‘Infierno secreto’ en zonas rurales

Los menores de edad en el campo están expuestos a peligros porque suelen pasear o habitar por zonas más despobladas y bajo el acecho de los depredadores sexuales.

Por: Yessica Salgado

Áreas alejadas de los cascos urbanos también se convirtieron en los escenarios de abusos sexuales aberrantes contra los niños. ¿Por qué se da este fenómeno?

Sharik Alejandra Buitrago Rayo, de 10 años, debería estar estudiando, jugando, compartiendo momentos felices con sus padres, y viviendo su niñez. Sin embargo, el miércoles 10 de julio, en horas de la tarde, fue llevada con engaños a la calle. Horas después de su desaparición, su cuerpo fue hallado semidesnudo en una caneca ubicada en el muelle fluvial de Caño Grande, en el sector conocido como Los Lagos, en el municipio de El Retorno (Guaviare).

Su caso se suma al de otros 3.668 niños que han sido violentados entre enero y mayo de este año en el país. De estos menores, 138 fueron víctimas de violencia sexual o maltrato en Villavicencio, y cuatro fueron asesinados en el Meta.

Lo lamentable es que estos actos de violencia contra niños se repiten a diario, y se están convirtiendo en una constante en zonas rurales, pueblos, caseríos, rancherías y fincas. ¿Qué pasa en estas áreas alejadas de centros urbanos?

Luz Alcira Granada, directora de Save de Children, afirma que la incidencia de estos episodios de crueldad contra niños en zonas rurales, puede atribuirse a tres factores. El primero, a la cultura.

“Algunos individuos que viven en zonas rurales piensan que estar con niñas menores de edad, les va a dar una vida sexual más larga, y esos son mitos que están haciendo que en el campo se presenten este tipo de hechos violentos contra los niños”, aseguró la directora de Save de Children.

El segundo factor que señala es la educación. En este punto la experta subrayó que las dificultades para acceder a la educación en estas zonas, han hecho que los menores tengan que desplazarse durante varias horas por trayectos desolados, que los hacen presas fáciles para depredadores sexuales (pervertidos, pedófilos, depravados).

El tercer aspecto que destaca Luz Alcira Granada es la ‘normalización del hecho’: “A través de los años, las abuelas han contado que los abusos sexuales se presentaban con frecuencia en el campo, y estos hechos atroces se fueron insertando en la cultura y la sociedad, que los normalizó y aceptó por algún tiempo. Sin embargo, ahora este tipo de actos son menos aceptados por la sociedad, y por ello los victimarios intentan cubrir sus hechos matando a sus víctimas”, explicó la directora de Save de Children.

Agregó que otro factor que puede incidir y hacer más vulnerables a los niños en estas zonas, es la falta de educación sexual. “En el país falta fortalecer mucho el tema de la educación sexual, y sobre todo en los estratos socioeconómicos más vulnerables, porque allí es muy precaria y casi nula este tipo de educación. Por eso, es importante que en escuelas haya cátedra y complementarse con diálogo en el hogar”, anotó Luz Alcira Granada.

Por su parte, Gloria Patricia Cardona, psiquiatra  de la Clínica San Juan de Dios, asegura que uno de los factores que conllevan a hombres, mujeres y jóvenes  a atentar contra un niño, sea en zona rural o urbana, se debe a  que Colombia es  un país con grandes problemas de salud mental, y  esto se ha convertido en un tema de salud pública difícil de manejar, que  se ve reflejado en las muertes absurdas que se han registrado contra niños y mujeres en los últimos años.

Agrega que las huellas del conflicto armado dejando a generaciones traumatizadas, y agresivas, son factores que se deben tener en cuenta.

“Estas condiciones agravan la situación de salud mental que se vive en muchos territorios del país. Y en el Meta es más complejo, ya que fue uno de los departamentos epicentros del conflicto armado en Colombia”, dice Gloria Patricia Cardona.

Las alertas para los padres

Para la directora de Save The Children, es importante que los padres creen relaciones de confianza con los hijos. También, que establezcan diálogos y compartan con ellos mecanismos que les permitan autoprotegerse.  Es decir, que los niños tengan claro qué partes de su cuerpo pueden tocar sin que se vulnere su integridad, y que partes no debe tocar nadie y en ningún caso.

Adicional a ello, la directora de Save The Children dice que se debe hablar de educación sexual. “Es un tema tabú todavía, y debería manejarse de formas muy distintas a como se hace en la actualidad. Los niños deben saber qué es un órgano sexual,  para qué sirve y porqué es tan importante que nadie toque esas partes íntimas”.

La directiva de la organización también es enfática en señalar que hay que darles voz a los menores: si un niño dice que fue abusado, en efecto lo fue. En ese caso, lo principal es que la mamá, el papá o la familia le den su apoyo al niño o a la niña.  Y también que denuncien, informen y no se queden callados”.

Encuesta para medir el fenómeno

El Ministerio de Salud reveló la encuesta de violencia contra niños, niñas y adolescentes, (Evcnna) en el que la Vicepresidente de la República, Marta Lucía Ramírez, manifestó que “este es un momento donde como sociedad debemos levantar la voz cada vez que hay hechos sobre violencia contra nuestros niños niñas y adolescentes. El daño que se infringe a un niño se potencia y hace daño a la sociedad, porque llevarán en su vida adulta ese perjuicio sufrido en la niñez y muchas veces la terminan revirtiendo”.

En Colombia hay más de 15 millones de niños entre 0 y 17 años. “La sociedad está enferma y queremos que la solución a esta enfermedad sea a partir de la familia y de los valores”.

Dijo que el tema de la prevención no es solo un asunto del Gobierno sino de toda la sociedad. “En la instalación del Congreso, el presidente Iván Duque reiteró su compromiso con buscar la prisión perpetua para violadores de niños y niñas, pero sobre todo para que la justicia opere de manera más pronta, cumplida y eficaz”, sostuvo.

Para la Vicepresidente Ramírez, no solamente se trata de generar condenas a los agresores, sino que la Fiscalía inicie prontamente procesos de extinción de dominio a los bienes donde se comenten estos delitos.

 

 

Publicidad