lunes, 22 de abril de 2024
Particulares Pico y placa Lunes 9 y 0

Charlatanes | Opinión


Charlatanes | Opinión 1
Rafael H. Salamanca

COMPARTE

Las redes dispararon a los charlatanes al abolir el filtro ético, de calidad y contenido del discurso. Publicar mi primera novela me exigió no sólo un largo trabajo de escritura creativa sino el alto costo editorial y de distribución en las librerías. Los artículos de prensa deben sortear el filtro crítico de editores que no publican cualquier cosa. 

En las redes, en cambio, cualquiera publica lo primero que se le ocurre, sin crítica y sin costo. Hasta nuestro presidente trina sin sintaxis, sin verdad, sin rubor y sin ortografía.  

Señalo hoy a quienes respaldados en la “ciencia”, en este caso médicos, orquestan un boyante negocio con la ignorancia de la gente. El famoso “Dr. Bayter”, es el último. Pagado de su vulgaridad y de su físico de Tarzán se promociona como modelo científico de nutrición “sanadora”. Retomando la vieja Dieta Keto del Dr. Atkins (quien murió de obesidad mórbida clandestina) declara que los carbohidratos son venenos y que lo mejor para la salud es la grasa. Este folclórico predicador de secta afirma cosas como esta: “mire lo que tiene su cuerpo por dentro, todo rojo carne, no veo nada de aceite de oliva, ni de papa, ni de arroz, ni de yuca”. Habría que responderle: “mire lo que tiene una vaca por dentro, todo rojo carne, no veo nada verde de pasto” ¡Él, que se dice sabio de la bioquímica, desconoce el milagro de la química! Acepta el valor nutricional del huevo y del aguacate, pero afirma fresco que las frutas no contienen vitaminas, que su jugo es tóxico y que los carbohidratos todos (frutas, tubérculos, granos, semillas) matan porque elevan la ominosa insulina, la nueva pérfida del paseo metabólico. 

Así, de tajo les desaparece el arroz a los asiáticos, el trigo a los europeos, la pasta a los italianos, el pan a los franceses, la papa y el maíz a los americanos, la yuca a los llaneros y el arequipe a los boyacos. 

Son declaraciones criminales. No tan sólo patrañas insostenibles ante la ciencia, sino payasadas letales. ¿Si un enfermo coronario lo sigue y se atiborra de tocineta qué podría sucederle? ¿Respondería el predicador por su vida? 


Rafael H. Salamanca

Periódico del Meta realiza una reserva expresa de las reproducciones y usos de las obras y otras prestaciones accesibles desde este sitio web a medios de lectura mecánica u otros medios que resulten adecuados a tal fin. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.


Entérese de toda la información


Conéctese a nuestras redes sociales