Deslizamiento de grandes proporciones mantiene cerrada la vía al Llano

La situación en la carretera Bogotá- Villavicencio cada vez se torna más compleja. A los cierres  presentados este lunes desde tempranas horas de la madrugada, provocados por deslizamientos de tierra, se suma un nuevo deslizamiento de grandes proporciones ( 6.000 M3 de piedra, lodo y tierra), que se registró hacia las 8:50 de la mañana de este martes  en el kilómetro 58 del carreteable, en cercanías al municipio de Guayabetal, que generó otra vez cierre del tráfico vehicular en ambos sentidos de la vía más importante de acceso a los Llanos.

La concesionaria Coviandes y la Policía de Carreteras también dispusieron cierres en los kilómetros 0, 35, peaje Naranjal, peaje Pipiral y el Kilómetro 82, de forma preventiva, lo que ha generado malestar en los usuarios de la vía, que permanecen en el carreteble desde tempranas horas de la mañana esperando que las autoridades autoricen el paso vehícular.

 Álvaro Jaramillo, director (E) de Operación Vial de Coviandes, informó que desde esa hora,   el concesionario dispuso más de 20 volquetas, retroexcavadoras y cargadores para adelantar los trabajos de remoción de material en la vía y dar paso a los vehículos que se encuentran represados en la carretera  desde tempranas horas de la mañana.

No obstante, señaló que de continuar cayendo material, los trabajos serán suspendidos hasta tanto haya condiciones de seguridad.

Por ahora, no hay tiempo de apertura de la vía.

Publicidad