Hospital Departamental de Villavicencio declara emergencia funcional por sobreocupación

La crisis que afronta el Hospital departamental de Villavicencio cada vez se torna más compleja. Por tercera vez, en lo corrido del año, el centro asistencial declara una emergencia funcional en el servicio de urgencias por una sobreocupación que supera el 250 por ciento.

Antonio Romero, director Médico del Hospital Departamental de Villavicencio, señaló que la crisis es tan complicada, que hay cerca de 100 pacientes que son atendidos en los pasillos del área de urgencias y de zonas cercanas al primer piso del centro médico, mientras que en el área de pediatría, donde se atiende entre ocho y diez partos por día, la sobreocupación también superó la capacidad de atención del Hospital.

Adicional a ello, en los pasillos del área de urgencias hay cerca de 18 pacientes que son atendidos en sillas, porque no se les ha podido asignar camas o camillas, pese a que el hospital tiene disponibles 288 camas hospitalarias, de las cuales 50 permanecen en la sala de cuidados intensivos y otras 16 son utilizadas para atender a pacientes posquirúrgicos, que requieren atención mínima.
“En el momento contamos con siete consultorios, 153 especialistas y seis médicos en el área de urgencias, pero la situación es crítica. El hospital ya no tiene para dónde hacer expansión. Hemos agotado toda la infraestructura, pero no tenemos más consultorios, ni tenemos más sitios donde agrandar nuestra infraestructura hospitalaria y por supuesto atender el número de pacientes que nos están llegando diariamente”, señaló el director Médico del Hospital departamental de Villavicencio.

Según Romero, la crisis funcional que afronta el centro médico se agudizó, en gran parte, por el cierre de los servicios de urgencias de la clínica Martha, en Villavicencio, que tiene disponibilidad de 90 camas, y la clínica Esimed Llanos que tiene disponibles otras 80 camas.
“Realmente es un problema multifactorial. Tenemos una limitación de la capacidad hospitalaria en la ciudad y en el departamento dado por el cierre de estas clínicas, lo que ha ocasionado en parte una sobrecarga del número de pacientes para atender en este Hospital”, indicó Romero.

El director del Hospital solicitó al Centro Regulador de Urgencias y Emergencias Departamental, a cargo de la Secretaría de Salud del Meta, que se distribuya a los pacientes y usuarios de los servicios de urgencia en la red hospitalaria que hay activa en la ciudad y el departamento con el propósito de que el centro médico pueda superar esta emergencia y regrese a la normalidad.
En caso de que la emergencia funcional persista, Romero fue enfático en precisar que el centro médico se vería abocado a una crisis permanente, que los pondría en una situación muy compleja de superar.