El novelón de la izquierda en el Meta

El exgobernador del Meta, Alan jara, el exprecandidato Jhon Jairo Rey y el alcalde de Villavicencio Felipe Harman

El novelón de la izquierda en el Meta no termina. La oficialización de la salida de Jhon Jairo Rey de la baraja política para la Cámara de Representantes, debido al retiro del respaldo del grupo político del alcalde Felipe Harman, se suma el escándalo por la carta en donde lo relaciona directamente por la influencia de Alan Jara en la toma de decisiones en dicho grupo.

La convocatoria, a través de sus redes sociales, para una rueda de prensa en la que se especulaba se mencionarían las razones de su salida de la lista de aspirantes, el exsecretario privado de Harman y su mano derecha en el Concejo, estuvo rodeada de un ambiente extraño porque en su perfil de Twitter había escrito que personas de su mismo equipo y recibiendo ordenes externas, le habían hackeado su perfil en Facebook: “¿A quién incomoda que yo hable?”, manifestó Rey. Comunicado.

Comunicado.

Sin embargo, los medios de comunicación locales estaban a la expectativa de que se realizara la rueda de prensa pero, horas antes, el entonces precandidato a la Cámara canceló la reunión con los periodistas supuestamente por no existir garantías para su realización. “Mis redes sociales fueron usurpadas y hackeadas por personas que obedecen y atienden instrucciones de aquellos que obstaculizaron nuestro proyecto político”, reiteró quien por años fue del círculo más cercano del alcalde Felipe Harman.

Lo curioso es que este último anuncio lo realizó Rey en un comunicado publicado en sus mismas redes.

En dicho escrito, el abogado con maestría en estudios políticos, expresa que por acuerdos entre Alan Jara y el grupo político del alcalde Harman, se le retiró el apoyo por no callar las denuncias que desde antes de la campaña hizo, según él, de los actos de corrupción del exgobernador del Meta. Asegura J.J. que él no traicionaría sus principios y valores políticos, haciendo alusión que no dejaría de denunciar actos de corrupción.

Sin embargo, algunos críticos de este triste episodio de la política parroquial, cuestionaron que de ser cierto que J.J. quisiera denunciar actos de corrupción, hubiera usado el mismo comunicado para especificar dichas irregularidades.

Excepto el de Alan Jara, a quien acusa de ser el determinador para que no fuera el candidato del grupo político del alcalde de Villavicencio, no menciona quién es el reconocido actor político, pero de quienes muchos especulan es el mismo alcalde Felipe Harman.

Rey tampoco da a conocer cuáles eran las garantías que no existían para realizar la rueda de prensa; no da nombres de las personas de su equipo que supuestamente usurparon sus redes, ni de quiénes recibieron la orden para tal hecho.

Con este comunicado y con tantos interrogantes sin resolver, pareciera que a J.J. le siguen fallando las estrategias de comunicación, las mismas que como precandidato dio en su corta carrera política.

Periódico del Meta y varios de sus periodistas intentaron comunicarse en varias oportunidades con Jhon Jairo Rey para conocer de su propia voz las respuestas a estos interrogantes, pero no fue posible que contestara las llamadas ni los mensajes.

“No aclare porque oscurece”, decían los abuelos llaneros hace muchos años.