto de la Fiscalía como la de los implicados, brindando garantías procesales a las partes.

Los delitos que investiga la Fiscalía son prevaricato por acción y omisión, concierto para delinquir y cohecho propio.

Las investigaciones comenzaron en 2013, no solo contra los magistrados, sino también contra jueces, fiscales, investigadores del CTI, funcionarios del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses en el Meta, funcionarios de la cárcel de Villavicencio y abogados.

Según la Fiscalía, la sala penal del Tribunal Superior en Villavicencio se convirtió en venta de sentencias a favor de criminales sin importar las víctimas.

Con las decisiones se habrían favorecido, además de la pareja Marbelly Sofía y Smith Bayardo, Martín Farfán Díaz, alias ‘Pijarbey’, Edison Guillermo Velásquez Álvarez, alias ‘Farid’; Hernán Darío Giraldo Gaviaría, alias ‘Cesarín’ y Dani Doria Castillo, alias ‘Bacalao’, este último sobrino del extinto jefe paramilitar alias ’Cuchillo’.

Otros investigados

Los otros investigados por supuesta corrupción en la justicia son: Javier Eduardo Aldana, Carlos Hernán Garzón, Claudia Silgado, Germán Beltrán, Carlos Arturo Rodríguez Acosta, Omar de la Hoz, Carlos Galarza, Carlos Hugo Alfonso, Néstor Valderrama, Luis Everth Salazar y Aida Salgado.

El Juez Primero Penal Municipal Ambulante con función de control de garantías quedó en libertad la tarde del jueves 19 de julio, en razón a que el delito por el que es investigado no comporta una detención preventiva.

Sin embargo, la Fiscalía apeló tal decisión y en próximos días deberá de resolver un Juez de conocimiento.

Los delitos que investiga la Fiscalía son prevaricato por acción y omisión, concierto para delinquir, cohecho propio.

En desarrollo de las audiencias de imputación de cargos a los tres magistrados, la fiscalía dijo que estos, habrían estado departiendo con mujeres, licor y plata, entregada por Marbelly Sofía y Smith Bayardo, en un centro recreacional denominado “Palo Verde” situado en la vereda de Apiay.

Supuestamente habría recibido 150 millones de pesos con promesas remuneratorias hasta 3.000 millones de pesos con tal de que el proceso en segunda instancia fallara a favor, en el que Smith, está condenado a 39 años y ella, recientemente, le subieron la pena a 52 años de prisión.

En este caso resultó mencionado el magistrado, Alberto Rojas Ríos, de la Corte Constitucional, por tanta insistencia ante la sala de revisión constitucional de Tutelas, para que fuera revisada la acción de Marbelly Sofía, y que finalmente se rechazó la solicitud de la reclusa.

El abogado de Sofía, Juan José Velásquez, resultó salpicado porque además de ser el abogado de confianza de Sofía, supuestamente era el enlace de ella con los magistrados.

Día crucial para los magistrados

El viernes 4 de agosto es un día crucial para los magistrados, Alcibíades Vargas Bautista, Joel Darío Trejos Londoño y Fausto Rubén Díaz Rodríguez, este último ya pensionado.

Luego de varios días y de garantías procesales, a las 3:00 de la tarde, se pronunciará la sala penal del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá.

El magistrado, Fernando Adolfo Pareja Reinemer, será quien haga lectura de la decisión que tomó el Tribunal, en el sentido si accede a la petición de la Fiscalía de enviar a la cárcel con medida de aseguramiento a los tres procesados, o sustituirá la detención intramuros por la domiciliaria en los respectivos lugares de residencia de cada uno, o negará la imposición de medida de aseguramiento privativa de la libertad.

Independientemente de la decisión que profiera la alta corporación en Bogotá, vendrá la apelación contra dicha decisión para que resuelvan en segunda instancia.

Posteriormente seguirá la audiencia de formulación de acusación que es la apertura para llamar a juicio a los magistrados.

Nombramientos de reemplazos

Entretanto ya se posesionaron los ex fiscales, ambos santandereanos, Florián Sanabria Naranjo y Silvia Carolina Rodríguez Parra, como magistrados de la sala penal del Tribunal Superior de Villavicencio, tras ser nombrados por la Corte Suprema de Justicia en temporalidad.

Los nombramientos se produjeron luego que la sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura en Bogotá decretó la suspensión provisional por 90 días de Joel Darío y Alcibíades, por una investigación en esa corporación.

Esa investigación es aparte a la que adelanta la Fiscalía Octava Delegada ante la Corte Suprema de Justicia.

Los encargos de los nuevos magistrados pueden ser prorrogables de acuerdo a cómo evolucionen las investigaciones de los implicados en escándalos por corrupción.