Guayupe, ahora en Cumaral

Concesionaria que construye la doble calzada Villavicencio- Yopal rescató elementos arqueológicos en el sector de la variante de Cumaral, que al parecer podrían ser de esta cultura.

Un grupo de 50 personas que conforman el grupo de arqueología de la Concesionaria Covioriente, la cual desarrolla las obras de excavación para la construcción de la doble calzada entre Villavicencio y Yopal, descubrió una serie de elementos que podrían ser de la cultura Guayupe.


“Hemos hallado fragmentos de cerámica, algunas herramientas en piedra como manos de moler y urnas funerarias; estas últimas, por sus características decorativas y estilísticas pueden ser asociadas a la cultura Guayupe”, indicó el arqueólogo Juan Carlos Rubiano, de Covioriente.


El reporte de lo hallado fue informado de inmediato por la Concesionaria al Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ICANH) y a la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), de acuerdo con lo establecido en el permiso de intervención arqueológica. N° 7084 otorgado por el Instituto, adscrito al Ministerio de Cultura.


Aunque no fue preciso establecer cuántas piezas han sido halladas, la Concesionaria informó que seguirá atenta a proteger el patrimonio arqueológico y determinará en común acuerdo con el ICANH, el manejo de los hallazgos que se presenten durante la ejecución del Proyecto corredor vial Villavicencio – Yopal.


Los guayupe fue un pueblo indígena que se supone habitó gran parte del actual departamento del Meta antes de la invasión española
Juana Salamanca Uribe, historiadora y periodista de la Jorge Tadeo Lozano relata que en el siglo XVI la familia indígena Guayupe ocupaba el suroeste del actual departamento del Meta.

“Distribuidos en diferentes asentamientos, los guayupe fueron agricultores, pescadores y comerciantes. Productos como el yopo (alucinógeno), plumas, cueros de felino, coca, miel, cera, totumos, madera, pescado, maíz y algodón, así como humanos destinados al sacrificio, fueron objeto de intercambio entre la misma comunidad y entre esta y los muiscas, a través de asentamientos guayupes en la cordillera, como el de Guayabetal”, dice la experta.


En la región de los Llanos Orientales se han registrado más de 107 sitios arqueológicos, ubicados en 24 de los 59 municipios que comprenden la región, de acuerdo al ICANH.


El más famosos puede ser el de Puerto Santander, en Fuentedeoro, cuando en julio de 1990 empezaron los trabajadores a hacer las excavaciones para el alcantarillado y se empezaron a hallar muestras “de tiestos”, como les decían los pobladores en esa época.
A raíz de los hallazgos hechos por la apertura del alcantarillado, en 1990 y 1992 el Instituto Colombiano de Antropología envió a dos arqueólogas para recuperar las piezas.


Con dos años de diferencia, las arqueólogas dedicaron gran parte de su tiempo a extraer las piezas, identificarlas, tomarles fotografías, y tomar muestras para enviar al instituto y tratar de fechar el momento de su creación.


En su informe de 1992, una de las antropólogas relata su hallazgo de las piezas y ratifica que, en efecto, las mismas pertenecen al grupo indígena guayupe y que la zona de Puerto Santander puede ser, potencialmente, un antiguo cementerio indígena.


En noviembre del 2015 Ecopetrol realizó la restauración de una vasija perteneciente al Museo Arqueológico del municipio de Fuentedeoro.
“La vasija restaurada pertenece a la cultura Guayupe y por datos de correlación arqueológica de hallazgos similares que encontramos en el campo Castilla, los estudios de carbono 14 indican que ésta pieza puede tener una existencia desde el año 1.400”, explicó Oscar Garcés, líder de construcción del campo de producción Castilla de Ecopetrol.

Dato Vital

El artículo 72 de la Constitución de Colombia dice que el patrimonio cultural de la Nación está bajo la protección del Estado. El patrimonio arqueológico y otros bienes culturales que conforman la identidad nacional, pertenecen a la Nación y son inalienables, inembargables e imprescriptibles.