Costo de vida aumentó en Villavicencio en el último trimestre

Foto: tomada de El Espectador

De acuerdo con el último Boletín Económico Regional del Banco de la República, durante  el tercer trimestre de 2019, la inflación, medida por el Índice de Precios al Consumidor (IPC), presentó un incremento de 2,98% en Villavicencio.

La cifra, según el Dane, es superior a la reportada en el mismo periodo del año anterior,  sin embargo, se situó por debajo del total nacional, que llegó al cierre del tercer trimestre a 3,82%.

El comportamiento histórico de este indicador continuó la tendencia progresiva al alza que se registra desde mayo de 2018 en la ciudad.

El grupo que generó el mayor costo para los llaneros, en el tercer trimestre del año, fue el correspondiente a alimentos y comidas fuera del hogar (CFH), sobre todo por el aumento de precios de los alimentos primarios o perecederos, seguidos de lejos por los procesados y las CFH.

El segundo grupo que registró un alza importante fue el de las frutas frescas, el arroz, los huevos, el tomate y los plátanos.

De acuerdo con el Banco de la República, el aumento del precio en  estos alimentos, se dio en alguna medida, por el cierre total de la vía al Llano, que tuvo lugar entre junio y septiembre del año en curso y afectó el abastecimiento de algunos productos; al igual que por factores de orden nacional que originaron presiones alcistas (alza de precios), tales como el Fenómeno del Niño que se dio a finales del año anterior y mediados del presente, la transmisión de la depreciación del peso y el impuesto plurifásico a las gaseosas y otras bebidas azucaradas.

Asimismo, la entidad oficial señala que  el alza en los precios de la ciudad también se asocia con el aumento de la subcanasta de productos regulados, que en el acumulado a septiembre mostró incrementos en las tarifas del suministro de agua y en los servicios de recogida de basuras, gas y electricidad; aunque reveló un particular descenso en el renglón de combustibles para vehículos, el cual pudo relacionarse con el subsidio en la tarifa otorgado por el Gobierno como medida ante el cierre de la vía al Llano.

Aunque en menor proporción, también se evidenciaron aumentos tanto en la subcanasta de los bienes no transables como en la de transables, ambos casos sin incluir alimentos ni regulados.

En el primer caso, las presiones alcistas, en lo corrido a septiembre, se dieron en el gasto en servicios de la vivienda ocupada por sus propietarios, arriendo efectivo y servicios educativos desde el nivel preescolar hasta el universitario; mientras que, en el segundo, se destacó el alza en los precios de vehículos particulares y artículos para la higiene corporal.