El invierno no da tregua en Villavicencio

Las intensas lluvias que se registraron la noche del domingo en  la parte alta de la cordillera oriental provocaron que la fuerza de las aguas del río Guayuriba rompieran nuevamente el jarillón en su margen derecha, en el sector de Cemex. El comportamiento del río provocó que el dique se abriera en aproximadamente 60 metros causando una fuerte presión en la salida del agua.

Según reportes de la Oficina de Gestión del Riesgo del municipio, hay afectaciones en algunas viviendas del sector, sin embargo, la emergencia ya fue atendida por los organismos de socorro.

Durante la madrugada la vía que comunica a Acacías fue cerrada ya que gran parte de las aguas llegaron hasta la carretera. Sin embargo, la situación fue controlada por los organismos de socorro y personal de Invías que atienden la emergencia. Por el momento, no hay restricción vehicular en la vía.

 Por ahora, personal de la Oficina de Gestión del Riesgo y  el Cuerpo de Bomberos de Acacías adelantan la remoción de árboles y material de la vía.

“Hay que esperar a que el nivel del río baje para adelantar trabajos de encausamiento y para que las volquetas puedan entrar al sitio. En este momento es imposible”, indicó Juan Carlos Guzmán, director de la Oficina de Gestión del riesgo del municipio.

Las fuertes corrientes del río Guatiquía también afectaron la margen izquierda del jarillón que se levantó para evitar inundaciones en el suroriente de la capital del Meta. Se mantienen monitoreadas la vereda La Aurora y Chorillano, por presentar riesgo de inundación.

Otra emergencia se presentó en el sector de Parcelas del Progreso, donde el río Guatiquía se desbordó afectando la vía. Por ahora, centenares de familias permanecen aisladas.

Mientras que en el sector de La Argentina el río Guatiquía se desbordó hacia la vía Quebrada Negra causando inundaciones en la invasión conjocida como La Aldea.

Organismo de socorro permanecen alerta ante posible aumento en el caudal de estos ríos.