El año nefasto

Puente La Pala, estructura en construcción en el kilómetro 65 de la Vía al Llano

Sin contar 1974 cuando más de 500 personas murieron en la tragedia de Quebrada Blanca, el 2018 pasará a la historia como el más nefasto para la vía al Llano.

Además de las 14 personas que fallecieron en las dos tragedias ocurridas, una en Chirajara el 15 de enero pasado, y otra el lunes de esta semana en el sitio La Pala, hay que tener en cuenta las que perecieron por el deslizamiento que dejó cuatro miembros de una familia sepultados cerca de los falsos túneles del kilómetro 46 en junio pasado y los más de 10 muertos en accidentes automovilísticos a lo largo del trayecto.

Pero es nefasto también porque los deslizamientos del kilómetro 64+200 y otros puntos dejaron en zozobra a la vía y a los llaneros por más de cuatro meses del año. La temporada turística de mitad de año y de la semana de receso de octubre prácticamente fue pérdida, pues en ningún caso los hoteles reportaron más del 60 porciento de ocupación.

Por eso, los visitantes y los mismos metenses tienen la inquietud de si la vía está en condiciones de garantizar la movilidad para la temporada de fin de año, teniendo en cuenta que se siguen haciendo cierres viales por los trabajos de las dobles calzadas.

Con todo, la muerte de los cinco trabajadores en La Pala, el pasado 26 de noviembre producto al parecer de un accidente laboral, es parte de ese lastre que ha traído la carretera este año.

Para completar, hace una semana también se conocieron unos audios en donde el testigo clave en el caso Odebrecht, Jorge Enrique Pizano, dialoga con Alberto Mariño Samper, gerente de Coviandes, sobre las sospechas que les generaba la multinacional de la construcción en sus relaciones con el Grupo Aval. Aunque el ejecutivo ha dado respuestas claras sobre esa conversación, no deja de causar inquietud que alguien relacionado con nuestra vía al Llano esté salpicado por ese escándalo.

Y para completar, todo coincide con noviembre, el mes en el que habitualmente se suben las tarifas de los peajes. Los usuarios no se acostumbran a esta alza; en el imaginario colectivo ya se conoce que son los más caros del país, pero lo que ha pasado a lo largo de estos 11 meses aumenta el rechazo hacia la concesionaria.

La congresista Maritza Martínez reiteró la solicitud al Ministerio de Transporte de evaluar el alza en los peajes de la vía al Llano, el cual, según ella, no corresponde con la calidad y seguridad de la misma. Sin embargo, será muy difícil que el estado de la situación cambie, ya que todo hace parte de la financiación de las obras y de la manera en que el Grupo Aval recupera su inversión. Es cuestión de negocios.