Construcción con optimismo

El crecimiento de la construcción dependerá también de los precios de la tierra y de número de unidades por hectárea.

El sector cree que en ciudades como Villavicencio puede haber más oportunidades de lograr las proyecciones de crecimiento.

El 2019 viene con perspectivas positivas para el sector de la construcción en el país. Para la Cámara Colombiana de la Construcción, el próximo año se prevé bajo un entorno de recuperación gradual y con expectativas positivas sobre la economía.
Al citar el informe ‘Pronóstico Global del sector Construcción’ de la firma Timetric, el gremio estima que el sector constructor en Colombia tiene potencialidad de crecer en promedio un 3,2% en los próximos cinco años soportado por un buen desempeño de los dos subsectores (edificaciones e infraestructura).
La construcción de edificaciones en el país se ha visto altamente impactada por la coyuntura macroeconómica, por lo que en los últimos dos años ha permanecido en una fase de ajuste. Se espera que en 2019 el crecimiento del sector edificador llegue al 3,1% anual. Sin embargo, esta tasa de crecimiento podría llegar a ubicarse en 4,1%, derivada del efecto positivo sobre la generación de valor agregado de las nuevas iniciativas en materia habitacional dispuestas por el Gobierno.
En ese sentido, para que estas previsiones logren materializarse será fundamental monitorear la dinámica de estabilización y recuperación en los próximos meses.
Voceros de compañías del sector como Arvinco, que en Villavicencio logró ejecutar un proyecto de altura como Mirador del Llano, están en un ambiente de positivismo para los próximos años.
“El protagonista del mercado en temas de construcción seguirá siendo la vivienda social, y para que las constructoras sigan edificando este tipo de vivienda, requerimos que el gobierno nos mantenga nuestros beneficios, ya que los dos últimos años han sido muy duros para el gremio en general. Por esta razón estamos pensado en el futuro y en las nuevas oportunidades de crecimiento que tenemos en las diferentes regiones del país, expandirnos y consolidarnos con nuevos proyectos en las ciudades de Bogotá, Cali y Armenia serán nuestro objetivo principal para el 2019 y 2020”, dijo a Periódico del Meta José Joaquín Caicedo, gerente de Arvinco.
De acuerdo con las matrices de utilización de las Cuentas Nacionales, en el año 2016 el valor de la producción del sector de edificaciones ascendió a $74,9 billones, en donde la construcción no residencial representó el 41%. Lo anterior evidencia que el desempeño del segmento no residencial será fundamental para dinamizar la actividad sectorial, por lo que analizar su desempeño reciente y sus perspectivas resulta relevante.
“Nuestro mayor reto ha sido construir vivienda de interés social, ya que logramos 1.140 apartamentos en torres de 12 y 15 pisos en la ciudad de Villavicencio donde no se había visto antes este tipo de construcción y características. Por eso apoyamos la continuidad de los programas de Mi Casa Ya y Frech VIS, pues incentivan la compra de proyectos como el Mirador del Llano I, que continuamos desarrollando en la ciudad de Villavicencio”, manifiesto Caicedo.
Se espera el sector venda más de 102.200 unidades que serán del segmento VIS, 50.300 en el segmento medio y 23.100 en el segmento alto.
El constructor dice que con el nuevo Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de Villavicencio en cuanto a construcción de VIS será un poco más complejo ejecutar proyectos porque son muy pocas las cantidades de unidades exigidas por hectáreas, entonces, para desarrollar proyectos grandes, el precio de los lotes debe ser muy económico “y terreno barato no hay en la capital del Meta”.
“Con que sigamos teniendo beneficios como descuentos de IVA y deducciones en otros impuestos generales, los constructores estarán tranquilos”, concluyó el constructor.