Las voces de las regiones

Foto: Tatán Herrera

Pese a los dolorosos episodios de violencia y sangre innecesaria que ha corrido durante las jornadas de protestas estas últimas semanas en el país, Villavicencio y el Meta han dado ejemplo de comportamiento y manifestaciones pacíficas, que han validado la peticiones de quienes han salido a las calles.

Ese comportamiento ha permitido que abiertamente diferentes sectores coincidan en la necesidad de escuchar a quienes habitualmente han sido invisibilizados de las grandes decisiones. Podremos estar o no de acuerdo con posturas de algunos de los organizadores del paro o del Gobierno Nacional durante los acercamientos al diálogo en estos días, pero en lo que deberíamos coincidir es en la necesidad de que las regiones tengan cabida en esas instancias. No es sencilla la labor del metense José Diógenes Orjuela, quien como presidente de la CUT, es uno de los más importantes integrantes de dicha Mesa Nacional de Paro y deberá justamente, sin sacrificar los intereses de los trabajadores, llevar el resto de representatividad de quizás la región más olvidada de todas las que han salido a protestar: los llanos orientales.

Hasta ahora quienes han conformado la Mesa Nacional de Paro son personas de un recorrido en defensa de Derechos Humanos, reivindicaciones sindicales y hasta con marcados intereses de partidos políticos, pero esperamos que ellos mismos se despojen de esos intereses particulares y lleven la vocería incluso de los que quieren que las protestas y la parálisis de vías termine ya.

Que hablen las regiones, las provincias apartadas del centro y no solo las voces inconformes de las grandes ciudades será importante; hasta ahora parece ser que cada uno habla por su bando gremial y no hay un norte claro sobre la manera en que las regiones pueden participar con sus propuestas. Lo hemos dicho en otros espacios, esta catarsis que tiene el país era necesaria, pero no podemos dejar desaprovechar la oportunidad para realizar cambios definitivos.

Nadie, por ejemplo, ha planteado ideas para erradicar la corrupción de las raíces profundas que tiene en la sociedad. Claro que hay que encontrar mecanismos que defiendan los recursos públicos pero no nos olvidemos que esos escándalos nacen realmente en el seno de familias que no han enseñado el valor de respetar lo de los demás.

La Reforma Tributaria ya fue aprobada en el Congreso, y deberán buscar acuerdos con los dirigentes del paro para su aplicación, pues dicha reforma se necesitaba so pena de consecuencias catastróficas para la economía del país. Ojalá que los acuerdos se den antes de marzo que empieza la siguiente legislatura