La paz hecha libros

La Universidad Santo Tomás aportó una biblioteca a estos dos barrios vulnerables, para que los jóvenes tengan la posibilidad de acceder a más de 1.000 textos.

Más de mil libros catalogados y registrados hacen parte ahora de la biblioteca comunal pública de los barrios Las Delicias y Brisas del Guatiquía, que ha sido entregada a la comunidad por la Universidad Santo Tomás sede Villavicencio, tras una serie de donaciones de libros que ha tomado varios años y un proceso de registro que inició en junio de este año.

Para llegar a este punto, profesionales de la Unidad de Proyección Social y del Centro de Recursos para el Aprendizaje y la Investigación (CRAI) de la universidad revisaron los libros que ya pertenecían a la biblioteca y seleccionaron aquellos que estaban en buen estado, después de lo cual los integraron a los libros que se han recolectado en las más recientes donaciones.

Además, la Universidad Santo Tomás entregó la semana pasada un computador de escritorio que tiene instalado un programa diseñado para el registro y control de los libros. 

El docente Eduardo Laskar Acero, del equipo de trabajo de Proyección Social de la U. Santo Tomás, resaltó: “Con el apoyo técnico de los compañeros de la biblioteca, este año se ha estructurado una biblioteca formal, ya se han clasificado los libros y se han rotulado. Además, al computador se le ha instalado un software que permite la consulta digital”.

Actualmente, según explica Richard Flórez, profesional del CRAI y responsable de una tesis de pregrado que se centró en la implementación de la biblioteca sistematizada, la colección de libros está dividida en textos destinados a los estudiantes de primaria y secundaria (libros escolares) y en textos literarios.  

Además de Brisas del Guatiquía y de Las Delicias, en cuya caseta de acción comunal funciona el centro de proyección social del que hace parte la biblioteca, se espera que también se beneficien las comunidades de los barrios Villa Suárez, Lambada, Santa Fe, Industrial y Santa Inés, entre otros.

Se espera que a partir de la interacción a través de los libros se siga fortaleciendo el tejido social de estas comunidades. 

El trabajo de sistematización de la biblioteca hace parte de un proceso que ha vinculado a todas las facultades de la Universidad Santo Tomás y que incluye talleres de música y danza, refuerzo escolar en valores y apoyo en psicología. Actualmente, se calcula que cerca de 100 estudiantes de la Universidad Santo Tomás visitan semanalmente el Centro de Proyección Social de la Comuna Tres.