sábado, 25 de mayo de 2024
Particulares Pico y placa : No aplica

La indignación diaria


La indignación diaria 1
RP
Redacción PDM

COMPARTE

En el año previo a la elección presidencial de 2016 en EUA, un grupo de investigadores asociados al departamento de psicología de la Universidad de Nueva York analizó 563,312 tuits relacionados con tres temas políticos/morales polarizantes: matrimonio entre personas del mismo sexo, control de armas y cambio climático. Estos tuits se dividieron en tres categorías o diccionarios: los que usaban palabras morales como deber, ley, traidor, control e insubordinación; los que usaban palabras emocionales como miedo, admiración, calma o valiente; y los que usaban ambas palabras (morales + emocionales) como avaricia, abandono, compasión o violencia. Tras contabilizar el número de veces que se retuiteó cada uno de estos mensajes, descubrieron que ¡por cada palabra! calificada como moral + emocional había un 20% más de probabilidades de ser retuiteado. Esto sugiere que la emoción es un componente clave para difundir el contenido moral de un mensaje a través de las redes sociales. ¿Quieren un mensaje viral? Usen un lenguaje moral-emocional.

 

Ahora, si bien este estudio arroja luz sobre los factores que inciden en la difusión y viralización de determinado contenido, ¿cómo se explica la constante indignación que nos provoca?

Antes de internet y las redes sociales los chismes cumplían una función social: difundir, en pequeños círculos sociales, noticias sobre quién era confiable, pero con internet la dinámica del chisme ha quedado completamente trastocada, porque a través de este medio todos los días, cada minuto, estamos expuestos al testimonio o la experiencia de alguien que denuncia un acto inmoral. Y esas inmoralidades se denuncian – ¡cómo si no!– con la mayor carga de lenguaje moral + emocional, lo que a su vez genera mayor difusión y en consecuencia mayor indignación.

Aunque rabiar todos los días por lo que leemos en la red tampoco es sano a nivel individual, no es nuestra gastritis perenne lo que debe preocuparnos, sino lo que Crockett llama la “fatiga de la indignación”: todo nos indigna con la misma intensidad, no importa sin son chismes o fake news, si es algo desagradable o verdaderamente atroz.

La indignación social puede mandar el mensaje correcto: “este comportamiento es socialmente inaceptable”, pero si solo nos indignamos en las redes sociales, muy probablemente ese mensaje no está llegando a su destinatario y quizá solo estamos repudiando un acto inmoral porque eso nos hace parecer confiables.   

 

¿Por qué no, para variar, probamos con unas jornadas de indignación offline?

Por Cynthia Ramírez

politóloga y periodista.

En el año previo a la elección presidencial de 2016 en EUA, un grupo de investigadores asociados al departamento de psicología de la Universidad de Nueva York analizó 563,312 tuits relacionados con tres temas políticos/morales polarizantes: matrimonio entre personas del mismo sexo, control de armas y cambio climático. Estos tuits se dividieron en tres categorías o diccionarios: los que usaban palabras morales como deber, ley, traidor, control insubordinación; los que usaban palabras emocionales como miedo, admiración, calma o valiente; y los que usaban ambas palabras (morales + emocionales) como avaricia, abandono, compasión o violencia. Tras contabilizar el número de veces que se retuiteó cada uno de estos mensajes, descubrieron que ¡por cada palabra! calificada como moral + emocional había un 20% más de probabilidades de ser retuiteado. Esto sugiere que la emoción es un componente clave para difundir el contenido moral de un mensaje a través de las redes sociales. ¿Quieren un mensaje viral? Usen un lenguaje moral-emocional.

Ahora, si bien este estudio arroja luz sobre los factores que inciden en la difusión y viralización de determinado contenido, ¿cómo se explica la constante indignación que nos provoca?

Antes de internet y las redes sociales los chismes cumplían una función social: difundir, en pequeños círculos sociales, noticias sobre quién era confiable, pero con internet la dinámica del chisme ha quedado completamente trastocada, porque a través de este medio todos los días, cada minuto, estamos expuestos al testimonio o la experiencia de alguien que denuncia un acto inmoral. Y esas inmoralidades se denuncian – ¡cómo si no!– con la mayor carga de lenguaje moral + emocional, lo que a su vez genera mayor difusión y en consecuencia mayor indignación. 

Aunque rabiar todos los días por lo que leemos en la red tampoco es sano a nivel individual, no es nuestra gastritis perenne lo que debe preocuparnos, sino lo que Crockett llama la “fatiga de la indignación”: todo nos indigna con la misma intensidad, no importa sin son chismes o fake news, si es algo desagradable o verdaderamente atroz.

La indignación social puede mandar el mensaje correcto: “este comportamiento es socialmente inaceptable”, pero si solo nos indignamos en las redes sociales, muy probablemente ese mensaje no está llegando a su destinatario y quizá solo estamos repudiando un acto inmoral porque eso nos hace parecer confiables.    

¿Por qué no, para variar, probamos con unas jornadas de indignación offline?


RP
Redacción PDM

Periódico del Meta realiza una reserva expresa de las reproducciones y usos de las obras y otras prestaciones accesibles desde este sitio web a medios de lectura mecánica u otros medios que resulten adecuados a tal fin. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.


Entérese de toda la información


Conéctese a nuestras redes sociales