Esta es la parte oscura del Mundial de Catar

¿Por qué es tan polémico el Mundial de fútbol en Catar?

Son muchos los cuestionamientos que se hacen a alrededor de Catar, país que fue escogido en el año 2010 como sede de uno de los eventos deportivos más grandes a nivel internacional, por irregularidades en Derechos Humanos. 

En el centro de las críticas están las múltiples construcciones a marchas forzadas realizadas por decenas de miles de trabajadores migrantes en condiciones difíciles, con temperaturas asfixiantes y con salarios poco dignos, además de las prohibiciones a las que todavía están sometidos los cataríes.

Trabajadores extranjeros 

Para el torneo, Catar ha tenido que construir desde cero, cerca de ochos escenarios deportivos, un aeropuerto, un sistema de metro y varias carreteras, con mano de obra extranjera que, según expertos, no tienen garantías laborales. 

En 2016, Amnistía Internacional (AI) acusó a la monarquía catarí de usar mano de obra forzada: trabajadores que vivían hacinados, pagaban para ser contratados, no cobraban a tiempo y tenían sus pasaportes confiscados.
Y aunque en el 2017, el gobierno catarí implementó medidas para proteger a estos trabajadores, en 2021 la prensa británica afirmó que 6.500 de estos migrantes provenientes de India, Pakistán, Nepal, Bangladesh y Sri Lanka, habían muerto en Catar desde que el país logró la candidatura.
La Organización Internacional del Trabajo (OIT), asegura que las principales causas de estas muertes son las caídas de lugares altos, los accidente de tráfico y la caída de objetos.

Prohibiciones 

Además de las condiciones laborales, la decisión de organizar el torneo en un país donde la homosexualidad es ilegal, ha sido muy criticada. Además, las mujeres también son motivo de preocupación en el primer país árabe que acogerá un Mundial.

Es tanto así, que los medios tienen que detallar el código de vestuario para las mujeres extranjeras que viajan a un territorio en el que, en el papel, tienen menos derechos que en sus naciones de origen. También explicar si se puede o no consumir cerveza durante el evento futbolístico porque en esa nación musulmana el licor está reglamentado.

Sin embargo, Al-Thawadi, máxima autoridad de la organización en Catar, aseguró que todo el mundo será bienvenido y que la seguridad de los asistentes estará garantizada.

«Somos un país relativamente conservador, lo que significa que las muestras de afecto en público no forman parte de nuestra cultura. Pero la hospitalidad y la acogida de personas de diferentes partes del mundo en nuestro país forman parte de nuestra cultura«.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter