viernes, 24 de mayo de 2024
Particulares Pico y placa Viernes 7 y 8

‘Las nadies’ de las periferias de la ciudad


‘Las nadies’ de las periferias de la ciudad 1
RP
Redacción PDM

COMPARTE

Dos mujeres cuentas desde su experiencia cómo ha sido realizar el trabajo mientras tienen hijos que deben sostener.

Luissa Fernanda Pérez

“Tengo 36 años, soy trabajadora sexual. Todo empezó desde que tenía 10 años, a partir de ahí empecé a sufrir de violación por los hijos de mi madrastra; luego del celador del conjunto donde residía, él pagó tres años de cárcel. Cuando estaba pequeña, tenderos, gente que se aprovechaba de mi inocencia me pagaba unos pesos por dejarme tocar. Era una niña, así empecé”.

El relato de Ana María, descarnado y sin matices, deja en la garganta un nudo; el panorama en el que creció no podía ser peor, incluso para una niña a la que le gustaba estudiar y especialmente leer, que no debía estar lidiando con el consumo de drogas de sus hermanos.

Tuvo 12 hijos, seis están vivos y tres de ellos están fuera del país porque Bienestar Familiar se los quitó en el 2009.Desde entonces, no veo a María José, Laura Sofía y Miguel Ángel, no sé en qué lugar se encuentren, después tuve a mis otros hijos quienes no viven conmigo porque estuve en la cárcel cuatro años, salí por conducta ejemplar”, comentó Ana mientras se le entrecortaba la voz.

“Trabajé en la prostitución hasta hace poco porque estoy esperando un bebe producto de una violación, tengo seis meses de embarazo, lo único que pido es que esta niña no me lo quiten. Tengo leucemia y diabetes alta, pero me siento con la facultad de salir adelante de otra forma”, agregó.

Por su parte Jessica, quien tiene seis hijos que viven con su mamá, es trabajadora sexual y mesera en un restaurante; al primer trabajo recurre con mas frecuencia porque necesita hacerse más rápido lo del día: “lo que yo trabajo me queda para mí, por mal que me vaya puedo atender una o dos personas cada turno, para hacerme el plante trabajo de 8 a 12 horas diarias. Tengo seis hijos, mi mamá los cuida, les tengo buena alimentación y están estudiando”.

Mientras se fumaba un cigarrillo y se tomaba un caldo para sobrellevar la jornada, Jessica comentó que, si bien desconoce sus derechos, desconfía de algunos de los clientes: “el miedo más grande para mí, es no saber con que loco vaya a terminar uno, entonces yo soy desconfiada, no me monto en un carro que no conozco, de pronto me dejen botada en un lugar y me hagan algo. Los hombres no respetan, a veces nos tratan mal, toda la que haya trabajado en esto ha tenido que pasar por situaciones así con algún cliente”.

Si bien no hay un número exacto que especifique cuántas trabajadoras sexuales habitan la ciudad, la Secretaría de la Mujer realiza la caracterización de esta población:de momento 28 mujeres se han identificado como trabajadoras sexuales dentro de las actividades que hemos desarrollado en sectores conocidos en la ciudad como Villa Julia y La Calle del Zodiaco, de igual forma, las actividades y procesos de reconocimiento y acompañamiento continúan en estos sectores y demás identificados en la ciudad”.

Según los datos demográficos, de las 28 reportadas, 18 son venezolanas, sus edades oscilan entre los 18 y 50 años, la mayoría no cuenta con servicio de salud, pocas se han realizado pruebas de VIH y pocas cuentan con un método de planificación. Respecto a su nivel de educación, la mayoría terminó la secundaria completa, 21 de ellas paga arriendo y el 50% vive en estrato 1. Casi todas tienen hijos y la mayoría saca entre 5 y 10 horas para compartir con ellos. Algunas trabajan solas, unas en la calle y otras con protección de un tercero mientras prestan su servicio.

Las trabajadoras sexuales tienen derechos sexuales y reproductivos que las respaldan, como, por ejemplo “a disfrutar de una sexualidad plena, sin prejuicios ni estigmas que sirvan como base de discriminación. Podemos decidir con quiénes, cuándo y cómo tener relaciones sexuales (sea o no por dinero)”.

Quienes sientan vulnerados sus derechos, pueden recurrir a la línea violeta a la Línea de la Secretaría de la Mujer Villavo 316 742 6938.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter


RP
Redacción PDM

Periódico del Meta realiza una reserva expresa de las reproducciones y usos de las obras y otras prestaciones accesibles desde este sitio web a medios de lectura mecánica u otros medios que resulten adecuados a tal fin. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.


Entérese de toda la información


Conéctese a nuestras redes sociales