En Semana por la Paz invitan a la reconciliación y la esperanza.

Autoridades de la capital del Meta y mujeres privadas de la libertad se unen en la organización de una semana por la pacificación.

Con un llamado a seguir el mensaje de paz que trajo el Papa Francisco y sin dejar atrás la crisis que viven las personas privadas de la libertad, Gisel Arroyo, asesora de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobierno del municipio, dio inicio el pasado viernes  a la semana por la paz en una ceremonia realizada en el patio de mujeres de la cárcel de Villavicencio.

La actividad, bajo el lema “ la búsqueda de la paz es un trabajo abierto, una tarea que no da tregua y que exige el compromiso de todos “, contó con la participación de 144 internas, que pese a estar privadas de la libertad, han asumido con  compromiso  las actividades que se adelantan en el centro carcelario.  

La asesora de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobierno del municipio fue enfática en que en esta oportunidad la ‘Semana por la Paz’ está enfocada en generar actividades que potencien el bienestar de la población en condición de reclusión y también en llevar el mensaje de reconciliación que sembró el Papa durante su paso por Villavicencio.    

“Nuestra intención es trasladar este mensaje a las personas privadas de la libertad, que por una u otra razón no pudieron ser partícipes de la llegada del Santo Papa, por eso estamos en la tarea de trascender en los mensajes y el legado que nos dejó el Santo Padre”, sustuvo la funcionaria

La Semana por la Paz, liderada por  la oficina de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobierno, Secretaría de Gestión Social, Secretaría de Medio Ambiente, Secretaría de la Mujer y Equidad de Género, entre otras; es celebrada con actividades lúdicas, jornadas de reflexión, lectura, cuentería, rumba aeróbica,  actos simbólicos y actividades artísticas en colegios, así como en cada una de las ocho comunas y siete corregimientos del municipio.

La  actividad, que finaliza este viernes busca entre otras, crear un clima de apoyo y compromiso con los cuales los villavicenses aporten  a la consecución de la convivencia, reconciliación y armonía.