El Meta de ambiente

Nelson López

Para abastecer de alimentos a la población mundial, la producción tendrá que aumentar 40% en 2030 y 70% en 2050. Eso quiere decir que el área agrícola actual tendría que doblarse en otras 1.500 millones de hectáreas.

El problema es que los suelos aptos se han agotado. La alternativa es la innovación en biotecnología y el uso sostenible de las 445 millones de hectáreas aptas que quedan en el mundo, según el Banco Mundial.

La mayor parte de esta área se encuentra en África y Latinoamérica (28%). En lo que nos toca, la principal área agrícola potencial de Colombia está en la Orinoquia. Solo el Meta tiene algo más de dos millones de hectáreas de suelos agrícolas disponibles, cerca del 30% del área agrícola actual del país.

Pero la región necesita preservar su megadiversidad, ya presionada por la actividad petrolera, con sistemas productivos sostenibles para el aprovechamiento responsable de los recursos naturales. Y hay casos exitosos que poco se conocen. El proyecto de Cooperación Verde en Planas, Puerto Gaitán, recibió el Premio BIBO Colombia 2019 en la categoría Construcción de Paisajes Sostenibles.

Está clasificado entre los 500 mejores proyectos ambientales de Latinoamérica y figura en el puesto 11 en captura de carbono. Recuperó 1.800 hectáreas de suelos degradados, donde desarrolla un sistema integrado sostenible de agricultura, forestales y pecuarios.

Con venta de 240 mil bonos de carbono, 25 millones de abejas para la producción de miel, conservación de bosques de galería y generación de empleo local. Un sistema ejemplar de economía circular.

Este proyecto junto con casos exitosos sostenibles de Costa Rica, el programa educativo ambiental más grande del país llamado Red de Escenarios Pedagógicos en Orquídeas que opera en el Meta y la participación del reconocido ambientalista Julio Carrizosa, estarán este viernes en el Conversatorio de Desarrollo Sostenible, organizado por Cormacarena en ExpoMalocas Académico.