En medio de dudas por malos manejos, hoy eligen miembros de Junta Directiva en la CCV

DCIM100MEDIADJI_0001.JPG

A través de un comunicado del 3 de diciembre, César Díaz Medina, representante al movimiento cívico Comerciante Vital, pidió cero corrupciones en la Cámara de Comercio de Villavicencio (CCV).
En la comunicación, el exdirectivo de la CCV recordó que la entidad presenta problemas financieros por los altos gastos administrativos, representados por la contratación de personal, excesivos honorarios, bajo flujo de efectivo y gastos de viaje pagados a directivos que no dieron beneficios a la entidad.
César Díaz, quien en el Taller ‘Construyendo País’, realizado por el presidente Iván Duque en Villavicencio el 29 de septiembre pasado y quien solicitó que la entidad debería intervenirse, manifestó en este comunicado que la iliquidez en la Cámara de Comercio de Villavicencio acumuló obligaciones pendientes por pagar a los proveedores.
Según algunos directivos consultados por Periódico del Meta, aseguraron a este medio que la última semana del mes de noviembre, la Revisoría Fiscal entregó otro informe en donde se dice que el déficit del 2018 es superior a los 4.300 millones de pesos.
El exdirectivo hace referencia en su comunicado a una revisoría fiscal, de cuyo informe ya tienen conocimiento la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) y la Contraloría General de la Nación, que lanza alertas sobre varios puntos débiles en las finanzas de la entidad gremial. Dicho informe fue analizado por Periódico del Meta, que ya había publicado un artículo sobre estos temas en agosto pasado.
Sin embargo, y aun cuando Díaz señala que dichas deficiencias administrativas “son producto de una inadecuada gestión en el control presupuestal y una deficiente planeación financiera por parte de los administradores de la entidad”, (informe de Revisoría Fiscal CCVRF-005-2017), la CCV no ha tomado un nuevo rumbo desde agosto del año en curso, cuando se tuvo conocimiento de las problemáticas que afronta la entidad gremial.
Algunas personas cercanas a la CCV indican que “no se entiende cómo a ocho integrantes de la junta directiva se le renovó el contrato laboral por tres años más al actual presidente de la entidad, quien tiene un salario de catorce millones de pesos mensuales, además de tener viáticos y una tarjeta de representación para sus gastos de representación por varios millones más”.
El hecho generó polémica dentro de un circulo de exdirectivos y comerciantes que conocen de la crisis que enfrenta actualmente la entidad gremial más importante de la Orinoquia, y que, según los informes de la Revisoría Fiscal, son por causa de los malos manejos administrativos que le ha dado la presidencia de Leonardo Baquero.
Ante el déficit financiero y para poder pagar la nómina de fin de año, la junta directiva aprobó a la presidencia la solicitud para gestionar un crédito por 1.300 millones de pesos.
Por ahora, el debate sigue abierto y no es para menos, este viernes seis de diciembre hay elecciones en la entidad gremial para elegir la nueva junta directiva de la CCV que estará por un periodo de cuatro años.
Sobre estas elecciones, César Díaz dijo en entrevista al noticiero radial Noticias YA, que hay un grupo de comerciantes que fueron expulsados por la Superintendencia de Industria Comercio y que aún así quieren seguir manejando los hilos de la entidad detrás de algunos candidatos a la Cámara.
La denuncia por este hecho, ya fue interpuesta por Díaz y otros comerciantes ante la Fiscalía General de la Nación, a los que señalan de concierto para delinquir. Según Díaz, en la Cámara de Comercio de Villavicencio se han presentado varias irregularidades.
En el año 2012 fueron eliminadas de la base de datos de la entidad 4.100 empresas fachada o de papel, hecho que fue denunciado por la SIC, pero después de seis años aún no hay responsables ante las autoridades.
El exdirectivo denuncia, además, que los exdirectivos Cindy Beltrán, Héctor Hugo López (actual director de Idermeta) y Dimas Pandales, que fueron sancionados en su momento por la Superintendencia, lamentablemente siguen vigentes, uno de ellos 58 empresas que crearon con el fin de perpetuarse en el poder y denunciados en un expediente de 19 carpetas.
Las denuncias tienen que ver con un supuesto carrusel de la contratación, nóminas paralelas y relación de actuales directivos con casos de contratación triangulada, con empresas fachadas dentro de la entidad gremial.
Uno de los casos dice el vocero de comerciante vital, tiene que ver con siete empresas creadas por Hugo López, actual director de Idermeta.
Estas empresas tienen el mismo correo electrónico y están representadas por Édgar Orlando Sánchez Cifuentes, Ana Lucia Pérez Zapata y otras personas que son monitores y contratistas del Idermeta.
“Son profesores y licenciados que los hacen matricularse en la Cámara para darles contratos y así de esta forma tienen fijo el voto que les garantice una curul de directivo en la entidad” , anota Díaz.
Aunque con escepticismo, pero con el panorama incierto, se espera que la participación de los comerciantes y empresarios afiliados no solo sea amplia sino que permita elegir unos directivos que aseguren un mejor futuro a la entidad gremial, dijeron algunos de los comerciantes que votarán próximamente.